Publicidad

    


Fases de la violencia intrafamiliar

Erick Jeant Millares Luna

 

El maltrato psicológico provoca baja autoestima, depresión, inestabilidad psicológica, desorientación e incluso puede conducir al suicidio. Se manifiesta a través de insultos, ridiculización en público o ante otros miembros de la familia, menosprecio e indiferencia frente a cualquier iniciativa de la víctima. Inclusive la amenaza, que es una forma de agresión psicológica, implica coerción, aunque no haya uso de fuerza física. La coacción psicológica es anuncio de violencia física y es muchas veces más agobiante.

Si un niño maltratado desarrolla una personalidad de maltratador, es más que probable que a su vez engendre hijos que también serán maltratados y de adultos maltratadores, por lo que el patrón de conducta agresiva se va repitiendo hasta que alguna circunstancia favorable rompa la cadena.

Una familia que sufre violencia es identificada cuando sus miembros interactúan rígidamente, no pudiendo adoptar su propia identidad, presentan debilitamiento de sus defensas físicas y psicológicas, lo que conduciría a un aumento en los problemas de salud, padecen de depresión y enfermedades psicosomáticas y, por último, disminución en el rendimiento laboral. Los niños muestran problemas de aprendizaje, trastornos de personalidad.

Los casos de violencia familiar y doméstica mantienen una curva ascendente en los últimos años, luego de la aprobación de la Ley 348, Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia. Cerca del 84% de los casos denunciados pasaron a la fase de judicialización de los responsables. Mientras que en el informe semestral sobre esta problemática social, la violencia intrafamiliar está entre los cuatro primeros delitos frecuentemente denunciados. Al respecto, en 2013 se atendió 4.570 casos, en 2014 hubo 8.265, en 2015 se recibió 11.526 denuncias, en 2016 hubo 9.288 casos, en 2017 se tuvo 7.992 y en la presente gestión se atendió 3.386 denuncias presentadas en instancias de investigación.

Es importante conocer el problema de violencia intrafamiliar para identificar cualquier conducta violenta que tiende a persistir y agravarse con el tiempo. El fenómeno de la violencia se caracteriza por desarrollarse en un ciclo, el cual con el pasar del tiempo aumenta en densidad. Este ciclo se clasifica en tres fases, intercalándose periodos de violencia con períodos de afectos y arrepentimientos.

Según estudios realizados, la primera fase de acumulación de tensión se caracteriza por el incremento de hostilidad y tensiones en la pareja y varía de intensidad y frecuencia. Aquí la víctima llega a tolerar dichos conflictos, lo que puede durar desde unas horas hasta meses.

En la segunda fase se producen descargas incontroladas de las tensiones acumuladas, las cuales pueden llegar a ser muy peligrosas. Éstas pueden ser desde un empujón hasta causar homicidio, vale decir incontrolable. Por último está la fase de luna de miel o de reconciliación, donde el agresor/a muestra una actitud amorosa y arrepentida, suele hacer promesas, como que nunca se volverá a repetir tales hechos o actos violentos, mostrándose cariñoso/a y considerado/a buscando una renegociación de los términos en la relación.

Entre las causas de violencia intrafamiliar se ha identificado la falta de control de impulsos, la carencia afectiva, la incapacidad para resolver problemas adecuadamente, además en algunas personas podrían aparecer variables de abuso de alcohol y drogas.

Por las consecuencias físicas y psicológicas para la familia, la violencia doméstica es un importante problema de salud, con intensa repercusión social, pero fundamentalmente con afectación a la mujer a nivel físico, por lesiones de todo tipo, traumatismos, heridas, quemaduras, relaciones sexuales forzadas, enfermedades de transmisión sexual, embarazos de riesgo, abortos, muerte.

Conocer esta espiral de violencia y hacer la denuncia a tiempo puede permitir proteger a la familia y salvar vidas.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (854 Kb)      |       PDF (350 Kb)



Caricatura


Sociales

Fuerza Aérea Argentina celebró su 106 aniversario

Un brindis por el nuevo aniversario.


Publicidad