Publicidad

    


Desastres naturales por falta de previsión y planeamiento

Einar Ayala Winkelmann

 

Hacemos referencia a las enormes pérdidas materiales y vidas humanas ocasionadas por eventos o fenómenos naturales, como terremotos, inundaciones, tsunamis, deslizamientos de tierra, y otros.

De acuerdo con la United Nations Office for Disaster Risk Reduction (UNISDR), los desastres no son naturales, sino el resultado de las omisiones y la falta de prevención y planificación ante los fenómenos de la naturaleza. Desde esta perspectiva, los desastres no suelen ser naturales, pues mientras que los fenómenos son naturales, los desastres se presentan por la acción del hombre en su entorno.

Los fenómenos naturales, como lluvia, terremotos, huracanes o el viento, se convierten en desastres cuando superan un límite de normalidad, medido generalmente a través de un parámetro. Éste varía, dependiendo del tipo de fenómeno, pudiendo ser el de Magnitud de Momento Sísmico (Mw), la escala de Richter, la escala Saffir-Simpson para huracanes, etc. Los efectos de un desastre pueden amplificarse debido a una mala planificación de los asentamientos humanos, falta de medidas de seguridad, de planes de emergencia y sistemas de alerta…

Por otra parte, algunos desastres son causados únicamente por las actividades humanas. Algunos de éstos son: la contaminación del medio ambiente, la explotación irracional de los recursos naturales renovables, como los bosques y el suelo, y no renovables, como los minerales; también la construcción de viviendas y edificaciones en zonas de alto riesgo.

La actividad humana en áreas con alta probabilidad de desastres se la conoce como de alto riesgo. Zonas de alto riesgo, sin instrumentación ni medidas apropiadas para responder al desastre o reducir sus efectos negativos, son conocidas como zonas de alta vulnerabilidad. Ante la falta de capacidad institucional para reducir el riesgo colectivo de desastres, éstos pueden desencadenar otros eventos que reducirán la posibilidad de sobrevivencia, debido a carencias en la planificación y en las medidas de seguridad.

Podemos percibir, con cierta impotencia, cómo se va destruyendo y van desapareciendo unidades educativas, hospitales, viviendas, puentes, plataformas, lo que directamente deja aisladas a poblaciones enteras, que, lógicamente, quedarán en un corto tiempo sin insumos de alimentos y medicamentos, lo que por lógica incrementará la tragedia de nuestros hermanos.

Por todo esto, las autoridades deben realizar una verdadera planificación anticipada, para poder frenar o, en su caso, prevenir estos desastres que tienen en vilo a nuestra ciudadanía, los mismos que causan dolor y luto, presentándose año tras año, sin que se vislumbre una verdadera solución, de índole estructural.

Cuando ocurren estas catástrofes, solamente percibimos corazones solidarios, corazones de oro, tratando de paliar los desastres ocasionados, especialmente por las crecidas de ríos. Tales hechos ocurren, reiteramos, por falta de verdaderas políticas de Estado. Debemos reflexionar al respecto y encontrar soluciones verdaderas, por el bien de nuestra ciudadanía boliviana.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (826 Kb)      |       PDF (480 Kb)



Caricatura


Sociales

Nombran línea emblemática de la Reivindicación Marítima

Yamil Borda, comandante en Jefe de las FF.AA.; Milton Claros, ministro de Obras Públicas; César Dockweiler, gerente general de Mi Teleférico, y el canciller Fernando Huanacuni.

"La educación superior en Japón"

Tatsushi Ryosenan, Chizuru Ushida, Mónica Flores y Alejandra Martínez.


Publicidad