Publicidad

    



[Rodrigo Burgoa]

El (in)cumplimiento chileno al Tratado de 1904


 

El pasado 12 de septiembre finalmente se conoció la fecha en la que la Corte Internacional de Justicia dará lectura al fallo sobre la obligación de Chile de negociar una salida soberana para Bolivia al océano Pacífico. El anuncio llevó a que distintas autoridades de ambos países manifestaran su opinión al respecto. En ese sentido, a un día del aniversario de la creación de su país, 18 de septiembre, el presidente chileno Sebastián Piñera afirmó a través de su cuenta de Twitter que Chile cumplirá y hará cumplir el Tratado de 1904. Más allá de que dicho acuerdo no tiene relación alguna con la demanda marítima presentada en La Haya -como la misma Corte lo estableció en su fallo sobre la excepción preliminar- su aseveración es muy importante; muestra la predisposición de su gobierno a finalmente dar cumplimiento al Tratado de 1904 en todos los artículos.

Se debe recordar que dicho acuerdo fue firmado veinticinco años después de iniciada la Guerra del Pacífico y luego de veinte años de rubricar un pacto de tregua entre ambos países. La aceptación del tratado se dio bajo presión económica, producto del Pacto de Tregua de 1884, que ahogaba al país y una serie de amenazas chilenas que comenzó con la conocidísima nota de Abraham Köning, Ministro Plenipotenciario de Chile en Bolivia en el año 1900. Allende de las circunstancias en las que se dio el acuerdo, se debe prestar atención al contenido del mismo. Mediante el Tratado de 1904, Bolivia entregaba su Litoral sobre el océano Pacífico y, en compensación, Chile se comprometía, a favor de Bolivia, a construir un ferrocarril entre Arica y El Alto de La Paz (Artículo III), a desembolsar trescientas mil libras esterlinas (Artículo IV), a cancelar unos créditos reconocidos por Bolivia en años anteriores (Artículo V), a otorgar el más amplio y libre tránsito por su territorio y puertos (Artículo VI) y a permitir la instalación de agencias aduaneras en los puertos chilenos que Bolivia disponga, inicialmente Arica y Antofagasta (Artículo VII). Como se puede apreciar, a través del Tratado de 1904, Chile asumió cinco compromisos con Bolivia. De ellos, al menos tres han sido incumplidos.

Respecto al ferrocarril Arica-La Paz, en el año 2005 dejó de ser operado en la parte chilena, así se asevera en el ‘Libro de los 100 años’ elaborado por la empresa de ese país ‘Ferrocarril de Arica a La Paz S.A’. Dicha paralización unilateral, que duró alrededor de una década, vulneraba lo estipulado en el Tratado de 1904 y la Convención sobre la explotación y funcionamiento del ferrocarril Arica-La Paz de 1905. En el último documento se establecía con claridad que el ferrocarril debía funcionar a perpetuidad (Art. 12). Aunque en la actualidad la vía ha sido rehabilitada, aún no es utilizada para el intercambio comercial.

En cuanto al libre tránsito, además del Tratado de 1904, se cuenta con cuatro acuerdos complementarios que lo reglamentan (Convención de tráfico comercial de 1912, Convención sobre el tránsito de 1937, Declaración de Arica de 1953 y Acta de Viña del Mar de 1996). Pese a ello, el Artículo VI es incumplido constantemente por Chile. De acuerdo con un estudio financiado por la Asociación Latinoamericana de Integración en el año 2017, Bolivia es víctima de los constantes paros en puertos chilenos. Considerando que Chile es el país que registra más días de huelgas en América Latina y El Caribe, el 46 por ciento del total entre 2010 y 2014, los costos para la economía boliviana son bastante altos. Siguiendo al informe mencionado anteriormente, los costos de las huelgas sólo en el puerto de Arica representan para Bolivia entre 6.9 y 8.6 por ciento del valor de su comercio exterior operado por dicho puerto. Es importante aclarar que el mencionado perjuicio es diferente respecto al causado por el enclaustramiento geográfico.

Por si ello fuera poco, el incumplimiento al libre tránsito también se da por otras vías. A principios de la presente centuria, Chile privatizó sus puertos, entre ellos, los de Arica y Antofagasta. Con esa medida, transfirió el compromiso de libre tránsito y de las agencias aduaneras bolivianas a empresas privadas. De ese modo, vulnera flagrantemente el Tratado de 1904. La privatización conllevó a un incremento de tarifas portuarias y otros costos. Además, se dieron medidas adicionales, como la inspección de mercadería y cobros indebidos que, de acuerdo con los Artículos VI y VII, no deberían darse.

Como se puede notar, los incumplimientos chilenos al Tratado de 1904 son constantes y se dan desde hace mucho tiempo. Por ese motivo, lo expresado por el Presidente chileno en su cuenta de Twitter cobra mayor importancia. Muestra su compromiso de, por fin, cumplir y hacer cumplir (seguramente a su propio gobierno, porque los bolivianos cumplen el tratado desde hace 114 años) el acuerdo en su totalidad.

El autor es economista, catedrático y diplomático de carrera.

Twitter: rodrigo_burgoa

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (765 Kb)      |       PDF (316 Kb)



Caricatura


Sociales

Costa Rica celebra 197 años de su independencia

Los visministros Raúl Castro y Carmen Almendras, la encargada de Negocios de Costa Rica, Lilian Rodríguez, e Ile Ávalos, durante el brindis de honor.


Publicidad