[Gabriel Astorga]

COMUNICABILIDADES

Soy el eslabón perdido…


 

A menudo me llegan por WhatsApp, Messenger o Facebook las denominadas “cadenitas”, esos textos cursis, absurdos y triviales que luego de una larga serie de palabras vacías te dicen: “comparte este mensaje con las personas que más quieras y recibirás esto o aquello”.

En algunos casos, las famosas cadenas de milagros o favores te advierten que si no las reenvías… te podrían ocurrir cosas malas. (¡Por favor!).

Yo no creo en estas “cursilerías” que juegan con la ingenuidad de las personas. Es más… ni siquiera las leo y nunca las reenvío, es decir “rompo la cadena”.

Sin embargo… sé que muchas personas las leen, les dan credibilidad y las reenvían (por si acaso) y entonces la “cadenita” se va extendiendo exponencialmente.

Estoy seguro de que a muchos de ustedes les llegó este tipo de mensajes que se vuelven virales en segundos.

La persona promedio que recibe una “cadenita” quizá ni la lee íntegra… pero decide compartirla (para que no le caiga una maldición). Deben ser muy pocos los ingenuos o las ingenuas que sí las leen (y completas).

El único efecto real de estas “famosas y virales cadenas” es que “logran hacer perder el tiempo del que las lee”.

Muchas personas creen que si comparten las “cadenitas” recibirán milagros o (caso contrario) les ocurrirán cosas malas si no las comparten. Es decir… se la creen, son engañados. Les aseguro que da lo mismo si ustedes las reenvían o si no lo hacen. No pasará nada, ni milagros ni maldiciones.

Por último… a las personas que alguna vez me enviaron estos mensajitos, debo decirles que soy “el eslabón perdido” de muchas cadenitas, no las leo, no las reenvío, las ignoro y rompo la cadena.

(*) Director de Xperticia, empresa de asesoramiento y capacitación en Comunicación.

(Sigue a Gabriel Astorga y Xperticia en Facebook)

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

Caricatura

Publicidad


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.27 Bs.
1 UFV:2.18442 Bs.

Impunidad