Publicidad

    



[Luis Antezana]

Un gobierno provisional como salida a la crisis


 

La situación política del país, como efecto de una política errática, ha derivado en un estado convulsivo y hasta revolucionario, que se ha traducido de hecho en un divorcio total entre las masas populares y el gobierno. Ese movimiento no solo se ha limitado a acciones callejeras aisladas de grupos, sindicatos o estudiantes, sino que alcanza a poblaciones enteras que se pronuncian a lo largo y ancho del país y, en particular, en las grandes capitales de Departamento. Participan los altos sectores empresariales, los obreros, la clase media, gremiales, trabajadores en general, estudiantes, por citar solo a los más importantes. Se han sumado a ese movimiento la Iglesia, centros culturales, organizaciones femeninas y otras menores.

Este movimiento social que se fue preparando por mucho tiempo, en reacción a medidas antipopulares y antidemocráticas, ha culminado en un divorcio total con el gobierno, que fue profundizando la situación y agravando su propio estado político, llevando al país a la necesidad de establecer un nuevo orden de cosas.

En vista de que la situación ha llegado a ese nivel y las masas populares han adquirido conciencia de lo que está ocurriendo en el país y se han planteado la necesidad de derribar al viejo gobierno y encauzar a uno nuevo en la línea histórica correspondiente a su realidad. Pero no es suficiente pensar en cambiar el gobierno, sino que necesariamente se debe pensar en qué gobierno sustituirá al antiguo, por lo que es preciso señalar el curso más posible de la marcha de la crisis y la necesidad ineludible del surgimiento, en cierto momento determinado, de un gobierno provisional.

Se plantea, en consecuencia, un nuevo aspecto o sea la necesidad de señalar el significado de un gobierno provisional que no podrá ser individual sino que deberá traducirse en una Junta de Gobierno con los objetivos de alcanzar la libertad política más amplia y completa o sea la sustitución de un gobierno autocrático por una nación democrática. Este gobierno provisional, en primer lugar deberá tener como objetivo fundamental garantizar y convocar a una Asamblea Constituyente elegida en la más absoluta libertad y de acuerdo con los principios del voto universal, secreto, directo e igual, vale decir una Constituyente democrática de todo el pueblo no amañada ni monitoreada desde el extranjero y que sea expresión auténtica de la voluntad popular, capaz de garantizar los intereses del pueblo levantado contra el régimen autocrático.

Es más, esta Asamblea Constituyente, en vista de la realidad actual del país, será democrática y quien desee ir a algún régimen socialista o cosa parecida por otro camino estará sacando conclusiones reaccionarias, utópicas y absurdas, tanto en el sentido económico como político.

Al señalarse como tarea inmediata el gobierno provisional democrático, deberá poner de lado cualquier proyecto populista-socialista, ya que ni hablar se puede de una revolución socialista o cosa parecida, pues el nivel de desarrollo económico y de la conciencia de las masas en Bolivia, e inclusive la inexistencia de una clase obrera, imposibilitan hacer referencia a la liberación de la clase obrera o siquiera hablar de un “socialismo del Siglo XXI y lindezas parecidas.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (763 Kb)      |       PDF (427 Kb)



Caricatura


Sociales

Relevo en la Agregaduría del Ejército del Brasil

Fabio y Adriane Backes, Joelma, Jarbas, Larissa, Matheus y Miguel Gomes.


Publicidad