sábado, febrero 24, 2024
InicioSeccionesOpiniónPerspectivas actuales de la Planificación Turística

Perspectivas actuales de la Planificación Turística

Abraham Coaquira Huancollo

Las perspectivas actuales de la planificación turística se encuentran en constante evolución, adoptando enfoques innovadores para abordar los desafíos actuales y promover un desarrollo sostenible. Desde una visión sistémica que considera al turismo como un sistema complejo hasta la aplicación estratégica del Big Data, estas corrientes reflejan la necesidad de integrar factores económicos, sociales y ambientales para gestionar eficientemente los destinos turísticos. En este contexto, la participación social, la sostenibilidad y la adaptabilidad emergen como pilares fundamentales, delineando un panorama donde la planificación turística se concibe como una herramienta dinámica y multifacética.
La Planificación Turística Inteligente surge como una respuesta necesaria ante las transformaciones tecnológicas, económicas y sociales. Este enfoque enfatiza la interrelación de estos aspectos y aboga por estrategias graduales y alcanzables, promoviendo la participación social y una gobernanza efectiva.
La planificación turística estratégica adopta un enfoque participativo que reconoce la percepción social como esencial en marketing, gobernanza y revalorización de recursos. La participación ciudadana se presenta como un elemento clave para lograr sostenibilidad y competitividad, identificando y proponiendo soluciones a problemas identificados.
La planificación turística sostenible aborda el equilibrio entre crecimiento económico, preservación del patrimonio y participación de comunidades locales. Propone estrategias a corto, medio y largo plazo, diversificación de productos, coordinación entre sectores, mejora de formación, participación social, innovación y tecnología, estudios de accesibilidad y capacidad, y priorización del desarrollo sostenible.
El ordenamiento territorial turístico destaca la importancia de considerar aspectos económicos, sociales y ambientales. Propone una delimitación territorial y jerarquización de espacios mediante la evaluación de variables clave, buscando un enfoque de desarrollo turístico sostenible.
La aplicación estratégica del Big Data en el turismo se centra en la administración del turismo y el destino, integrando aspectos económicos, sociales y ambientales. Se destaca el papel crucial de las redes sociales y la inteligencia artificial para analizar el comportamiento del turista y mejorar la toma de decisiones.
La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se vuelve crucial en la industria turística, abarcando aspectos económicos, sociales y ambientales. La implementación de certificaciones busca posicionar ofertas sostenibles en el mercado.
La metodología de evaluación de impactos económicos en la actividad turística destaca la importancia de evaluar el cambio en diversas dimensiones del desarrollo territorial. Considera crucial la concertación de actores locales y la inclusión de criterios clave como eficacia, pertinencia, eficiencia, impacto y sostenibilidad.
La gestión sostenible del turismo en destinos culturales aborda sitios del Patrimonio Mundial. Su enfoque integral destaca la importancia de considerar dimensiones económicas, sociales, medioambientales y patrimoniales, promoviendo la participación activa de la comunidad local y gestionando de manera sostenible para evitar riesgos asociados al crecimiento descontrolado del turismo cultural.
En conclusión, la diversidad de corrientes en la planificación turística contemporánea refleja la necesidad imperante de adoptar enfoques integrales y sostenibles para gestionar eficientemente los destinos turísticos. Desde la visión sistémica que aborda la complejidad del turismo hasta la aplicación estratégica del Big Data, estas corrientes subrayan la importancia de la participación social, la innovación tecnológica y la consideración holística de factores ambientales, económicos y sociales.
Asimismo, la planificación turística sostenible emerge como un denominador común, proponiendo estrategias a corto, mediano y largo plazo que equilibren el crecimiento económico con la preservación del patrimonio y la participación activa de las comunidades locales. En este contexto, la responsabilidad social corporativa y la gestión sostenible en destinos culturales se destacan como componentes esenciales para abordar los desafíos contemporáneos y asegurar un turismo equitativo y sostenible a largo plazo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -

MÁS POPULARES