Publicidad

    

SALUD

Mi primera consulta ginecológica



 GALERÍA(2)

Muchas veces como padres nos preguntamos cuándo es necesario llevar a nuestra hija a su primera consulta ginecológica. Si es conveniente hacerlo antes o después de su primera menstruación, lo que es normal de lo que no lo es, etc.

La ginecóloga Esther Lecoña aconseja que las niñas a partir de sus 10 años en adelante deberían realizar su primera consulta con la especialista, antes de su primera menstruación y más aún si ya la tuvieron.

“Algunos especialistas recomiendan hacer una primera consulta entre los 10 a 11 años de edad, otros dicen de 13 a 15, pero todo dependerá si existe alguna dificultad que se presente antes o simplemente para que la niña o adolescente conozca su cuerpo y cuide su salud”, explica la ginecóloga.

Desde luego el crecer significa el adaptarse a nuevos cambios que suceden precisamente en esta etapa en la que un cuerpo inmaduro comienza a desarrollar en su totalidad poco a poco y son estos procesos los que muchas veces causan cierta incomodidad en ellas, que van aceptando y adecuándose a cada etapa.

“La niña o adolescente al conocer su cuerpo sabrá cuándo preocuparse por algo que no es normal como un flujo de la zona genital o algún bulto en las mamas. Otro tema es la educación sexual, enfermedades de transmisión sexual, planificación familiar y los tratamientos que existen al respecto”, agrega Lecoña.

MENARCA

Conocida también como la primera menstruación de las niñas y adolescentes, marca el inicio de la vida fértil de la mujer, lo que conlleva una serie de cambios hormonales en el cuerpo con el desarrollo de las mamas, caderas, órganos sexuales y, desde luego, de los huesos en general.

“Por lo general, las primeras menstruaciones suelen ser abundantes en las niñas, pues su cuerpo aún está inmaduro y la proporción de las hormonas no está tan equilibrada entre estrógenos y progesterona. En algunos casos no es consecutiva, sino que existen intervalos de dos meses, que no es una regla para todas”, afirma Lecoña.

Será importante en esta etapa educar sobre los cuidados que requiere la menstruación ya que es algo que la acompañará durante gran parte de su vida. Así como el explicar no sólo por qué se produce, sino también el uso que debe hacer de las toallas femeninas y conocer las molestias que puede producir durante la misma.

“En algunos casos suele ocurrir que las niñas tienen un flujo que causa manchas en su prenda íntima debido alguna bacteria. En otros casos la irregularidad de la menstruación que a veces viene acompañada de mucho dolor en la zona pélvica y que podría deberse a quistes en los ovarios, entre otros aspectos”, acota la ginecóloga.

EDUCACIÓN SEXUAL

Las niñas y adolescente deben estar conscientes que desde el momento en que menstrúan son fértiles y que pueden embarazarse luego de tener una relación sexual, es importante abordar este tema, en particular, para evitar gestaciones no deseadas y más aun tomando en cuenta que cada vez son más las adolescentes en esa situación.

“Las adolescentes de 18 a 20 años prefieren ingresar solas a consulta para tener la libertad de conversar con la especialista y preguntar todas las dudas que tuvieran, pues en muchos casos la sexualidad continúa siendo un tema tabú y se sienten un poco incomodas de hablar sobre estos temas con sus mamás presentes”, dice Lecoña.

A las niñas hay que enseñarles que cualquier toque indebido y sin su consentimiento de cualquier persona, debe ser inmediatamente comunicado a sus padres para que tomen las medidas respectivas, para evitar en un futuro agresiones sexuales que se escuchan con tanta frecuencia de parte del círculo familiar.

“En algunos casos ante la sospecha de la madre de alguna agresión, trae a su niña a consulta y se verifica que la membrana himen esta íntegra y de no ser así se aconseja a la madre llevar a la paciente al médico forense y denunciar ante las autoridades de aquel hecho para aprender al agresor”, explica la ginecóloga.

RECOMENDACIONES

Se debe prestar atención a los detalles que tienen que ver con el desarrollo normal, la alimentación y las horas de sueño. Las recomendaciones son:

1.- Ritmo de crecimiento.- Si la niña comienza la pubertad antes de los 8 años podría considerarse precoz y si le acompañan un crecimiento acelerado, esto requiere de atención en consulta pediátrica y ginecológica.

2.- Aparición de flujo vaginal.- Una secreción que sale de la vagina y puede ser normal o no. En la pubertad aumentan los estrógenos y cambia el ph vaginal de la niña y es normal en esta etapa que venga un flujo blanquecino, pero si este flujo viene con sangre, es verdoso, con mal olor, pica y arde entonces se debe acudir a consulta.

3.- Golpes en la zona púbica.- El pubis es un área sumamente dolorosa y si se produce una caída y se golpea esta zona puede ocurrir traumatismos vulvares que es muy frecuente cuando se está aprendiendo a manejar bicicleta, entre otros factores.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (343 Kb)


Publicidad

Sociales

Aniversario de la Academia Nacional de Ciencias

ACADÉMICOS DE NÚMERO JUNTO A LOS PREMIADOS.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.59 Bs.
1 UFV:2.32224 Bs.

Impunidad
Publicidad