[Hernán Zeballos]

La historia continúa


 

Prosiguiendo esta versión del fascinante texto: Y tú ¿Por quién combates?, siguen las siguientes líneas.

El oficial paraguayo Sorano, que había sido el vencedor de Boquerón, pese a su gran preferencia por estar en un campo de batalla, fue llamado a isla Poi, donde estaba el comando de las tropas a cargo del teniente coronel Felix Estigarribia, quien logró fama por su victoria en la Guerra del Chaco.

Iniciada la entrevista, el coronel preguntó a Sorano: ¿usted estudió táctica y estrategia en Argentina, mi capitán? La respuesta fue afirmativa. Siguió la pregunta: ¿le gustaría volver allá?

La misión de Sorano en Buenos Aires revela la faceta poco conocida de la guerra entre los dos sudamericanos.

Estigarribia le informó: “nuestro Presidente ha recibido la oferta del presidente argentino justo para darnos apoyo no sólo con armas y vituallas, sino también en el diseño de nuestra estrategia. Usted sabe que Argentina se declaró país neutral en este conflicto y está claro que esta ayuda se deberá mantener bajo estricto secreto”.

Así Sorano formaría parte del Grupo de Tareas contraparte a una similar en Argentina, que sería encargada de investigar todas las acciones del gobierno boliviano, para definir la estrategia paraguaya en el campo de batalla. Toda la información se movería por valija diplomática. Así funcionan los entretelones de la política internacional entre amigos, contra los no amigos.

Con esta enseñanza histórica y que debe haberse repetido en muchos otros casos anteriores y posteriores, me pregunto: ¿Será que en nuestras demandas ante La Haya, sobre nuestro encierro y sobre el Silala, se estará cultivando los amigos necesarios para apoyar estas demandas, o tal vez por discursos intempestivos, estamos lanzando dardos negativos?

En la primera reunión en Buenos Aires, resultó evidente que los oficiales argentinos se mostraban con aire de superioridad frente a su contraparte paraguaya. Frente a un reclamo del comandante de éstos, el comandante argentino detalló: “la información de que dispongo me permite asegurar que nuestro gobierno facilitará, en la medida de sus posibilidades, municiones, armas y vituallas para que Paraguay logre su objetivo de sacar a los bolivianos del Chaco. En ese sentido, mi coronel, ustedes no deben preocuparse”.

Frente a esa respuesta, el oficial paraguayo Salas informó: “respecto a la estrategia, mi comandante Estigarribia considera que lo mejor es hacer que los regimientos bolivianos penetren lo más posible en el Chaco, a sabiendas de que no tienen la forma de abastecer a sus unidades de avanzada desde la retaguardia. A esto se añade que su tropa, la mayoría indios del altiplano, no está acostumbrada al clima chaqueño”.

Terminada la reunión, cada grupo volvió, los unos a sus oficinas, los paraguayos a su Embajada.

El Estado mayo argentino tenía asignados un general, dos coroneles, un mayor y un capitán al Grupo de Tareas. El responsable era el general Ramón Molina, Jefe del Estado Mayor del ejército argentino, y como jefe operativo se nombró al coronel Abraham Schweizer, experto en espionaje y estrategia militar. El Mayor Juan Domingo Perón era ayudante de campo del Ministro de Guerra argentino y su trabajo en el Grupo de Tareas sería planificar una posible intervención argentina si es que Bolivia empezaba a ganar la guerra.

Puede apreciarse que con semejante apoyo, la suerte estaba echada.

En contraste, la próxima semana traeré a esta columna lo que el libro nos enseña sobre cómo se planteó la ofensiva boliviana.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

     |