[Luis Antezana]

El capitalismo hinca sus leyes en el Tipnis


 

El sistema capitalista ha hincado sus leyes económicas en el corazón de la población indígena que vive en el territorio del Tipnis, en contraposición a los discursos presidenciales que sostienen que ese sistema es perverso y se debe erradicar en el planeta. Nunca se hubiese imaginado siquiera que en esa región aislada y conflictiva funcione el capitalismo y se extienda rápidamente como aceite sobre el agua sin que nada pueda detenerlo.

En efecto, un reportaje descubrió, en visita periodística, que en el Tipnis ya apareció y se ha asentado entre el sistema de producción y propiedad capitalista con todas sus características. Se encontró allí a ocupantes de tierras que utilizan el trabajo de campesinos pobres con base en el pago del trabajo en dinero, en cultivo de coca y otros vegetales, o sea bajo el sistema de producción capitalista asalariado que, por un lado, genera una burguesía indígena y, por otro, un proletariado rural. A la vez, los campesinos ricos (colonos) que explotan a los pobres aumentan en cantidad y, a la par, otros se empobrecen, pasan a formar un proletariado indígena.

En ese proceso capitalista, algunos indígenas con tierra, bien establecidos y con varios “catos”, cultivan principalmente coca para labores agrícolas, pero, en especial, la cosecha se realiza con indígenas pobres sin tierra, recién llegados. Los indígenas ricos contratan a los pobres para cosechar la hoja y les pagan dos bolivianos por libra de coca cosechada, lo que les permite ganar, trabajando de sol a sol, hasta 100 bolivianos diarios, con lo que compran alimentos o artículos baratos. No ahorran. Por día cosechan hasta 130 libras. Algunas veces los cosechadores son pagados en especie (comida, ropa, medicinas, etc.). Trabajan en la cosecha mujeres y niños, a quienes se paga menos y mientras trabajan consumen coca para poder trabajar hasta 10 a 15 horas al día, baja un sol abrasador.

Otros campesinos asalariados realizan labores (depredación) como chaqueo, preparación de terreno, etc. siempre con salario mínimo. No se conoce ningún beneficio social, pago de horas extras, vacaciones, consulta médica, otorgación de medicinas, etc.

En síntesis, en cuanto a trabajo se refiere, los campesinos obreros son objeto de extrema explotación. Propiamente, son explotados por un capitalismo salvaje, comparable solo cuando apareció este sistema hace 500 años. El capitalismo cocalero también se nutre con la venta de coca a los “rescatistas”.

Los pequeños propietarios de tierra en el Tipnis (igual que en yungas de La Paz, Chapare, etc.) son llamados “colonos”, pero en una definición correcta son conocidos como “burguesía cocalera” definición que ganó en el Chapare, clase que también pudo llegar al gobierno y establecer un régimen cocalero.

Campesinos pequeño-propietarios como los del Tipnis se encuentran en zonas de La Paz, Santa Cruz, Chapare, etc. Constituyen una burguesía rica que somete a otros indígenas a terrible explotación sin la menor consideración, fenómeno típico en países donde el sistema capitalista llegó con retraso y que surge inevitablemente sobre los restos insepultos del feudalismo. Ese proceso es inevitable y se desarrolla día a día en el Tipnis, dando al traste con cualquier idea socialista de la ancestral utopía populista. Sin embargo, ese proceso no es tan rápido como se pudiera creer, pues está frenado por usos y costumbres preincaicos y formas de trabajo y propiedad de carácter comunitario, esclavista y feudal que no han sido abolidos y se los conserva mediante la legislación agraria e inclusive por la Constitución vigentes y la oposición oficial.

En síntesis, en el Tipnis el sistema de producción capitalista originaria, como en todo el país, ha adquirido carta de ciudadanía y progresa con firmeza, mientras, por otro lado, fuerzas reaccionarias lo combaten no solo a nivel local sino mundial a título de “Socialismo del Siglo XXI” que, como se ve en el Tipnis, no tiene la menor traza de socialismo (1).

(1) Ver Reportaje de Beatriz Laura en un matutino local, 20 de agosto.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (840 Kb)      |       PDF (443 Kb)



Caricatura


Sociales

TALLER SOBRE TECNOLOGÍA Y COOPERCIÓN ESPACIAL

El embajador de la Comisión de la Unión Europea, León de la Torre, da la bienvenida a los participantes, junto a la ministra de Planificación, Mariana Prado.

ALALAY Y LAS COLINAS DE ACHUMANI UNIDOS POR LOS NIÑOS

Ramiro Muñoz, socio del Condominio Las Colinas de Achumani.