Publicidad

    



[Floren Sanabria]

Bolivia en la congeladora


 

En vísperas de elecciones en 2006, el embajador norteamericano Manuel Rocha había expresado “no voten por Evo Morales, si lo hacen no tendrán la ayuda de mi gobierno”. Esa desafortunada expresión fue tomada muy en cuenta por Morales para su resentimiento, y puso en práctica su desquite. Bolivia y EEUU suspendieron relaciones diplomáticas a nivel de embajadores el 11 de septiembre de 2008 y el 9 de junio de 2013 el ex presidente de EEUU Barack Obama colocó en “la congeladora” sus relaciones con Bolivia.

¿Se levantará el deshielo? Morales en septiembre de 2008 expulsó a Philip Goldberg, embajador estadounidense, por supuestamente haberse entrometido en asuntos internos. En este año, también fueron expulsados del país los agentes de la DEA, por solicitud de cocaleros del Chapare que gozan de amplias garantías e influencia en el Gobierno por su poder económico y político. La presencia de este personal de vigilancia era considerado un impedimento para la actividad cocalera. El país del norte colaboraba a través de la Oficina Antinarcóticos (NAS), pero ya no quiso intervenir en la quema de grandes cantidades de coca excedentaria.

En 2009 fue desalojada del Chapare la Agencia Internacional de Cooperación de EEUU (USAID), que cooperaba y financiaba programas de desarrollo alternativo y el 10 de mayo de 2013 se anunció la expulsión de esta entidad. EEUU lamentó esta decisión del presidente boliviano y el 2 de octubre de 2013 fue sacada USAID definitivamente de Bolivia. El 27 de mayo de 2013, EEUU instruyó que la NAS, que operó durante 40 años, cerrara sus puertas en Bolivia y así se clausuraba una etapa de ayuda en la lucha contra el narcotráfico, actividad ilegal que se agigantó.

El 18 de noviembre de 2017, el Encargado de Negocios de EEUU, Peter Brennan, fue sindicado de tener reuniones con políticos de la oposición y tuvo que abandonar el país.

La política de Evo Morales se caracterizó en más de 12 años por anunciar que de ninguna manera aceptaría la incorporación del país al Tratado de Libre Comercio (TLC) con EEUU, aunque los exportadores expresaron que se debería recuperar los beneficios que tenían con la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga (ATPDEA), ya que Bolivia la perdió en 2009 luego de una decisión del gobierno del norte, por no haber Bolivia reducido la coca excedentaria que va al narcotráfico.

Se advierte que el Presidente en toda reunión con movimientos sociales, organizaciones campesinas, en asambleas, foros internacionales, cumbres, conferencias y otros, sin consideración se refiere con improperios, despectivamente, a las relaciones diplomáticas con EEUU, aunque por otro lado existiría el propósito de reencaminar relaciones, según el ex canciller Choquehuanca.

Sin embargo, en sus encendidas arengas advierte su temor al gobierno de Donald Trump y apunta a que las FFAA tengan formación ideológica, para que sean respetadas por su inteligencia, adoptando un perfil nacionalista, antiimperialista, anticapitalista, anticolonialista y sean temidas por el imperio. Por su odio, el 19 de agosto de 2016 creó en Santa Cruz la Escuela Militar Antiimperialista, ¿para enfrentar a quién, al imperio? El 6 de enero de 2014 manifestó: “no nos interesan las relaciones con EEUU” y amenazó con el cierre de la embajada. “No me temblará la mano”, dijo…

Sin duda en Morales existe un profundo odio político, un marcado antagonismo, una alergia crónica a la potencia del norte, que toma en cuenta las diatribas.

En síntesis diremos que el odio despierta rencillas, es un sentimiento malsano que anida en personas débiles de carácter, víctimas de complejos como envidia, culpa o inferioridad. El odio es una enfermedad, es la aversión generalmente injustificada que se agudiza hasta extremos inconcebibles, aunque también es cierto, quien odia sufre más que la víctima de ese sentimiento incontrolable…

Ref: “El odio político en Bolivia”, libro de Floren Sanabria G.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (768 Kb)      |       PDF (422 Kb)



Caricatura


Sociales

Cónsul de Belarús ofreció un cóctel

Nataly Bumuller, cónsul honoraria de la República de Belarús.


Publicidad