Tormenta Eléctrica La Paz
Mín:
Máx: 19º
Tormenta Eléctrica Potosí
Mín:
Máx: 19º
Tormenta Eléctrica Cochabamba
Mín: 11º
Máx: 29º
Tormenta Eléctrica Chuquisaca
Mín: 12º
Máx: 24º
Tormenta Eléctrica Tarija
Mín: 16º
Máx: 32º
Tormenta Eléctrica Santa Cruz
Mín: 23º
Máx: 32º
Tormenta Eléctrica Beni
Mín: 23º
Máx: 37º
Tormenta Eléctrica Pando
Mín: 22º
Máx: 31º

Publicidad

    



[Augusto Vera]

¿Y el blindaje de la economía nacional?


Poco creo en la suerte, pero desde hace muchos años, y en opinión compartida con millones de bolivianos, tengo la convicción de que el gobierno de Evo Morales ha accedido al poder casi paralelamente con la concurrencia de factores coincidentes extraños a su propia visión, que han incidido decididamente en el crecimiento de la economía nacional. Entonces, la suerte parece que sí existe.

Primero, porque allá por 2006, los megacampos gasíferos como San Alberto y Margarita, principalmente, comenzaron a producir ingentes volúmenes de gas natural, y sumado a ello, la escalada en los precios internacionales de los hidrocarburos en tal magnitud, que el país experimentó una bonanza económica sin precedentes y por varios años, que sostener que ello se debió a la nacionalización es una falacia monumental, porque la explotación del conjunto de los más importantes pozos gasíferos está, como antes, en manos de las transnacionales.

Los precios en el contexto mundial se elevaron por los cielos, lo que dio lugar a que el régimen populista, por donde se lo vea, fue y es un pésimo administrador de los recursos que no fueron mérito suyo. Empezaron a dilapidar con gastos superfluos, sin distinguir, pese a los casi catorce años de administración, entre lo que queremos y lo que necesitamos. La construcción de infraestructura inútil, las excentricidades de Evo y fiel a la teoría marxista, se inmiscuyó en asuntos de la empresa, con la apertura de pequeñas industrias que son una carga para el Estado; la implementación de bonos sobre los que ni los opositores se atreven a descalificarlos por miedo al costo político que ello significaría, en lugar de la creación de fuentes de trabajo estables, también fueron factores desencadenantes.

En contrapartida, y aprovechando el auge económico, con medidas absolutamente demagógicas se optó por la creación de Ministerios y Viceministerios inoperantes y frondoso personal, naturalmente militante del partido, que han derivado en un crecimiento de aproximadamente 700% en los últimos quince años del aparato burocrático estatal; por tanto sin un mínimo equilibrio entre inclusión y eficiencia. La edificación de escenarios deportivos, y en importante parte cayéndose a pedazos, prestan eficiente servicio a las concentraciones del MAS, y casi ninguno a la práctica atlética.

Pero el anticipo desde hace algunos años por parte de analistas económicos, infelizmente tenían fundamento, porque los precios de las materia primas como el gas y los minerales, pilares de nuestra economía, tuvieron un descenso sostenido que hizo que este año, el crecimiento del PIB tuviera una caída abrupta al 3,8%, luego de alcanzar en 2013, hasta un 6,78%.

Las crisis económicas que viven la Argentina y el Brasil, como consecuencia lógica del carnaval financiero y la gigantesca corrupción durante los gobiernos de los Kirchner y los Lula, se tradujeron en el descalabro de sus economías, y ello va más allá de los buenos deseos del gobierno nacional. En otras palabras, es imposible que países tan pequeños económicamente como el nuestro, no sientan la bonanza o las crisis de economías ostensiblemente más grandes que la nuestra. Argentina y Brasil, nuestros mejores socios comerciales, especialmente el primero, redujeron sustancialmente sus requerimientos de gas boliviano, porque la bancarrota en que casi los dejaron sus gobiernos socialistas, obliga a ello, indistintamente de que ambos colosos del subcontinente ya tienen importantes pozos energéticos.

La corrupción galopante en Bolivia es también un factor significativo en la desaceleración del crecimiento económico. No importa el siguiente gobierno que tengamos, Bolivia no es una isla y en economía hay buenas y malas políticas, pero no existen milagros, de manera que quien sea que esté al frente de la Administración, deberá implementar un gradualismo que permita hacer menos traumática nuestra vuelta a tierra firme. La dilapidación tendrá que ser recuerdo de un fatídico pasado.

El autor es jurista y escritor.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (712 Kb)      |       PDF (337 Kb)



Caricatura


Sociales

A conocer Mollendo

EDGAR RIVERA JORGE LÁZARO Y ROCÍO CERVANTES.

Antonella Spa inauguró sus ambientes

CLAUDIA MÉRIDA DURANTE LA PRESENTACIÓN DE LOS EQUIPOS DE ESTÉTICA.


Publicidad