Poco Nuboso Oruro
Mín: -4º
Máx: 19º
Tormenta Eléctrica Pando
Mín: 24º
Máx: 31º
Tormenta Eléctrica Beni
Mín: 24º
Máx: 33º
Poco Nuboso Potosí
Mín: -3º
Máx: 19º
Lluvia Chuquisaca
Mín: 11º
Máx: 20º
Tormenta Eléctrica Cochabamba
Mín:
Máx: 27º
Lluvia Tarija
Mín: 11º
Máx: 28º
Tormenta Eléctrica Santa Cruz
Mín: 23º
Máx: 30º

Publicidad

    



[Edgar Ruiz]

Biocombustibles, chaqueo y conciencia ecológica


En las últimas semanas existió diferencias entre un personero de la FAO y uno de los empresarios privados de Bolivia, en relación con los biocombustibles. Como su nombre menciona, los biocombustibles, son carburantes extraídos o producidos a partir de los vegetales. Estos vegetales deben ser cultivados principalmente en las zonas subtropicales de Bolivia y para esto se debe realizar el “chaqueo”.

El “chaqueo” es una práctica agrícola mediante la cual se procede a la quema de la vegetación (árboles, arbustos, plantas y hojarasca, conjuntamente con el perjuicio para las aves y otros animales pequeños que viven allí) existentes en una determinada región. Esta vegetación pueden ser árboles de un bosque primario (virgen) o secundario (barbecho o terreno en descanso, ya explotado anteriormente, donde crecieron nuevamente árboles) sin mucho valor comercial y restos de cosechas anteriores (rastrojos).

Esta quema se la realiza con el fin de lograr la limpieza del terreno, para tratar de habilitarlo, para la siembra de un cultivo determinado (soya, arroz, maíz, caña de azúcar, plátanos, yuca, gualusa, coca, etc.) o la habilitación de terrenos para la siembra de pastizales (para que sirvan de alimento para la crianza de ganado).

El “chaqueo” puede consistir en la sucesión de los procesos: “tala, tumba, roza, quema”, refiriéndose la “tala” al corte de un árbol precioso o semiprecioso (mara, roble, cedro, etc.), la “tumba” es la caída de este árbol para su traslado, la “roza” es el corte de los tallos de plantas que quedaron, prosiguiéndose finalmente con la “quema” de los restos vegetales que quedaron en el terreno para la habilitación con fines de siembra (fines agrícolas), ganaderos o industriales (biocombustibles).

La quema puede ser controlada o descontrolada, según se tomen las debidas precauciones, para que el fuego no se expanda a los terrenos vecinos. Para lograr una “quema controlada”, se debe retirar toda la vegetación seca de todo los alrededores de la quema, construyendo callejones cortafuegos, logrando una barrera de contención y se debe comunicar a los vecinos, para que estén alerta ante posibles descontroles.

Para realizar una quema generalmente se debe obtener los permisos pertinentes de las autoridades del lugar. La quema se realiza en los meses posteriores al invierno y antes del inicio de la época de lluvias, cuando la vegetación está totalmente seca, haciendo más fácil su combustión. Es una técnica barata en relación con otras muchísimo más caras, como el de realizar la limpieza con maquinaria pesada, utilizando muchísimo más personal para el traslado de la vegetación seca a un determinado lugar.

Con el “chaqueo” la frontera agrícola va en aumento, en detrimento de los bosques, selva o monte, lastimosamente, favoreciendo la erosión, ya que se quita la capa superior del suelo (los suelos subtropicales son muy frágiles, ya que se lavan fácilmente con la lluvia, al no tener ya protección encima del suelo, por parte de un árbol).

Con esta técnica se aumenta las superficies de cultivo y pastizales, empero, las superficies de bosque primario o virgen van disminuyendo, ocasionando la disminución de la evapotranspiración (evaporación de agua del suelo a la atmósfera lograda por los árboles), haciendo que a la larga el agua de lluvia permanezca en el suelo y no en los árboles, así en la época de lluvias se tiene inundaciones y crecida de los ríos. Asimismo al no existir bosques y raíces que protejan al suelo, las partículas del suelo son arrastradas por el agua de lluvia, produciéndose la erosión fluvial, de esta manera grandes superficies de suelo poco a poco pierden su fertilidad, condenando a la humanidad al hambre y también a la pérdida de la “biodiversidad” (muerte de animales de la selva).

El humo producido por el “chaqueo” es bastante, pero sin lugar a dudas no supera en cantidad al humo producido, durante todo el año, por los países desarrollados (Estados Unidos como capitalista y China como socialista) en sus fábricas. El humo a la larga ocasiona el “efecto invernadero” (de la misma manera que en un invernadero, donde el nylon es el humo), produciendo el “calentamiento global” de la Tierra, ocasionando el derretimiento de los casquetes polares (con inundaciones en las costas) y nevados tropicales (Andes y otros, produciendo por ejemplo falta de agua en La Paz).

El corte de los árboles aumenta en mayor cantidad que la plantación de nuevos árboles, así lo mencionan los indicadores de diferentes instituciones e imágenes satelitales que muestran que la frontera agrícola va avanzando a nivel mundial, favoreciendo el desarrollo de los desiertos. De la misma manera la densa humareda producida por el “chaqueo” trae consigo problemas de visibilidad en el transporte aéreo, efectos en la salud pública y la contaminación del aire.

Como soluciones, para lograr disminuir el “chaqueo” (no para eliminarlo en su integridad) se tiene el manejo y aprovechamiento adecuado de los recursos del bosque con fines económicos, como el ecoturismo, seguramente con ganancias mucho menores que los usos forestales, agropecuarios e industriales (biocombustibles), pero logrando un desarrollo sostenible en el tiempo. Se debería permitir el “chaqueo” solamente en los terrenos de las familias extremadamente pobres, donde los cultivos son muy necesarios. Asimismo se debería realizar una “quema controlada” con la supervisión y de acuerdo con las normas técnicas que debería tener cada municipio.

Por otro lado, la madera preciosa y semipreciosa que se extraiga de los bosques, debería pagar impuestos altos, que cubran los gastos de reforestación realizada por el Estado, no se debería permitir la exportación de madera en bruto sino con valor agregado y los precios de la madera deberían ser muy altos porque el tiempo que se necesita para lograr el crecimiento de los árboles es bastante (80 años o más). En los últimos años aparecieron como solución “los cultivos dentro de la selva (sistemas agroforestales)”.

Como conclusión final, los sectores forestales, agropecuarios e industriales (biocombustibles) deberían tener mayor “conciencia ecológica”, disminuyendo al mínimo “el chaqueo”.

www.ensayosedgarruiz.blogspot.com

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (730 Kb)      |       PDF (369 Kb)



Caricatura


Sociales

Club de Leones celebró Día de las Américas

EL GOBERNADOR DEL DISTRITO S-1 BOLIVIA, JAIME VARGAS, JUNTO A AUTORIDADES LEONÍSTICAS.


Publicidad