Publicidad

    

Por lo que he vivido

Bertrand Russell (1872 - 1970)


Tres pasiones simples, pero abrumadoramente fuertes, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas pasiones, como grandes vientos, me han arrastrado de un sitio a otro, en un áspero curso, sobre un profundo océano de angustia, alcanzando el límite preciso de la desesperanza.

He buscado el amor, primero porque brinda éx-tasis –un éxtasis tan grande que a menudo he sacrificado todo el resto de mi vida por esas pocas horas de alegría. Lo he buscado además, porque libera de la soledad– esa terrible soledad en la que la conciencia temblorosa mira por sobre el borde del mundo al frío e insondable abismo de la muerte. Lo he buscado finalmente porque, en la unión del amor he visto, en una miniatura mística, la visión prefigurada del cielo que los santos y los poetas han imaginado. Esto es lo que he buscado, y aunque parezca demasiado bueno para la vida humana, esto es lo que –finalmente– he encontrado.

Con igual pasión busqué el conocimiento. He deseado entender el corazón de los hombres. He tratado de aprehender el poder pitagórico por el que el número se gobierna sobre el cambio. Algo de esto he logrado, pero no mucho.

El amor y el conocimiento, en la medida en que fueron posibles, me llevaron hacia los cielos. Pero siempre la compasión me devolvió a la tierra. Los ecos del dolor reverberaban en mi corazón. Niños hambrientos, víctimas, torturados por sus opresores, ancianos en el abandono, odiada carga para sus hijos, y el entero mundo de soledad, pobreza y sufrimiento convertían en una burla lo que debía ser la vida humana. Deseo fervientemente aliviar el mal pero no lo puedo hacer y yo también sufro.

Esta ha sido mi vida. Encontré que valía la pena vivirla y la viviría otra vez si me diera la oportunidad.

Palabras con las que el filósofo inglés y matemático inglés, uno de los fundadores de la lógica simbólica, inicia su autobiografía, 1951. Premio Nóbel, 1959.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (557 Kb)


Publicidad

Sociales

III COPA KENDO "EMBAJADORA DE JAPÓN"

Los participantes del campeonato junto a la embajadora Kyoko Koga.

FESTIVAL JAPONÉS

Haruka Ryosenan, la embajadora del Japón, Kyoko Koga, el chef Yuki Yamaoka, Tatsushi Ryosenan y Kenji Mofegi.

TÉ BENÉFICO

Integrantes de la Asociación de Esposas de Agregados y de Denfensa de las asociaciones militares (Marina, Ejército y Aeronáutica) de Bolivia.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:8.05 Bs.
1 UFV:2.22024 Bs.

Impunidad
Publicidad