[Rodolfo Becerra]

El ciclo de las sinfonías de Beethoven


 

Del 15 de marzo al 18 de mayo, la ciudad de La Paz ha vivido una explosión musical, con un programa primicial que no se dio antes. Los amantes de la música clásica fuimos sorprendidos con el anuncio de las 9 sinfonías de ese coloso que es Ludwing van Beethoven a cargo de nuestra Orquesta Sinfónica Nacional. Parecía un desafío inusual que colmaba nuestras posibilidades. Pero se comprobó que somos capaces de acometer los retos más difíciles, pero sobre todo que podemos hacerlo con refinada calidad.

La orquesta en todas sus secciones, arcos, vientos y percusión; un Coro vibrante de precisión y armonía, la dirección impecable de Weimar Arancibia que dirigió los conciertos de memoria, como observó mi hijo llegado del extranjero, y las voces maravillosas de los cuatro solistas, todos deslumbraron al auditorio, repleto en todas las funciones.

Las sinfonías Nos. 1 al 8 que precedieron a la 9ª Coral, se desarrollaron admirablemente, destacándose la 3ª, 6ª y la 7ª que tienen matices y cadencias vibrantes, particularmente la 6ª Pastoral que denota su inspiración más cercana a la naturaleza, fueron aplaudidas con entusiasmo por el auditorio pleno.

Pero llegó la fecha de la novena sinfonía que todos esperaban, provocando una avalancha de entusiasmo, quedando mucha gente sin acceder al teatro, no obstante que se habilitó el día 16 para un concierto extra al conocerse que muchas personas se quedaban maginadas de los conciertos del 17 y 18 de mayo, el gran concierto que todos ansiaban.

Pude conseguir entrada para la función inicial del 16. Desde las primeras notas me sentí conmovido y siguieron los acordes del allegro, el molto vivace y adagio, para culminar en el IV movimiento Finale, que es la expresión más sublime de las sinfonías de Beethoven. ¡Magistral y solemne, elevándonos a estratos celestes, los asistentes quedamos extasiados! La irrupción conmovedora del Coro despertó un delirio contenido del auditorio que absorto fue invadido de sentimientos de ternura y elevación espiritual entremezclados en enternecedora admiración. Las intervenciones estelares del barítono Marcelo Aguilar y el tenor José Luis Duarte alcanzaron contornos singulares, matizados por la soprano Diana Azero y la contralto japonesa Akiko Makiyama, que retornó sólo para regalarnos su voz en este concierto.

Todas estas tonalidades hicieron imperdible un concierto de tal sonoridad y relevancia, que con tanto merecimiento exalta a todos los melómanos del mundo y que con mucho acierto la sinfonía fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, siendo el último movimiento adoptado como himno oficial de la Unión Europea, Oda a la Alegría, que el músico de Bonn adoptó de la poesía de Friedrich von Schiller: ”Alegría, hermosa chispa divina, hija del Elíseo, ebrios de entusiasmo entramos ¡Oh Diosa! a tu Santuario”.

Todo acontecimiento siempre tiene sus anécdotas y para este ciclo de Beethoven no podía faltar alguna: La contralto Akiko Makiyama -ya conocida y muy apreciada entre nosotros- volvió después de haber retornado a su país hace poco tiempo; más por alguna feliz circunstancia la llamaron para actuar como solista en los conciertos de la 9ª sinfonía y esta vez acompañada de su madre, la Sra. Misuxu Makiyama, que cantó entre las contraltos del Coro que tan espléndidamente nos deleitó. Un caso singular de madre e hija que vinieron de tierra lejana para obsequiarnos con su magnífica intervención en la admirada sinfonía Coral de Beethoven.

La Orquesta Sinfónica Nacional regaló a La Paz un verdadero acontecimiento de música. Arte y cultura que el Gobierno debe democratizar, así como lo hace con el folklore, porque la música clásica, que es patrimonio universal, debe ser conocida y apreciada por todo el pueblo; pues irradia elevación espiritual, cuya fascinación la enaltece y le da vigor. Y estas maravillas deben proyectarse en escenarios magníficos como un Gran Teatro, que tanto lo propiciamos para que se construya en el terreno del anacrónico Panóptico Nacional, que debe trasladarse a otro sitio.

Las autoridades deberán sensibilizarse y escuchar el clamor de los que ansían que la belleza y armonía de la música alcance a todos.

bdlarltd@hotmail.com

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (781 Kb)      |       PDF (396 Kb)



Caricatura


Sociales

"LA POSVERDAD" DE MARCOS LOAYZA

Sol Mateo, Alejandro Laoyza, Rodrigo Grisi y Julián Loayza.