domingo, abril 14, 2024
InicioCine MundoTimothée Chalamet habla de su personaje Paul Atreides en Duna: parte dos

Timothée Chalamet habla de su personaje Paul Atreides en Duna: parte dos

Hijo de un duque nacido para un destino más grande que su título real, Paul se encuentra ahora inmerso en la épica aventura que le ha llevado a través de la galaxia hasta el inhóspito y árido planeta Arrakis, donde un peligro aún mayor le aguarda a cada paso. Con su padre muerto, su madre en un viaje personal y Chani a su lado, Paul debe ganar el respeto de la población de locales escépticos, los Fremen, mientras enfrenta sus miedos y, fundamentalmente, confrontar a sus enemigos más brutales para así, defender Arrakis y precisar la venganza contra las personas que destruyeron su familia.
Sobre su regreso al mundo de “Duna” para “Duna: parte dos” …
“Fue un sueño volver al mundo de “Duna”, no sólo por volver con los compañeros de reparto con quienes tuve una bonita experiencia de trabajo la primera vez, sino también por poder presenciar cómo sus personajes se expandieron, como el de Chani. Trabajar con nuevos actores de gran talento, como Austin Butler y Florence Pugh, con quienes ya había filmado una película. Por supuesto, por ver a Denis dar vida a toda su visión”.
Sobre cómo “Duna: parte dos” retoma la historia de la primera película…
“La historia de ‘Duna: parte dos’ se retoma justo donde terminó la primera película, quizá un par de horas más tarde. Paul y Jessica están con los Fremen, con Chani, bajo el liderazgo de Stilgar —y en amenaza inminente de exposición a los Harkonnen. Denis continúa la construcción del mundo; exploramos el Imperio, los Harkonnen, los Sardaukar, los Atreides y los Fremen”.
En el viaje de Paul dentro de la historia…
“Para Paul Atreides esta parte de la historia trata de un joven que no quiere aceptar el destino que se despliega ante él: un deber, una responsabilidad de liderar que se siente mayor de lo que él es capaz de hacer y de lo que quiere hacer. Le exigirá tanto que verá su preocupación inmediata (su deseo inmediato de amar y ser amado por Chani) excedida por esta responsabilidad. Y, debido a lo que sucedió en la primer película, Paul padece lo que significa convertirse en un hombre sin padre o figura paterna, sin sus amigos y familia, que fueron arrasados por los Harkonnen. También padece lo que, como extranjero, significa ser elegido, ya sea por el destino o por la gente, para liderar”.
Sobre la evolución de Paul en los Fremen…
“Paul está renuente a seguir el camino al que está destinado. Continúa con visiones, que no son del todo claras para él, pero que son destructivas; se rehúsa a moverse hacia cualquier lugar que lo acerque a ellas. A medida que se integra más en los Fremen, se convierte en el Muad’Dib, nombre que elige para el ratón del desierto que vive en Arrakis. Esta es una de mis partes favoritas del libro y de la película, porque a menudo vemos al león, al tigre o al guepardo como la metáfora animal de nuestros líderes, nuestros héroes. Y hay algo apto en este pequeño ratón del desierto que se mueve en las grietas y se autoabastece con su humedad —apenas— que funciona para este joven cuya circunstancia le excede, cuya historia de vida es algo así como una tragedia, al haber perdido a su padre y a su pueblo, pero debe perseverar. No es Paul el Valiente o Paul Corazón de León, es Paul el Muad’Dib. Hay algo que siempre me ha parecido poderoso”.
Al conectar con Paul que debe aceptar su destino…
“Paul es renuente. No es una persona que tenga delirios de grandeza y poder. Por lo que debí pensar, ¿qué significaría, realmente, si ese fuera mi destino? ¿Qué sentiría realmente? ¿Cómo sería pararme en medio de una sala, declararme líder y estar en todo mi derecho de hacerlo? ¿Qué implicaría eso?”.
Sobre cómo fue trabajar nuevamente con Denis Villeneuve…
“Para un actor, al menos para mí, la relación con tu director es increíblemente importante. Denis es increíble; un líder, un compañero y un amigo increíble. Yo acababa de filmar “Wonka” cuando empezamos el rodaje y él me ayudó a encontrar mi camino de vuelta a Paul. Por supuesto, la pasión de Denis por el material y por estar en los ambientes que él y nuestros increíbles equipos de diseño crearon me ayudó, porque podía hacer uso de eso y sentir el peso, la presión que Paul sentía”.
Sobre Paul y su madre, Dama Jessica, interpretada por Rebecca Ferguson, que en esta historia tienen viajes divergentes…
“Dama Jessica pasa por una especie de experiencia física y emocionalmente tortuosa en esta película y, si sobrevive a ella, si este proceso no la mata, pondrá en marcha el camino que ella presagia para que Paul sea ‘el elegido’. También lleva en su vientre a una bebé, un ser plenamente consciente e inteligente. Una vez más, Rebecca hizo un trabajo increíble dando vida a este personaje. Hay un elemento en su interpretación física que es totalmente diferente del trabajo que hizo en la primera película y es superimpresionante”.
Sobre la relación cambiante de Paul con Chani…
“Chani es una especie de brújula moral de Paul. Su fuerte ética se suma a su gran carácter y Paul siente que es similar a ella, que es digno, éticamente, e intenta convertirse en un compañero para ella, en el hombre que desea ser para ella, y crecen increíblemente cerca. Chani es tan segura de sí misma, tan sostenida por sí misma. Sabe quién es, su corazón está en el lugar correcto”.
Sobre volver a trabajar con Zendaya…
“Zendaya es fuerte, como Chani, en muchos sentidos. Sólo trabajamos juntos un par de días en la primera película, pero después nos hicimos muy amigos. Pero creo que la amistad que había surgido entre las películas nos ayudó a hacer crecer a Paul y Chani para ésta. Fue una experiencia maravillosa trabajar con la actriz en la que se ha convertido, ¡está a tope! Fue una auténtica compañera de trabajo y estoy agradecido de que tuviéramos una experiencia tan buena”.
Sobre volver a trabajar con Florence Pugh…
“Florence Pugh está increíble en esta película. Aporta a este papel una dureza y una fiereza increíbles. Fue inspirador trabajar con ella”.
Sobre Austin Butler como Feyd-Rautha Harkonnen…
“No quiero revelar nada de lo que ocurre en la película, pero diré que Austin Butler es extraordinario como Feyd-Rautha, y con eso, quiero decir ¡realmente extraordinario!”.
Sobre el entrenamiento para su escena de pelea con Austin Butler en la película…
“El entrenamiento empezó desde el primer día. Empecé a aprender la coreografía de la pelea en Los Ángeles, creo que Austin ya estaba en Budapest. Así que, en cuanto llegué, empezamos a trabajar en el enfrentamiento. Fue un compañero de escena y de pelea muy dedicado. No solo es un actor increíble, sino también trabaja muy duro y se preocupa mucho por su trabajo. Toda esa secuencia fue épica, no hay otra forma de decirlo”.
Sobre la secuencia en la que monta el gusano de arena y su importancia en la película…
“La secuencia del gusano de arena, ¡la escena 62!, se rodó a lo largo de tres meses. Hubo toda una unidad de gusanos dedicada a ella que dirigió nuestra productora Tanya Lapointe, quien también fue nuestra directora de la segunda unidad y a quien le apasionó enormemente. Es un momento muy importante en la entrada de Paul en el mundo de los Fremen, significa su aceptación a su comunidad (aparte de Chani y Stilgar, por supuesto), y fue muy importante hacerlo bien. Fue increíblemente complejo. El proceso de Paul aprendiendo a montar el gusano de arena es similar a la mayoría de edad. Es un rito de transición y una de las principales razones por las que aceptan a Paul entre los Fremen, pues alguien que no fuera uno con Shai-Hulud (la palabra Fremen para el gusano de arena) habría muerto en ese predicamento, y Paul no muere. Él monta el gusano”.
Sobre aprender chakobsa, la lengua de los Fremen, para la película…
“Para mí, como actor, fue un poco como hacer Shakespeare en la preparatoria, una experiencia de humildad. Al principio puede parecer intrascendente, pero cuando por fin lo metes en tu cabeza y asimilas, es como la definición de lo que es actuar, en cierto sentido”. El idioma se creó para la película y contamos con un entrenador de dialecto maravilloso, Fabien Enjalric, quien fue muy honesto con la pronunciación. Como artista, tener un monólogo que no se basa en ningún idioma real fue vivir una experiencia de humildad, pero también muy cool”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -

MÁS POPULARES