Entre cartas, poemas y cuentos

La sombra del burro


 

Se cuenta que Demóstenes, el famoso orador, estadista y abogado griego (384 – 322 a. de C.) estaba en el tribunal defendiendo la causa de un hombre pobre para salvarle la vida, acusado por un delito que no había cometido. Pero veía a los jueces distraídos y aburridos. Entonces interrumpió su defensa y les comentó:

–Señores jueces, quiero contarles una historia muy interesante; viene perfectamente al caso que se trata en este tribunal. Es ésta: un hombre alquiló un burro para viajar a Atenas. Durante el viaje, como el sol estaba muy fuerte, bajó del animal y descansó media hora bajo la sombra del jumento.

Terminado el viaje, devolvió el animal, pagó el alquiler convenido, y se fue. Pero el dueño del burro llegó a saber lo del sol y lo de la sombra; mandó llamar a aquel hombre y le dijo: “Tú me pagaste tan sólo el alquiler del burro; ahora debes pagarme aparte lo de la sombra”. El hombre alegó: “Yo te he pagado el alquiler del burro entero; por tanto, iba incluida también la sombra”. Y así se armó una discusión tan violenta que . . .

Llegado a este momento de la historia, los jueces estaban todos muy silenciosos y atentos. Demóstenes aprovechó la expectación para reanudar la defensa del pobre hombre, pero los jueces protestaron:

–Cuéntanos cómo terminó lo del burro y lo de la sombra.

Entonces, el célebre orador les replicó:

–Señores jueces, deben ustedes avergonzarse: cuando se trata de salvar a un hombre inocente, ustedes se me ponen distraídos, aburridos y sólo bostezan; cuando, en cambio, yo les hablo de la sombra de un burro, ponen toda su atención hasta a los más pequeños detalles. ¿Creen ustedes que es así como han de portarse los jueces?

El hombre que no se interesa por los pobres es un pobre hombre.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

Publicidad


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.37 Bs.
1 UFV:2.18137 Bs.

Impunidad