Nuevo teatro para La Paz

Guillermo Monje Lairana

 

Ya era hora para que la H.A.M. de La Paz tenga el propósito de construir un nuevo teatro. La idea no puede ser más estupenda ya que muchos años estamos viviendo a la saga de otros países que se dan el lujo de abrir telones para que actúen grandes compañías de drama, comedia, óperas, operetas, zarzuelas, ballet, revista, etc. o cantantes de alto nivel como era antes, cuando nuestro teatro Alberto Saavedra Pérez acogía a grandes compañías españolas, argentinas, mexicanas, cubanas y nacionales que interpretaban obras de actores clásicos extranjeros y que, al influjo de don Wenceslao Monrroy, presentaban también obras de grandes autores nacionales.

Al celebrar el cuarto centenario de La Paz surgió el sueño de contar con un teatro lírico. Fueron expropiadas casas en la confluencia de las calles Evaristo Valle, Murillo y Av. Santa Cruz para construir un gran Teatro Lírico. Esta vez La Paz sufrió la indiferencia del gobierno de entonces, disponiendo el dinero que había y que era suficiente para la obra, en atención de la infantil y estúpida guerra civil que hubo entre el PURS y el MNR.

Desgraciadamente todo se vino abajo, no precisamente por culpa de la televisión o el cine, sino por falta de apoyo municipal y porque políticos convirtieron ese escenario en pista para conjuntos folklóricos que si bien tienen derecho a mostrarse, pueden hacerlo en otro lugar que habría que crear con ese motivo. La cosa es que el buen teatro o el llamado “arte de Talía” dejó de tener cultores en La Paz.

Tanta fue la indiferencia municipal que La Paz perdió la oportunidad de construir un nuevo teatro con ayuda directa de España, como lo hizo Caracas al lograr el apoyo de aquel país por el solo hecho de que en esa ciudad se había presentado la celebrísima actriz española doña María Guerrero, pero como nuestra capital estaba manejada por iconoclastas no lograron ningún apoyo, pese a que también en nuestra ciudad se había presentado aquella famosa diva, así como otros españoles de gran valía, tales como Esteban Serrador, Pedro López Lagar, Jorge Mistral, Luis Sagi Vela, Pablo Hertog, José Ciprian y Ana María Campoy, que actuando sola, nos regaló Yerma de García Lorca, amén de Luis Sandrini y otros de gran talla.

Pues bien, ahora tenemos dos opciones. La primera una que como concejal de La Paz en los años 1992 y 1994 sugerí, expropiar los inmuebles de Valdivia y Enrique Peñaranda y otros propietarios abarcando el actual teatro y viejas casonas que están a punto de colapsar. Nadie me apoyó en ese intento porque lamentablemente sospecho que otros concejales fueron sobornados.

La otra opción es la que propone el alcalde Luis Revilla construyendo un teatro en Calacoto, afectando ciertos lugares sin uso. Lamentablemente este propósito no quieren algunos vecinos porque seguramente en esos espacios desean lucrar construyendo edificios. Felizmente hay todavía varios espacios en la zona sur y si es necesario tratándose de un objetivo cultural se puede expropiar algunos chalets.

Si llega apoyo al Alcalde se debe construir un teatro moderno con capacidad para 2.500 espectadores, escenario giratorio, parqueos elevados y subterráneos, hotel y modernas boleterías. Para algo así inclusive se puede emitir acciones públicas, aunque no faltará dinero al municipio que como nunca recibe mucho dinero de lo que dan los hidrocarburos y lo que La Paz recauda con sus propios ingresos y eliminando gastos superfluos y propaganda.

Tenemos que recordar que cuando teníamos un teatro activo bajo el impulso del prócer Wenceslao Monrroy, el país produjo actores bolivianos de primera categoría como Carlos Cervantes, Tito Landa, Lucho Espinoza, Carlos Pumarino y otros, además de Gilberto Valenzuela seguramente el mejor intérprete de Monserrat.

Construir un nuevo teatro de categoría será la mejor obra que pueda dar el municipio a La Paz ciudad maravilla, que haga brillar estrellas en las tablas.

El nuevo teatro será, obviamente, un centro productivo.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (802 Kb)      |       PDF (457 Kb)



Caricatura


Sociales

HUAWEI RENOVÓ SU COMPROMISO CON BOLÍVAR

Oliver Rivero, gerente Nacional de Joma.