[Harold Olmos]

Registro

Dentro del laberinto


 

En agosto y septiembre de 2013, Donald Trump (vía twitters) advirtió al entonces presidente Barack Obama que sería una grave equivocación atacar a Siria sin autorización del Congreso y que si lo hacía “muchas cosas muy malas” habrían de ocurrir. Obama no atacó a pesar de que era evidente que armas químicas ya eran parte de la ecuación bélica de esa atormentada región.

En la noche del jueves, una lluvia de 59 cohetes, cada uno con capacidad para 500 kilos de explosivos, cayó sobre una base aeronaval siria instalada con apoyo ruso. El presidente Trump decidió actuar tras ver imágenes de decenas de civiles, niños en especial, afectados por ataques despiadados con gases venenosos que mataron a cerca de cien personas. De repente, el mandatario norteamericano ingresaba impetuoso a la arena movediza del Medio Oriente y sucumbían las relaciones con Rusia que, por todo lo que se ha leído, intentaba apuntalar desde hacía rato.

El suceso ha estremecido al mundo político y ha puesto a muchos a pensar sobre los factores que intervienen en la toma de decisiones en la nueva administración estadounidense. Muchos de los comentaristas se han preguntado si las tribulaciones que padecen miles de refugiados sirios, entre ellos muchos niños, horrorizan al primer mandatario en la misma escala en que lo horrorizaron los que sufrieron los ataques de principios de la semana pasada y que lo llevaron a anunciar de manera críptica y misteriosa que “algo” tendría que pasarle al presidente sirio Bashar Assad.

Con excepción de líderes de Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, nadie en el hemisferio ostenta simpatías por el dictador sirio, que a los 35 años heredó el poder de su padre, cuando éste murió en junio de 2000 después de casi tres décadas de mando. En rigor, la herencia debía haber recaído sobre el hermano mayor de Bashar, Basel, quien murió en un accidente automovilístico en 1994. Gran parte de su familia, inclusive su mujer Asma y su madre Anisa, están bajo sanciones de la Unión Europea y de Estados Unidos, donde sus bienes están bloqueados. En Estados Unidos, la administración anterior prohibió que ciudadanos norteamericanos realicen transacciones con Assad y su familia.

Assad tiene otros amigos poderosos en otras latitudes: Rusia e Irán, que esta semana se prodigaron en protegerlo en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas convocada para discutir la crisis que emergió del bombardeo.

La decisión de Trump cuenta con el respaldo de los aliados estadounidenses, en especial de los europeos, que sienten de cerca la presión de las oleadas de refugiados que escapan de la guerra en Siria y la persecución política. Las cancillerías occidentales ahora tratan de descifrar hasta qué punto el presidente Trump ha reorientado las prioridades de su país. Hasta asumir el mando, el objetivo primario era el Estado Islámico. Assad era secundario. Después de todo, era acunado por la Rusia de Putín, a quien el mandatario admiraba. Ahora el objetivo es el dictador sirio, pero con el ojo retrovisor puesto en el EI.

Un momento. ¿No es que Assad, con apoyo ruso, está en combate con los islámicos a los que combate Estados Unidos y cuya erradicación ha prometido Trump?

Bienvenidos al laberinto del Medio Oriente.

http://haroldolmos.wordpress.com

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (781 Kb)      |       PDF (474 Kb)



Caricatura


Sociales

CUMPLIMOS 113 AÑOS

José Luis Urdininea, María Angélica Kirigin y Jorge Romecín, miembros del Directorio de El Diario.