Lluvia Santa Cruz
Mín: 21º
Máx: 28º
Lluvia Chuquisaca
Mín: 10º
Máx: 19º
Tormenta Eléctrica Oruro
Mín:
Máx: 20º
Tormenta Eléctrica Potosí
Mín:
Máx: 15º
Lluvia Pando
Mín: 22º
Máx: 34º
Tormenta Eléctrica La Paz
Mín:
Máx: 19º
Tormenta Eléctrica Beni
Mín: 23º
Máx: 35º
Lluvia Tarija
Mín:
Máx: 21º

Publicidad

    



[Luis Antezana]

Prensa argentina revela datos de la revolución de 1952


Los historiadores bolivianos, en particular los que estudian la insurrección popular del 9 de abril de 1952, golpe de Estado que derivó en una insurrección, se han encontrado en un callejón sin salida al verse ante la falta de información escrita y documentada acerca del origen, desarrollo y conclusión de ese suceso histórico solo comparable con otras dos importantes revoluciones de América Latina en el Siglo XX: la mexicana y la cubana.

Ese vacío de fuentes informativas, al menos en aspectos de esencial importancia, causaba verdadero desconcierto y no era posible conocer la profundidad de ese acontecimiento de 1952 o bien estaba condenado a ser solo objeto de especulación y, peor aún, del olvido.

Sin embargo, tan lamentable omisión fue superada en Argentina, por un equipo de docentes y estudiantes del Taller de Problemas de América Latina, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Facultad de Buenos Aires, que encontró los datos históricos sobre el levantamiento social que hizo pasar a Bolivia de la condición colonial a la de nación y, a la vez, dar un salto del esclavismo-feudalista a la democracia capitalista. Esos documentos primarios fueron utilizados para escribir el libro, recién editado en la capital argentina, titulado La revolución boliviana y la Prensa de Buenos Aires (1952-1964).

En efecto, una decena de historiadores y su coordinador, José Luis Hernández, encontraron que cuando se producía ese acontecimiento de 1952, el interés en Buenos Aires sobre lo que sucedía en Bolivia era tan grande o parecido al que sintieron los bonaerenses durante la etapa libertaria de 1809, donde se seguía de cerca hasta los menores detalles de la Guerra de la Independencia en el Alto Perú. Esta Audiencia era sometida por el puño de hierro de un ejército de enorme poder armado, que cumplía órdenes de Abascal, máxima autoridad del Virreinato de Lima, por medio del fiero arequipeño José Manuel Goyeneche, que masacraba, fusilaba, ahorcaba, descuartizaba e inclusive desterraba a la Islas Malvinas a cuanto patriota se interponía al yugo español y así no tuviese el menor contacto con las poblaciones sometidas.

La investigación de los historiadores argentinos sobre los sucesos de 1952 encontró, en cinco diarios independientes de Buenos Aires, las informaciones sobre la revolución en Bolivia que no se publicaron durante varios meses en la prensa boliviana, debido a que los diarios dejaron de circular por haberse autoclausurado o estar dedicados a informar sobre asuntos cotidianos, enterrar tres mil muertos y curar las heridas de cientos de sobrevivientes de los feroces combates entre el pueblo y el ejército. En tales episodios se disparó cuatro millones de proyectiles, la ciudad de La Paz fue bombardeada durante tres días por artillería y cercada por doce regimientos con doce mil efectivos que se preparaban a entrar a saco a La Paz.

Gran parte de esa información fue recogida por la prensa argentina de entonces y en ello consiste su extraordinaria importancia para llenar el vacío de referencia. Los diarios de Buenos Aires que publicaron las noticias y ahora fuentes de información primaria, fueron La Prensa, La Nación, La Razón, Crítica y El Laborista, que contaban con los servicios de agencias informativas y, en algunos casos, con corresponsales en La Paz que enfocaban los aspectos principales del acontecimiento político y tenían acceso a las fuentes oficiales.

El libro La Revolución Boliviana y la Prensa de Buenos Aires (1952-1964), de la Editorial Newen Mapu, 2019, comprende, en sus 200 páginas, quince ensayos basados en la información de los cinco diarios citados de Buenos Aires de la época, acerca de aspectos destacados de la política boliviana. Ofrecen especial atención los ensayos sobre los sucesos, empezando desde los hechos militares de la batalla del 9-11 de abril, la toma y uso del poder por el partido triunfante (MNR), la destrucción del ejército del régimen oligárquico, las medidas que se adoptó desde entonces. Ese conjunto de estudios permite tener una visión general de los acontecimientos de entonces.

Los capítulos que cobran mayor interés por la información de los enfrentamientos bélicos de abril del 52 son el Cuarto y el Quinto que llenan 50 páginas, con detalles desconocidos e impresionantes para los bolivianos contemporáneos. El primero de ellos corresponde a Juan Manuel Martirén, titulado La Revolución de Abril, con datos destacados y el segundo de Ivanna Margarucci, titulado Poder Militar y Monopolio de la Fuerza en la Revolución Boliviana, con cuantiosa e invalorable información. Ambos ensayos reveladores permiten una visión clara del episodio bélico de esa oportunidad; debiendo recordarse que, en esas circunstancias, los jefes de esa revolución estuvieron exiliados en Buenos Aires desde seis años antes, preparando con su partido la revolución. Los ensayos citados y los cinco diarios de Buenos Aires salvan a la historia de Bolivia del olvido de esos memorables hechos.

Otros historiadores argentinos también estudian en el texto, con gran profesionalismo historicista, los hechos que no solo cambiaron el gobierno boliviano, sino también el régimen colonial-feudal por uno nacional y democrático, tales como la nacionalización de la gran minería del estaño, la reforma agraria, asuntos militares, las conspiraciones y golpes de la oposición, los conflictos y tensiones dentro de la revolución, los alcances de la prensa argentina y la revolución boliviana y otros, todos ellos reveladores para conocer la historia de la época conocida como de la Revolución Nacional (1952-1964).

En esa forma, este libro, presentado en La Paz en octubre pasado, adquiere notable valor para el conocimiento de la historia de Bolivia, pero, en particular, es destacable el esfuerzo de sus autores y editores por su aporte con documentación invalorable y su espíritu de investigación para atender la inquietud de los escritores bolivianos contemporáneos.

 
Revistas
  • 8
  • 7
  • 6
  • 4
  • 3

Más información

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (728 Kb)      |       PDF (347 Kb)



Caricatura


Sociales

ABIA celebró Día de Acción de Gracias

OTRA INSTANCIA DE LA REUNIÓN.


Publicidad