Publicidad

    



[José Alberto Diez de Medina]

Gobierno de Mariano Baptista y los inicios de la Revolución Federal


 

En 1892, después de las elecciones asumió la Presidencia de la República el doctor Mariano Baptista, quien pertenecía al círculo oficialista, liderado por el doctor Aniceto Arce. No era, pues, dudosa su ascensión al poder.

El doctor Baptista, abogado, y sobre todo gran orador, confundía a los políticos y a las masas con su oratoria, obteniendo casi siempre la razón con sus proclamas y alegatos. Muy legalista, fue considerado el político más probo, y con una inteligencia superior.

Nació en una hacienda Colchani, en Cochabamba, un 16 de julio de 1832, apoyando desde su curul a José María Linares, Tomás Frías y Adolfo Ballivián, fue Ministro de Estado en los gobiernos de Gregorio Pacheco y Aniceto Arce.

En su gobierno siguió la línea del presidente constructor Aniceto Arce, cosa difícil, sin embargo firmó un acuerdo con Chile el 18 de mayo de 1895, cediendo los territorios conquistados, a cambio de la entrega de Tacna y Arica. Pero nunca se regularizó el tratado, llegando hasta 1904.

Igualmente, se firmó tratados de límites con la Argentina, Paraguay, Brasil y Perú. Se estableció el servicio militar obligatorio, excluyendo de ello a los indígenas.

Se desarrolló trabajos de exploración en el oriente, en los ríos Madidi, Madre de Dios y Acre.

Un hecho lamentable, en su gobierno, fue el asesinato del ex presidente Hilarión Daza, quien retornó al país para dar explicaciones sobre su conducta en la conducción de la guerra después de quince años de silencio. Esto incomodó a ciertos políticos, cuyas acciones no fueron del todo claras en la contienda.

El 24 de febrero de 1894 desembarcó en Antofagasta el Gral. Hilarión Daza, ingresando al país por la localidad de Uyuni. Desembarcando en la estación de Uyuni, recibió una acogida por demás alevosa y hostil de la población, desde la estación de ferrocarril, donde se le otorgó en calidad de garantía un piquete de soldados y como custodios dos de esos sujetos. Uno de ellos abrió fuego, dándole un disparo fatal por la espalda. El asesinato fue atribuido a esferas oficialistas del gobierno, se hizo alarde de investigación, pero el asesinato nunca fue esclarecido.

En el año 1896 se llamó a elecciones, saliendo electos los ciudadanos Severo Fernández Alonso y Luis Paz, apoyados por el gobierno contra los partidos liberales. Fernández Alonso asumió la presidencia, prestigioso hombre de leyes, era estimado por la ciudadanía, y querido por el pueblo, debido a sus meritorias participaciones en pro del país.

El 30 de octubre de 1898, la representación chuquisaqueña presentó un proyecto de ley en el Congreso, llamado: “Radicatoria de la capital en Sucre”. La sorpresa y estupor en la ciudad de La Paz no se dejó esperar, se organizó mítines, reuniones, protestas, planteando la forma de gobierno federal. Sin embargo en Sucre fue aprobada la Radicatoria de la capital en Sucre.

Las autoridades del Gobierno de La Paz como reacción ante la citada aprobación se reunieron, dando su apoyo pleno a la Federación; y el 12 de diciembre se formó una junta de gobierno federal, integrada por el prefecto del departamento, Serapio Reyes Ortiz, el Gral. José Manuel Pando y Fernando Guachalla.

Sociedad Bolivariana de Bolivia, fundada en 1926.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (803 Kb)      |       PDF (338 Kb)



Caricatura


Sociales

ALMUERZO- CONFERENCIA

Gonzalo Artieda, Juan Carlos Calderón, el embajador británico James Thornton, y Ramiro Cabezas.


Publicidad