Poco Nuboso Santa Cruz
Mín: 24º
Máx: 38º
Nuboso La Paz
Mín:
Máx: 23º
Poco Nuboso Pando
Mín: 24º
Máx: 36º
Nuboso Cochabamba
Mín: 15º
Máx: 32º
Lluvia Oruro
Mín:
Máx: 22º
Poco Nuboso Beni
Mín: 22º
Máx: 36º
Nuboso Tarija
Mín: 17º
Máx: 33º
Lluvia Potosí
Mín:
Máx: 21º

Publicidad

    

Últimos días del ciclo de cine boliviano en la Cinemateca



Una escena de la película Muralla.

El ciclo de cine nacional, que presenta la Cinemateca Boliviana desde comienzos de enero, llega a su fin esta semana.

El 26 y 27 serán proyectadas las películas Algo quema (Dir. Mauricio Ovando), a las 17:30, y Muralla (Dir. Gory Patiño), a las 19:30 horas.

Finalmente, del 28 al 30 de enero se exhibirá En el murmullo del viento (Dir. Nina Wara Carrasco), a las 17:30.

Algo quema recoge la historia de la familia del exdictador boliviano Alfredo Ovando. Su nieto -Mauricio Ovando- se nutrió de archivos fílmicos y de videos familiares para sumergirse en la vida de un controvertido personaje de la vida política de su país, a quien se sindica como promotor del terrorismo de Estado y de la ejecución del “Che” Guevara. El director lo expone en sus diversas facetas y termina elaborando un juicio de aceptación de ese pasado familiar y de condena a lo actuado por su abuelo.

Muralla es una película que narra la historia de Coco “Muralla” Rivera (protagonizado por Fernando Arze), un exfutbolista que alcanzó la gloria en la década de 1990 al parar un penalti que le dio el campeonato a su equipo, pero venido a menos, que se gana la vida como chofer de minibús y se dedica a beber.

Muralla tiene a su hijo gravemente enfermo en el hospital esperando un trasplante y por la desesperación de conseguir dinero, vende a una niña y se involucra el mundo subterráneo de la trata y tráfico de personas.

El niño muere y su fantasma atormenta al Muralla, quien en busca de redención decide recuperar a la niña, aunque esto implique su propia condena.

En el murmullo del viento habla sobre los relatos fantásticos narrados por el padre de Nina Wara, la realizadora, sobre la música del norte de Potosí en Bolivia, que la llevan de regreso a Llallaguita, su idílico lugar de infancia. Ella explora los elementos que conforman el misticismo de la ritualidad en esa zona. Se enfrenta a la desazón del paso del tiempo, el desarraigo y el extranjerismo.

En el viaje a la nostalgia descubre que la música es un bálsamo y un vínculo con la naturaleza y lo sagrado.

El ingreso es a 20 bolivianos. La Cinemateca Boliviana está en la calle Rosendo Gutiérrez, esq. Oscar Soria.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (459 Kb)



Publicidad


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.57 Bs.
1 UFV:2.33550 Bs.

Publicidad