Publicidad

    


Menor embarazada fue abandonada en provincia


 

Una menor de 13 años de edad quedó embarazada de un joven de 20 años, oriundo de la provincia de Coro Coro. Este caso que es tipificado como un abuso dehonesto o estupro, en los sectores rurales es la familia y sobre todo la comunidad, los que suelen aislar a las víctimas, apoyando su abandono.

“Somos seis hermanos, soy la menor de ellos pero de otro papá, a mi mamá también su segundo esposo la abandono, mi mamá atiende su pensión en el pueblo. Yo estudie solo hasta el 4to de secundaria y cuando estaba embarazada mi mamá me botó de la casa, estaba por irme, pero mi hermana me convenció que no lo haga y ahora con ella vivo y yo le ayudo en su hogar. En mi pueblo el chico que llegaba a jugar, era quien me molestaba cuando tenía 13 años, yo no sabía que eso era violación, porque como el me enamoraba, yo le hacía caso y cuando aparecí embarazada, le busque en su casa, pero su padre fue quien me atendió y se molestó, me dijo que él era casado y que tenía su hijo”, lamentó Virginia, nombre convencional de la menor de edad, quien no sabe cómo enfrentar su realidad al no tener posibilidades económicas de retomar sus estudios y menos mantener a su hijo, mientras el hombre que la embarazó a la fecha no enfrenta ningún proceso por el delito de estupro o violación, como establece la norma.

La ingenuidad de las adolescentes menores de edad en las áreas rurales son el factor que llegan a ser aprovechados por algunos varones, quienes conociendo esta primera fase de lograr “conquistar” a las más jovencitas, puede convertirse en estos espacios como un procedimiento “normal”, más aun cuando en fiestas se continua aplicando la costumbre de raptarse a una joven, para convivir y conformar una familia, sin realizar el procedimiento del enamoramiento o la posibilidad de rechazo que pueda tener la dama.

“Cuando nació mi hijita, mi hermana me dijo que le llamara, que le pidiera que reconozca la guagua y que le diera pensiones, él solo me decía que le dé un tiempo que supuestamente me ayudaría, pero cuando le volví a llamar, ya no me contestaba, no respondía los mensajes. Denuncie ante la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, me dieron citaciones para él, pero su padre era quien negaba recibirle, me decía que no sabía nada, que yo era responsable de haberme entregado a su hijo, así me decía y no conseguí nada”, recordó.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (662 Kb)      |       PDF (368 Kb)



Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.56 Bs.
1 UFV:2.31538 Bs.

Publicidad

Publicidad