21 de febrero: ¡un choque imprevisible!

Juan Bautista del C. Pabón Montiel

 

Esta anécdota sucedió hace medio siglo en Cuba, en tanto manifestantes pro gubernamentales atacaban la embajada de un país, con el que el régimen fidelista mantenía relaciones tensas. “El Ministro del Interior le dijo al Embajador:

- ¿puedo enviarle milicias para que resguarden su embajada? El representante, contestó:

- ¡Lo que le pido es que no me envié más manifestantes!”.

Es lo que sucede, enviar gente adherente al gobierno para enfrentar a los otros ciudadanos que el 21 de febrero de 2016 votaron por el ¡No! Por mucho esfuerzo que se haga, la masa -“históricamente vacía, sin personalidad, amorfa y maleable”, según afirma el filósofo José Ortega y Gasset en su polémico libro “La Rebelión de las Masas”, publicado en 1927- se mueve al conjuro de las consignas de defender sus presuntas verdades, o simplemente deificar el moderno “Neo Stalinismo” de don Evo Morales (1). En esos afanes, a pesar de promesas para resguardar las vidas, el orden público, los desbordes de uno u otro bando son incontenibles.

Entonces, nuestro país se democratiza con sangre, con víctimas que la canalla envía o simplemente incrusta para que dispare el arma homicida en contra de uno que otro ciudadano comprometido, casual o curioso. Ese es el precio, señores, de estos encontrones que, con los mismos derechos, todos ejercemos para pedir respeto a nuestro voto en recta conciencia.

Estamos en las puertas de actos de confrontación, pero que se los podía detener, si los pro-gubernistas -con dinero y licores de por medio- no hubieren programado los mismos actos para el mismo día, aunque a horas distintas.

Pasada la tormenta -como de costumbre-, las investigaciones, los fiscales, las comisiones terminan en lo mismo: ¡el olvido! Los índices acusadores: “¡Fueron ellos¡”, “¡No! fueron los otros”, “¡La derecha, la oligarquía!”. Así, nos exculpamos, cual lavatorio del pretorio pilatuno. Una representación infantil, de los platos rotos o “travesuras” que cuestan vidas, enlutan el país. ¿Para qué? ¡Exactamente para lo mismo!, entrar en un juego de distracción, no por un nuevo referendo, sino para habilitar a don Evo Morales y dar legitimidad a su nueva reelección.

No hay duda, es un juego peligroso: sacralizar la reelección y estigmatizar el “no” de un febrero que es irreversible, por el respeto que merece el pueblo. Sumamente peligroso es el viraje que dan las fuerzas masistas: ¡desmitificar un triunfo del pueblo!

Referencias:

(1) “La Europa de Lenin” del escritor español Díaz Plaja: “En la Plaza Roja de Moscú: la peregrinación de los devotos del santo de la revolución. El culto a la personalidad del camarada Lenin: En el museo de y para el Jefe Bolchevique: el botón de la chaleco del camarada, el papelito en que escribió notas, antes de su muerte el nuevo dios de la revolución de octubre...”.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

     |