Poco Nuboso Pando
Mín: 20º
Máx: 30º
Poco Nuboso Beni
Mín: 17º
Máx: 27º
Poco Nuboso Oruro
Mín: -3º
Máx: 18º
Soleado Santa Cruz
Mín: 14º
Máx: 29º
Poco Nuboso Potosí
Mín: -1º
Máx: 18º
Nuboso Cochabamba
Mín:
Máx: 25º
Poco Nuboso La Paz
Mín:
Máx: 20º
Soleado Tarija
Mín:
Máx: 16º

Publicidad

    



[Clovis Díaz de Oropeza F.]

Cuatro vientos

Solidaridad con EL DIARIO


 

Imaginemos la cantidad de noticias, comentarios, análisis y personajes que están impresos en un siglo y quince años de existencia de EL DIARIO. Con absoluta seguridad, son miles de páginas de gran interés nacional e internacional y si contaríamos como hoy las palabras en su versión moderna de “caracteres”, la suma de éstos pasaría de trillones.

¡Cuántos miles de imágenes con la identidad de gobiernos, de gabinetes ministeriales, de embajadores, de trabajadores, de artistas y de acontecimientos sociales de tan apasionante época¡

Aún se aprecia en el ingreso de la sala a EL DIARIO, aquellas máquinas de antaño, como la “linotipo”, cuyos operarios, los “linotipistas”, armaban letra a letra las noticias, los comentarios, los pies de grabados.

Ese material histórico fue labor de ilustres periodistas, de hábiles dibujantes y caricaturistas, de señores fotógrafos, de incansables técnicos del cliché y de los obreros que manejaban primero las prensas pequeñas y luego las colosales rotativas.

Cada madrugada, una fila de “canillitas” esperaba en la puerta de EL DIARIO y salía velozmente a vender tan interesante material, gritando las noticias con el emblemático nombre de EL DIARIO.

En pleno 2019, muy fuerte se escucha, antes que cualquier otro matutino, pregonar con pulmón abierto ¡¡¡EL DIARIO, EL DIARIO!!!

El DIARIO es la historia fiel del día a día de lo más destacado de la República en cien años de Bolivia y de los recientes años del Estado Plurinacional.

EL DIARIO nos cuenta, opina y sugiere los eventos que hacen el día y que con el devenir ganan el rango de hechos históricos. EL DIARIO escribe para la sociedad boliviana. Está ligado a nuestra PATRIA, en las buenas y en las malas. Ayer y hoy.

En 115 años, EL DIARIO ha visto nacer, crecer y morir decenas de generaciones de bolivianos. EL DIARIO sobrevivió, sin embargo, a muchos intentos de acallarlo por la simple razón de que cada espacio de este matutino es, en cierta manera, parte de la existencia de nosotros los bolivianos.

En consecuencia, sería injusto e inaudito que, a título de cualquier decisión, ajena a preservar la continuidad de nuestro matutino, medite su desaparición.

Matar económicamente a EL DIARIO, sepultar en nombre del tributo a EL DIARIO, sería callar y hundir en la Ciénega negra, la Historia de un pueblo que responde de pie al nombre de BOLIVIA.

Estamos seguros que jamás leeremos un obituario que coloque a EL DIARIO como un matutino sin vida. Al contrario, toda la historia contenida en sus grandes páginas, incluida la pérdida del Pacífico, es la HISTORIA DE BOLIVIA.

No hay fuerza ni política que diciéndose boliviana, acabe con los acontecimientos registrados en tan extenso tiempo. Creemos y deseamos que el anuncio de callar a EL DIARIO, se cambie por el concepto de SOLIDARIDAD, de vida a tan insigne medio de comunicación.

Solidaridad para que EL DIARIO ACOMPAÑE A BOLIVIA, OTROS 115 AÑOS.

clovisdiazf@gmail.com

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (681 Kb)      |       PDF (304 Kb)



Caricatura


Sociales

Cóctel en honor de escritores chilenos

PABLO SIMONETTI, GRACIELA HUINAO Y EL EMBAJADOR MANUEL HINOJOSA, CÓNSUL GENERAL DE CHILE.

El arte de Plinio Fernández

ÁNGELA LUCUY Y PLINIO FERNÁNDEZ.


Publicidad