Publicidad

    



[Remy Solares]

Camino al autoritarismo en Bolivia


 

El autoritarismo es un sistema político que se funda en la sumisión a la autoridad vigente, es decir, a aquella que se encuentra a cargo del ejercicio del poder. El establecimiento de una serie de normas o leyes que tienen el objetivo de restringir las libertades individuales es la metodología de acción del autoritarismo. También el concepto es utilizado de manera extendida para referirse al abuso de autoridad por parte de un gobierno o de cualquier otro grupo o persona.

Políticamente hablando, el autoritarismo aboga por un gobierno absoluto, ya sea absolutismo, autocracia, despotismo, dictadura y totalitarismo. Si bien al autoritarismo se lo suele identificar como propio y exclusivo de aquellas naciones que tienen un solo partido político, por supuesto que la realidad también nos ha dado sobradas muestras de que al gobernante autoritario lo podemos encontrar en aquellas naciones donde hay más de un partido y la forma de gobierno es una democracia, velada, claro está.

Por otra parte, en términos generales, autoritarismo es una modalidad de ejercicio de la autoridad en las relaciones sociales, por la cual alguno o algunos de sus miembros, conducidos por la irracionalidad, la falta de interés en la búsqueda de consensos y la falta de fundamentos en la hora de explicar algunas decisiones, provocan una alteración en el orden social y su comportamiento y accionar desembocará un estado de cosas en el que primará la opresión y la ausencia de libertad. Las consecuencias negativas de esta modalidad de poder, por supuesto, las sufrirá una parte del grupo social que obviamente no comulgue con el orden sin apertura que promueve la otra; hay abuso de poder y limitación de las libertades individuales.

En cualquier nivel y plano en el que se establezca, el autoritarismo implica que las personas que se encuentran a su cargo cumplan a rajatabla con toda la normativa que se les impone, solamente porque quien ejerce el poder o impone las normas tiene un grado superior de autoridad sobre ellas. También el autoritarismo está en estrecha asociación con el abuso de poder y de autoridad, que además casi siempre viene acompañado de la violencia y la fuerza especialmente perpetrada contra aquellos que no aceptan la autoridad. Del autoritario sus señas principales son la falta de valoración y aprecio por las personas que tiene a su cargo. El autoritario jamás puede compararse con los líderes carismáticos, porque éstos sí son seguidos de manera natural y voluntaria por las individuos, porque sienten que el líder los quiere, los respeta y valora.

La historia política mundial tiene en sus páginas casos de autoritarismo. Por supuesto, se trata de páginas oscuras porque el autoritarismo nada tiene de positivo para ofrecer, por el contrario, se trata de una manera de ejercer el poder de manera arbitraria, sin buscar la participación de todas las voces y ello resiente las libertades y las posibilidades de desarrollo. Está probado que aquellas naciones que se encuentran administradas por una gestión autoritaria evidencian retraso. En un régimen autoritario, sea personalista, sea institucionalizado, quienes se encuentran cerca del poder, y en alguna medida se benefician de él, pueden pasar por alto los ordenamientos legales, y por tanto abusar del poder. Quien está en la cúspide de la pirámide política, sea un monarca, dictador o presidente, responde solo ante sí mismo, y dispone por lo mismo de un amplio margen para ejercer el poder de manera arbitraria y poco responsable. No admite alguna excepción a su poder. Se habla de un régimen político totalitario. Es un régimen monopartidista, como pretende el actual gobierno de Bolivia, que no tolera ideas diferentes.

En los autoritarios hay una mentalidad generalizada que sirve para justificar y sostener el régimen. La sociedad se sitúa fuera de la actividad política, con el mínimo nivel de participación y es controlada desde arriba. En los totalitarismos, sin embargo, se produce una movilización constante de la población, gracias a la manipulación ideológica de las masas. El poder está en manos de un líder o grupo reducido; y si existe un partido único no está bien organizado y monopoliza el acceso al poder.

Por otra parte, el concepto de autoritarismo se aplica a tres contextos diferentes: la estructura de los sistemas políticos, las disposiciones psicológicas relacionadas con el poder y las ideologías políticas. Los regímenes autoritarios privilegian el mando, el poder, y menosprecian el consenso. Como disposición psicológica, la personalidad autoritaria se caracteriza por la íntima fusión de dos características aparentemente opuestas: la disposición a la obediencia y a la obsecuencia respecto de los que tienen poder, y la arrogancia y el desprecio respecto a los subordinados.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (765 Kb)      |       PDF (554 Kb)



Caricatura


Sociales

Salió el nueva edición de Fuentes

GONZALO MOLINA, NORKA LUNA, LUIS OPORTO Y DAMIR GALAZ.


Publicidad