sábado, mayo 18, 2024
InicioSeccionesEconomíaMenor porcentaje de deuda obedece al crecimiento del PIB
Afirman economistas

Menor porcentaje de deuda obedece al crecimiento del PIB

> No solo el financiamiento externo sube, sino también el interno.

Ante el anuncio oficial de que la deuda bajó respecto a similar período de la pasada gestión, el presidente del Colegio Departamental de Economistas de Tarija, Fernando Romero, señaló que la caída obedece al aumento del Producto Interno Bruto (PIB) y no necesariamente porque hayan bajado las obligaciones de la deuda pública.
El Banco Central de Bolivia (BCB) comunicó a la opinión pública que, al 31 de marzo de la presente gestión, se registra el nivel más bajo de los últimos años del ratio saldo de la deuda pública externa respecto al Producto Interno Bruto (PIB), ya que el indicador disminuyó de un 33,0% de diciembre de 2020 a un valor de 26,9% al primer trimestre de 2024, mostrando mayor capacidad de endeudamiento y solvencia de la economía nacional.
La disminución sostenida del ratio de la deuda respecto al PIB, es resultado de la implementación de adecuadas políticas económicas del actual Gobierno en materia de reactivación económica en el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, reflejado en una mayor expansión del PIB, cuyo crecimiento durante la pasada gestión alcanzó el segundo lugar más importante de la región (3,1%), señala el ente emisor.
En lo que respecta a la evolución del ratio saldo de la deuda externa respecto al PIB o indicador de solvencia de la economía, en el período de diciembre 2020 al primer trimestre de este año, el indicador bajó más de seis (6) puntos porcentuales de 33% a 26,9%, cifra que se encuentra por debajo de los umbrales internacionales de referencia en materia de endeudamiento externo.
La solvencia es relativa, porque a marzo de 2024, considerando el monto de la deuda externa y el PIB nominal 2023, el ratio no sería de 26,9%, sino del 30%, sostiene Romero.
Además indicó que 3 de cada 4 dólares que exportamos se van al pago del servicio de la deuda externa.
El Banco Central de Bolivia proporcionó los últimos datos de la deuda externa a mediano y largo plazo a marzo de 2024. Sin embargo, es importante puntualizar algunos otros datos que no se difundieron, dijo Romero.
La deuda externa de Bolivia, a marzo de 2024, fue de 13.377 millones de dólares.
“Si bien el Saldo de la deuda/PIB (indicador de solvencia) bajó de diciembre de 2020 (33%) a marzo de 2024 (26,9%) en 6,1 puntos porcentuales, la deuda externa creció en 13% y el PIB nominal en un 23%. Por ello, la solvencia es relativa”, apuntó.
En ese contexto, la deuda externa del país durante ese período creció, pero más lo hizo el PIB, por lo tanto, esto influye a que el ratio sea menor, pero no porque debamos menos como se demostró con estos datos.
Además, recordar que nuestro crecimiento económico (3,1%) no es el mejor indicador para endeudarse, ya que está influido por factores externos como los precios internacionales, recordó.
El flujo neto de divisas el año 2023 fue deficitario, por 544 millones de dólares, lo que explica la necesidad de endeudarse más para obtener divisas orientadas para financiar el gasto público elevado. Como recordará, hay más de 600 millones en financiamiento externo que espera su aprobación en la Asamblea Legislativa.
Pero otro dato importante, es que el saldo de la deuda externa debería ser mayor, al menos por los Derechos Especiales de Giro (DEG) asignados por el FMI, los cuales no son contabilizados como pasivos externos, siendo que existe una norma que indica que se lo haga, sostiene Romero.
La última asignación fue por 394,6 millones de DEG ($us. 521,5 millones), de los cuales ya utilizó el 93,26%, según el último reporte del FMI.
“Como nuestro indicador de solvencia es cuestionable, analicemos el indicador de liquidez, el cual mide la relación entre el servicio de la deuda pública externa y las exportaciones, el cual a marzo de 2024 fue de 13,3%, mayor al 10,8% registrado en marzo 2023 y también al de diciembre 2023, de 11,3%. Estamos al límite del umbral recomendado del 15%”, advirtió.
Lo anterior es resultado de un mayor pago del servicio de la deuda externa, el cual de marzo 2023 a 2024 creció en un 25%. Respecto a las exportaciones, durante el mismo período, cayeron en 40%, lo cual demuestra que nuestra liquidez se ha contraído por ambos factores.
Entrando a detalle, considerando que el servicio de la deuda de marzo 2024 fue de 475,5 millones de dólares y las exportaciones (febrero 2024) de 632,1 millones, tuviéramos como resultado un indicador del 75%, el cual está muy encima del 13,3% indicado por el BCB (3/4 de lo que exportamos se va solo al pago del servicio de deuda externa), detalló.
Desde la pandemia, se ha agudizado la capacidad económica y financiera de afrontar el gasto público estatal, por eso la necesidad de mayores créditos externos y hasta la venta de activos estatales como el oro, indicó. Asimismo, agrega que se concluye que los indicadores de solvencia y liquidez, si bien no son definitorios, demuestran que estamos pasando por una coyuntura donde se debe evaluar estrictamente la solicitud, uso y destino de nuestra deuda externa, para evitar posibles defaults o crisis de balanza de pagos, más en una economía donde lo que menos abundan son las divisas. Nuestra capacidad de endeudamiento se limita sino tenemos la capacidad de pagarla por cuenta propia, sino con más deuda.
Acreedores
Respecto a los acreedores, la deuda pública externa al 31 marzo de 2024, refleja una participación del 86,2% de los préstamos multilaterales, bilaterales y privados, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el 32,1%; Banco de Desarrollo de América Latina – CAF con 20,7%; el Banco Mundial con el 11,6% y la República Popular de China con el 9,8%; además de un 13,8% correspondiente a títulos de deuda, a través de la emisión de bonos soberanos, mostrando una óptima diversificación de las fuentes de financiamiento externo, según el BCB.
Pero no sólo está la externa si no también la interna, que de acuerdo a economistas, esta va en ascenso más que el financiamiento externo.
Autoridades del sector económico no niegan el alto endeudamiento interno, pero la tratan de justificar, escribió el economista Gabriel Espinoza en su cuenta de la red social X.
“Sostienen que ese endeudamiento ha sido para dinamizar la economía, sin embargo, eso no se observa en la dinámica diaria de la economía (de hecho, parte de esos desembolsos han ido, por ejemplo, al proyecto de litio)”, señaló Espinoza.
El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, sostenía en una entrevista en TV que el déficit fiscal corriente es malo y los datos al tercer trimestre muestran déficit corriente. El MEFP no muestra datos de déficit fiscal a finales del 2023, a pesar de que estamos en el quinto mes del 2024, reflexionó.
En un anterior en X, Espinoza informó que del balance del Banco Central de Bolivia, ya sabemos cuánto le ha prestado el BCB al Tesoro General de la Nación (TGN) para financiar el déficit fiscal del 2023. El Crédito Neto al Sector Público No Financiero durante el año pasado ha sido de 4.117 millones de dólares, el financiamiento de déficit más alto de la historia que ha hecho el BCB al Gobierno Central.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -

MÁS POPULARES