Publicidad

    

Caballos electorales

Benigno Carrasco


El Cristo de la Concordia, en Cochabamba, visto desde la laguna Alalay.

Nació vigoroso y compacto el partido republicano y como un alud, parecía desplomarse sobre el gobierno liberal.

En diciembre de 1914, la unión republicana cuya denominación primitiva fue esa, debió por vez primera hacer su ingreso al campo plebiscitario y concurrió con todos sus arreos y bagajes a las elecciones municipales de ese año. En Cochabamba, la elección se caracterizó por la excesiva violencia y la presión oficial, debido a las cuales sufrió su primera derrota electoral.

Un piquete montado de la policía, dispersó en la plaza 14 de Septiembre –que era recinto destinado al sufragio– a los ciudadanos republicanos a cuya cabeza se encontraba su jefe el Dr. Daniel Salamanca severamente enfundado en su abrigo negro contemplando con su mirada ascética el choque entre liberales y sus partidarios.

El tribuno después del ultraje que sufrieron sus adherentes, dirigió un telegrama de protesta al entonces ministro de gobierno Dr. Juan María Zalles en el que le daba a conocer el atentado cometido y le manifestaba con salada ironía, que los caballos de la policía, dispersaron a los electores de su partido y que él también casi había sido atropellado por esos caballos que a los republicanos les parecían una especie de centauros, monstruos fabulosos, mitad hombres y mitad caballos, cuyo piafar causó terror a los ciudadanos opositores agrupados en la bella y seductora plaza cochabambina en cuya parte central, se levanta la columna que inmortaliza los nombres de los héroes de la guerra de la independencia, y en la parte superior, aparece el cóndor de los Andes que simboliza la altivez y la rebeldía de los hijos de esa tierra donde la libertad es una diosa por quien prefieren sacrificarse y morir antes que verla abatida.

El ministro Dr. Zalles, el jovial político de la constante sonrisa coquetona, ofreció averiguar y castigar a los autores de aquel atropello que desmedró el derecho al sufragio. Comentando con sus amigos el sarcástico telegrama del Dr. Salamanca, decía el Dr. Zalles: si la denuncia es evidente, tendré que sancionar a los caballos atropelladores, a los caballos electorales de la policía, que fueron sin duda amaestrados especialmente para concurrir a estos eventos electorales.

De: Hechos e imágenes de nuestra historia.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (557 Kb)


Publicidad

Sociales

III COPA KENDO "EMBAJADORA DE JAPÓN"

Los participantes del campeonato junto a la embajadora Kyoko Koga.

FESTIVAL JAPONÉS

Haruka Ryosenan, la embajadora del Japón, Kyoko Koga, el chef Yuki Yamaoka, Tatsushi Ryosenan y Kenji Mofegi.

TÉ BENÉFICO

Integrantes de la Asociación de Esposas de Agregados y de Denfensa de las asociaciones militares (Marina, Ejército y Aeronáutica) de Bolivia.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:8.05 Bs.
1 UFV:2.22024 Bs.

Impunidad
Publicidad