Publicidad

    



[Armando Mariaca]

“América amenazada por opresión y muerte”


 

Conocer realidades que viven los pueblos es, desde siempre, misión permanente de la Iglesia Católica que ha prevenido continuamente sobre los peligros a que está expuesta la humanidad. Muchos de los hechos más dolorosos que ha soportado el ser humano han merecido la preocupación y angustia del episcopado de todos los países. Hace poco, se clausuró en la ciudad de Santa Cruz el 5to. Congreso Americano Misionero con asistencia de 90 obispos, cuatro cardenales, 450 sacerdotes y muchos delegados de países de América Latina.

La clausura dio la tónica de lo que fue el Congreso porque Mons. Gualberti expuso con claridad meridiana lo que siente la Iglesia: “América está amenazada de populismos caudillistas que mantienen a los pueblos en la opresión y la muerte”. Fueron palabras que reflejaron “la actualidad política que enfrenta América Latina”. Expresó “subir a la casa del padre significa saciar nuestra sed de verdad y de justicia para llevarla allá donde se pisotean los derechos”.

Las referencias son claras a lo que ocurre en Venezuela y Nicaragua donde se atropellan todos los derechos humanos, se somete a condiciones de hambre a la población, se apresa, lastima y hasta se da muerte a personas cuyo delito es buscar la vigencia de las leyes en democracia, el imperio de la justicia y el abandono de fuentes de poder de quienes ejercen funciones no solamente de dictadores sino de tiranos como es el caso de Maduro y Ortega.

La Iglesia, consciente de verdades que muchas veces se busca enterrar conjuntamente muertos que producen las dictaduras, siente que varios pueblos de América sufren por vivir bajo el peso de caudillos que han perdido hasta la noción de lo que significan los derechos de las personas, tiranos que solamente saben de sus ambiciones y que no reconocen lo que sus pueblos les piden porque más valen en ellos las ambiciones de lograr más poder y medios para mayor sometimiento a sus pueblos.

Y la referencia no solamente está hecha a gobiernos latinoamericanos sino que se ve claramente el caso del gobierno de los Estados Unidos cuyas políticas son contrarias a todo sentimiento humano como es el caso de conductas observadas en contra de inmigrantes que trabajan desde hace muchos años pero que exigen el derecho a la tenencia de sus padres, hijos y esposos, migrantes que han contribuido al progreso de ese país pero que la vocación discriminadora y racista del presidente Trump determina que “esa gente es mala y no merece vivir en suelo norteamericano”. Políticas que van contra los principios y derechos humanos siempre cumplidos por otros gobernantes pero que ahora hay el propósito de incumplir por razones racistas y discriminatorias.

Estados Unidos vive, por las políticas del señor Trump seguramente una de las peores etapas de su vida y lo raro es que el Congreso generalmente opuesto a posiciones extremas, no reacciona o, si lo hace es tibiamente; un Congreso en que hay republicanos y demócratas que condenan por una parte y por otra aprueban y aplauden las decisiones del presidente Trump que, está visto, arrasará con todo no obstante sus prédicas sobre democracia, libertad y justicia.

“Informar con amor y verdad, destacar la noticia positiva, la que construye y apoya a la sociedad y sirve como ejemplo. La sociedad está cargada de muchos males y los medios de comunicación deben buscar ser una forma de alivio para ésta porque el informar con la verdad es una forma de amar y servir” dijo el Padre General de los Jesuitas. Lo expresado por el superior jesuita es claro y terminante porque los periodistas reflejamos los sentimientos y pensamientos de la sociedad que son transmitidos a través de los medios de comunicación; pero, concretar debidamente esos conceptos será posible siempre que las libertades de expresión y prensa sean efectivas y no estén restringidas directamente o estén anquilosadas y sojuzgadas por temores y miedos a represalias, lo que ocurre en muchos países dominados por quienes se sienten dueños no solamente del país que gobiernan sino también de todos los valores que contiene una nación.

Es importante que haya conclusiones precisas del Congreso Misionero porque son los obispos y sacerdotes los que deben apoyar siempre las libertades de los pueblos y expresen la verdad y señalen a los gobernantes los caminos que deben seguir; son ellos, con ejemplo desde los mismos sermones los que deben mostrar las angustias y preocupaciones de la Iglesia y contribuir a que desaparezcan las razones para evitar que América esté amenazada por la muerte y la opresión, dos extremos que casi siempre tienen sus inicios, como víctimas a periodistas y medios de comunicación que sólo saben servir, informar y opinar con la verdad y sujetos a principios de responsabilidad. Son los religiosos los que deben abrir sus corazones y defender la justicia, la democracia, la verdad y los valores que hacen la vida de los pueblos que esperan permanentemente acciones constructivas de quienes poseen poder político, económico o de cualquier naturaleza con la finalidad de que todo ello contribuya al bien común.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (748 Kb)      |       PDF (467 Kb)



Caricatura


Sociales

Bienvenida a escritoras chilenas

El embajador de México, Héctor Valezzi; Magda Sepulveda, Monserrat Pérez, el cónsul general de Chile, Manuel Hinojosa y Carla Guelfenbein.


Publicidad