Tormenta Eléctrica Cochabamba
Mín: 13º
Máx: 30º
Lluvia Oruro
Mín:
Máx: 22º
Tormenta Eléctrica Tarija
Mín: 14º
Máx: 29º
Lluvia Pando
Mín: 22º
Máx: 34º
Lluvia Santa Cruz
Mín: 23º
Máx: 32º
Lluvia Beni
Mín: 25º
Máx: 34º
Tormenta Eléctrica Chuquisaca
Mín: 13º
Máx: 22º
Tormenta Eléctrica La Paz
Mín:
Máx: 20º

Publicidad

    



[Severo Cruz]

¡Por La Paz, siempre!


 

Bienaventurados los que aman, de veras, a la ciudad de La Paz, diríamos, nosotros, en esta hora trágica y complicada que recae sobre los destinos nacionales.

En este marco, La Paz, sede de gobierno, ha sido humillada, lastimada y dinamitada, por exaltados que, en días pasados, asumieron actitudes de barbarie, volcando toda su furia, en contra de ella.

Olvidaron, enceguecidos por la pasión política, que La Paz siempre se ha constituido en el “paño de lágrimas” de aquéllos que llegaban, hasta su regazo, con demandas sectoriales, en todos los tiempos. Jamás se ha visto rechazo ni discriminación hacia los aludidos.

Recordemos que los marchistas del interior, agotados y con ampollas en los pies, luego de duras travesías, eran acogidos con abrazos y vítores, con mixtura y flores, por los que vivían, en la gloriosa ciudad de Murillo. ¿Acaso mentimos?

Con un vaso de refresco y, posiblemente, con un pan “marraqueta”, eran recibidos, por la población paceña, en el ingreso a nuestra Ciudad Maravilla, pero ahora la ingratitud y la perversidad política se impusieron atentando contra sus habitantes, entre ellos los más vulnerables, que son los ancianos y niños. Y, obviamente, contra su histórica infraestructura. Ni en las dictaduras más nefastas se había visto un hecho de esta naturaleza. ¡Que jamás se repita!

Así de solidaria ha sido, es y seguirá siendo, la ciudad de La Paz. Nadie va a cambiarla. Pero algunos vándalos y pirómanos trataron de sofocarla, inclusive con “cercos”. Trataron de matarla de hambre. Pero ello no ha ocurrido, gracias a Dios.

Nos entristece, ciertamente, la situación de zozobra e incertidumbre que tuvo que atravesar la admirable y heroica tierra del Illimani, el gigante granito níveo. Ya vendrán días mejores.

La Paz acoge, con los brazos abiertos, al compatriota del interior o al visitante del exterior, sin detenerse en el color de su epidermis ni en su manera de vestir. Puede ser mujer de pollera o jeans, blanquita o morenita, bonita o no. Todos y todas tienen cabida en la hoyada paceña. Pues conviven personas que hablan diversos idiomas. Al margen del aymara, indudablemente.

“Viva la libertad”, fue el grito de guerra que lanzaron los paceños en la lucha por un mundo mejor en 1809.

Esta frase se inscribe con letras de molde en el bronce de la eternidad. Ella señaliza el sendero que deben tomar los paceños para vivir en libertad y, por tanto, jamás doblar la cerviz ante ningún poderoso, omnipotente ni turba malintencionada. Nunca, por si haya duda.

Esa frase es el acicate que anima, a quienes han nacido en esta tierra, a romper las cadenas de la opresión, en la perspectiva de construir un futuro más llevadero, para quienes vienen detrás de nosotros, particularmente.

En suma: nuestra ciudad, considerada como “cuna de la libertad y tumba de tiranos”, merece respeto absoluto. ¡La Paz, resurgirá como el Ave Fénix! ¡Por la ciudad de La Paz, siempre!

 
Revistas
  • 8
  • 7
  • 6
  • 4
  • 3

Más información

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (707 Kb)      |       PDF (318 Kb)



Caricatura


Sociales

A 30 años de la caída del Muro de Berlín

CARLOS SILES, GEORG DUFNER, GUADALUPE CAJÍAS Y HORST GREBE.


Publicidad