Nuboso La Paz
Mín:
Máx: 21º
Lluvia Tarija
Mín: 14º
Máx: 23º
Poco Nuboso Beni
Mín: 22º
Máx: 34º
Lluvia Oruro
Mín:
Máx: 20º
Nuboso Cochabamba
Mín: 12º
Máx: 32º
Lluvia Potosí
Mín:
Máx: 16º
Lluvia Chuquisaca
Mín: 10º
Máx: 21º
Poco Nuboso Pando
Mín: 21º
Máx: 34º

Publicidad

    

Flujo vehicular saturado

Congestión, término utilizado frecuentemente en el tránsito vehicular o transporte, tanto por expertos como la ciudadanía. La Palabra “congestionar” se define como “obstruir o entorpecer la circulación o el movimiento de algo”, para el caso se refiere al tránsito vehicular. La Paz, cuenta con escasa infraestructura en calles y avenidas, peor en estacionamientos.


 GALERÍA(3)

Desde los años ’70 de manera progresiva se puede observar el aumento explosivo de vehículos de transporte públicos por diversos factores, ya que las clases socioeconómicas de ingresos ha expuesto que haya mas flujo de dinero y en consecuencia, la compra de vehículos usados a crédito crecieron de manera ostensible, siendo un atractivo para los habitantes rurales y urbanos.

La disponibilidad de automóviles accesibles a la economía ha permitido un mayor movimiento en el comercio interno y externo, provocando que las ciudades concentren grandes migraciones del campo, caso La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y dentro de poco Tarija.

Pero ni transportistas, conductores particulares y menos peatones manifiestan de las pocas vías con las cuales cuenta la ciudad paceña, sumado a la estrechez de las mismas, semáforos a cada cuadra y que ahora, ya no respetan, porque logran trancar también este servicio vial. Para el colmo no existen parqueos en las calles y producto de esto es que la alcaldía impone parqueos en calles o avenidas, sabiendo que los parqueos en el centro de la ciudad no abastecen, lo propio en la zona sur.

PASAJEROS CHOFERES

La congestión o trancaderas en la ciudad y en cualquier región del país, provoca que los pasajeros tengan que retrasar sus compromisos por el lento desplazamiento del transporte asociado a una eclosión de vehículos, lo que implica que el perjuicio es evidente, y como resultado dinero y tiempo perdido, pero también esta referido a los ingresos bajos, afectando a un bajo valor monetario al tiempo de los ciudadanos.

Dos factores inciden, tiempo y tarifa de minibuses, micros, taxis que son prohibitivos, radiotaxis también, porque cobran precios como un pasaje a Cochabamba u Oruro y efectivamente la variante costo y distancia, el mismo que es aprovechado por los conductores públicos.

Los resultados de la congestión en La Paz y El Alto, es el incremento de los tiempos de viaje, especialmente en las horas pico, en muchos casos elevados a los considerados normales, por ejemplo; de para bajar a Calacoto era de 25 minutos ahora se lo hace hasta en 45 minutos. Aumente a esta situación la lentitud de desplazamiento de los vehículos de transporte público, provoca una crisis nerviosa y provoca el comportamiento agresivo de los choferes, aun más de quienes vienen del campo.

Esta dicho que ir al trabajo o estudio u otras actividades, se complica cuando esta con un vehículo, ya que no existen parqueos públicos a los pocos que hay, no abastecen. Desde un punto de vista individual, la congestión es un problema molesto y que todos los días debemos enfrentar en las calles, pero de un costo inferior a caminar.

CALIDAD DE VIDA

Es cierto que vivir en las ciudades tiene varias ventajas y esto ha provocado su crecimiento en actividades y atraer a poblaciones rurales en busca de dinero y lo más fácil es convertirse en chofer. Pero no basta con los beneficios que trae la concentración del movimiento de actividades, el mismo debería esta estar asociado a la calidad de vida acorde con la dignidad del ciudadano o si desea del ser humano.

DETERIORO

El deterioro de las condiciones de circulación ha sido significativamente más grave de lo que podría y debería ser, en parte, por un manejo inapropiado de las autoridades competentes.

Efectivamente la labor de las autoridades es parcial, debido a que, la responsabilidad de planificar y administrar el transporte urbano está fragmentada en una multiplicidad de instituciones.

Además, en un área tan sensible como el transporte urbano, se ejercen fuertes presiones por parte de grupos organizados entre los sindicalizados de transportistas, políticos y ciudadanos que expresan sus criterios de cómo enfrentar el problema que cada vez crece y nadie cede y seguimos en el caos vehicular y al final las posiciones y buenas intenciones concluyen en distorsiones y complica más la situación y lo único que queda es la calidad de respuesta de autoridades y choferes, ciudadanos.

Entonces es necesario tener una creciente competencia profesional y de especialistas en el manejo del tráfico vehicular y del mismo tránsito, que últimamente no es de gran ayuda, seguramente por sus funciones. Encima los controles de los agentes del municipio ya desaparecieron en varios lugares de la ciudad. Tanto así que el centro de la ciudad se convierte en un mercado persa y donde los peatones deben “gambetear” a vehículos, comerciantes en las aceras, ambulantes, volanteros, carretillas de productos, carritos y otros.

¿ACTUAR SOBRE LA CONGESTIÓN?

Atacar la congestión tiene costos de diversa magnitud, en algunos casos deben ser solventados por el municipio y que afectan a los ciudadanos en general, especialmente en los relacionados a las acciones sobre la demanda que recaen en los choferes sindicalizados y nos sindicalizados.

Si lo choferes fueran los únicos perjudicados por el congestionamiento vehicular, podría tal vez pensarse en abandonarlos a su propia suerte, hasta que muestren una clara y mayoritaria disposición a colaborar activamente en mitigar la situación y acepten medidas que pudieran incomodarlos en alguna forma.

Sin embargo, hay efectos de la congestión que repercuten en círculos más amplios y que es necesario aminorar para proteger a quienes no contribuyen a crearla, además de preservar la ciudad de males mayores. Sin agotar las consecuencias, la congestión hace más lenta la circulación de los buses y eleva el valor de sus pasajes, incrementa los accidentes, aumenta el consumo de combustibles, agudiza la contaminación ambiental, amenaza la competitividad, pone en peligro la sostenibilidad de la vida urbana y perjudica la calidad de vida. Las autoridades deben esforzarse en procurar el bien de la mayoría que utilizan transporte público. Se justifica la adopción de medidas que signifiquen: afianzar y recuperar, donde pudiera haberlo perdido, el carácter de bien público del sistema vial aceras, peatonales, pasarelas facilitando la libre circulación de los ciudadanos como de vehículos.

Asegurarle al transporte público rutas expeditas, darle determinadas preferencias de circulación, carriles segregados, aceras libres para los peatones, control de la contaminación que provoca los motorizados que definitivamente es en alto grado. Y algo que es importante evitar poner en peligro la calidad de vida y sostenibilidad de la ciudad de La Paz y otras.

CONTAMINACIÓN

Aplacar la congestión tiene como consecuencia disminuir la contaminación, puesto que el transporte, es uno de los principales responsables de la polución del ambiente. Lo que explica la importancia de encarar estos temas que cada vez se agudizan y se complican para los ciudadanos.

LA SALUD

Lo último que piensan las autoridades es en la salud de los paceños, ya que la contaminación, ruido de parlantes, bocinazos y evitando hacerse pisar con los vehículos, comerciantes, rateros y otros, activan los nervios a tal punto que nuestros ciudadanos reaccionan de manera agresiva ante cualquier situación mínima, sume las trancaderas. La salud de la población esta expuesta a una serie de peligros que debe sortear todos los días del año, aunque al parecer a nadie les interesa y seguimos en el desorden y el caos vehicular.

ESTO OCURRE

ACTITUD AGRESIVA DE MANEJO: Es la principal causa de accidentes vehiculares, que provocan tráfico, y de caos vehicular.

CAMBIOS BRUSCOS DE CARRIL: Característica del manejo agresivo y la forma más efectiva de generar congestión vehicular.

NO CEDER EL PASO: Algunos choferes piensan que las vías son una zona de guerra implica que nadie puede “invadir mi carril” y que todos son mis enemigos, que no debo dejar pasar.

DESACELERAR BRUSCAMENTE: Implica no dejar pasar a ningún auto y para ello es necesario acelerar y desacelerar de manera constante para evitar que algún auto “ingrese a nuestro carril”.

 
Revistas
  • 8
  • 7
  • 6
  • 4
  • 3

Más información

Publicidad
Portada de HOY

JPG (742 Kb)


Publicidad

Sociales

Función benéfica en favor de Utaja

UN GRUPO DE VOLUNTARIOS.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.56 Bs.
1 UFV:2.33854 Bs.

Publicidad