Lluvia Pando
Mín: 22º
Máx: 34º
Lluvia Beni
Mín: 25º
Máx: 34º
Tormenta Eléctrica Chuquisaca
Mín: 13º
Máx: 22º
Tormenta Eléctrica La Paz
Mín:
Máx: 20º
Lluvia Santa Cruz
Mín: 23º
Máx: 32º
Lluvia Oruro
Mín:
Máx: 22º
Tormenta Eléctrica Cochabamba
Mín: 13º
Máx: 30º
Lluvia Potosí
Mín:
Máx: 19º

Publicidad

    



[Saúl Marcelo]

Hipocresías extranjeras


El pasado 28 de noviembre arribó al país una delegación de organizaciones sociales argentinas, encabezadas por el polémico Juan Grabois, abogado y dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), con objeto de elaborar un “informe fidedigno” acerca de la situación política-social y corroborar “in situ” las supuestas denuncias sobre vulneración de derechos y, por supuesto, ratificar la “tesis tendenciosa” en sentido de que en el país se gestó un golpe de Estado.

Resulta bastante sugerente la movilización de esta autodenominada “Delegación Argentina de solidaridad con el pueblo boliviano” y, por cierto, aún no queda claro quién los invitó y financia su estadía en el país.

Desde que llegaron buscaron llamar la atención de propios y extraños, victimizándose por tratos exhaustivos especiales de indagatorios practicados por las fuerzas de seguridad; hostigamiento y agresiones de connacionales, cuyo acento extraño e irrecusablemente argentino, deducible de los videos que circulan en las redes sociales; evidencian un montaje teatral burdo y barato que planificaron, para subir -me imagino- en el “rating farandulero” al cual nos tienen acostumbrados estos pintorescos populistas trasnochados.

Asimismo, alegaron estar siendo coartados en sus derechos a la libre expresión y, principalmente a la prohibición a emitir opiniones políticas en el país. Esto último, no es de extrañar, pues es prerrogativa de cualquier Estado, soslayar que foráneos se inmiscuyan en temas estrictamente internos del país que los cobija. Valdría la pena preguntar a estos “excelsos visitantes”, si nuestros coterráneos que residen en su natal Argentina, tienen al menos semejante atrevimiento de interferir en su política interna.

Grabois, cercano a Cristina Kirchner, no deja ser el típico carroñero oportunista y tramoyista limítrofe, que procura sacar réditos de uno de los momentos más críticos de inestabilidad política en Bolivia, a raíz de un régimen que cometió fraude electoral comprobado por el informe de auditoría de la OEA.

A modo de ilustración y contextualización al fanático izquierdista argentino, la violencia, barbarie y vandalismo desmedido fue promovida por las hordas delictivas afines al MAS. El incendio de domicilios particulares de personalidades, la quema de los buses PumaKatari, módulos policiales y oficinas de la alcaldía alteña; amenazas a medios de comunicación; asesinatos, violaciones, saqueos a industrias y centros comerciales; destrucción de pasarelas y el fallido intento de dinamitar las instalaciones de YPFB en Senkata, son pruebas evidentes del terrorismo criminal planificado, ejecutado, financiado y digitado por Morales y sus acólitos.

Estamos seguros que estos detalles no serán contemplados por este aventurero personaje, cual justiciero y defensor de los derechos humanos, arropado por dirigentes y parlamentarios del MAS, como la senadora chilena-boliviana Adriana Salvatierra, pretende elucubrar narrativas sesgadas y tendenciosas, en una clara intención de apoyo y solidaridad al cocalero pseudo indígena, consentido del gobierno mexicano.

Grabois, al igual que Morales, son dados al disfrute de las bondades del capitalismo que hipócritamente desprecian. Bastaría referirse a su estadía en el hotel Casa Grande, el más lujoso de la zona sur de La Paz. Al parecer, este exiguo “Che Guevara milenial” hizo de la pobreza un negocio lucrativo y su medio de vida; utilizando recursos del Estado argentino para construir territorialidad y poder, cual ha sido el libreto de los populistas izquierdistas.

De ahí que su estadía, lejos de contribuir a la paz social, la dignidad y el respeto a la vida en comunidad de nuestra nación, sólo intenta perturbar la seguridad, el orden público y, principalmente, desprestigiar al gobierno transitorio de Jeanine Áñez ante la comunidad internacional.

El autor es MGR. Docente e investigador UMSS - Cbba.

 
Revistas
  • 8
  • 7
  • 6
  • 4
  • 3

Más información

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (707 Kb)      |       PDF (318 Kb)



Caricatura


Sociales

A 30 años de la caída del Muro de Berlín

CARLOS SILES, GEORG DUFNER, GUADALUPE CAJÍAS Y HORST GREBE.


Publicidad