domingo, abril 14, 2024
InicioSeccionesOpiniónEn Bolivia se necesita un…

En Bolivia se necesita un…

David Foronda H.

Desde hace tiempo en nuestro país recurrentemente se escucha decir: “nos hace falta un personaje, como en otros países, que acabe con el desorden, el caos y la incertidumbre”. De esa manera manifestaban algunos: “necesitamos un Pinochet en Bolivia”, “un Fujimori como en el Perú”, y últimamente, “nos hace falta un Milei”. Al contrario, hasta hoy no se escuchó exclamar los nombres de paradigmáticos bolivianos que, de un modo u otro, condujeron con acierto los destinos de la nación, la que ahora puede estar mejor, pero no lo está, por obra y gracia de la denominada “clase política”.
Por otra parte, también se solía escuchar: “en Bolivia, después del mono quién”, “luego de Banzer, quién”, “tras el Goni, quién podría ser, no hay”, etc. Hálitos de desesperanza e inseguridad dejaban traslucir en las charlas que sostenía la gente en las calles, centros de abasto, bares, etc. Otrora esa era la situación.
Hoy se habla de que debe darse una renovación total en las filas políticas, ya nomás, pero siempre surge el consabido “quién” o quiénes se harán cargo, a lo que viene a sumarse que todos los visibles actores, de ayer y hoy, de lo que también denominan la “politiquería”, se consideran “presidenciables” y generalmente no quieren ceder en sus pretensiones fuera de lugar, que impiden avanzar para la conformación de frentes partidarios sólidos.
Esto al margen de que determinados “líderes”, en las últimas épocas, instituyeron las prebendas en cuanta dirigencia pudieron, sean sindicales, vecinales, campesinas, obreras, y otras, para que éstas insten a “sus bases” a apoyar a tal o cual “partido”, mejor si está a cargo del manejo del aparato estatal, o en última instancia, de alguna gobernación o alcaldía.
De ese modo, como encerrados en una especie de círculo vicioso, siempre se pensará: “quién está detrás del actual, no hay otro”. Es algo que muestra, dicen, los síntomas de agotamiento y desaliento de la colectividad. Cuando lo correcto es, opinan otros, a fin de salir de ese marasmo, expresar un rechazo terminante a semejante estado de cosas mediante todo medio de difusión que se encuentra al alcance de la gente, esto al margen de la comunicación de persona a persona, con el objetivo de hacer notar el descontento que envuelve a la sociedad toda. Es indudable que este tema problemático no solo se lo vive en el país, ya que acaece en gran parte de las naciones, lo que no quiere decir que por ello la sociedad deba quedarse de brazos cruzados.
Es entonces cuando se dejará de lado aquello de “en Bolivia necesitamos un…”, puesto que usted será protagonista, al hacerse escuchar de una u otra manera a través de esa gran cantidad de medios de los que disponemos actualmente, como las redes sociales, etc. Fuera de ello dará un mentís a lo que también se escucha en las calles: “el pueblo no tiene memoria”; y además “no se atreve a reclamar porque le han cortado los…”.

www.dafohe.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Advertisment -

MÁS POPULARES