Juana, la flor de los Andes

Clara Beatriz Terrazas Mendoza

 

Esta célebre heroína nació en la ciudad de La Plata el 12 de julio de 1781. Quedó huérfana siendo muy niña, yéndose luego a vivir al campo; allí conoció a su esposo, don Manuel Ascencio Padilla.

Un 25 de Mayo de 1809, la Revolución de Chuquisaca destituyó al Presidente de la Audiencia de Charcas, revolución a la que doña Juana, valerosa mujer y abnegada madre, se sumó junto a su esposo. Tras este efímero triunfo, las tropas realistas del Virreinato del Río de La Pata (principios de 1810) derrotaron a los revolucionarios. Poco tiempo después se produjo la Revolución de Mayo en la ciudad de Buenos Aires; doña Juana y su esposo no tardaron en incorporarse al Ejército Auxiliar del Norte para combatir a los realistas del Alto Perú. Desdichadamente, las fuerzas patriotas fueron derrotadas en la Batalla de Guaqui el 20 de junio de 1811, recuperando el Virrey José Manuel de Goyeneche el control del Alto Perú y confiscando de hecho las propiedades de los Padilla, más sus cosechas y sus ganados.

En 1812, los esposos Padilla se pusieron a órdenes del General Manuel Belgrano, Jefe del Ejército Auxiliar del Norte. Doña Juana organizó el “Batallón Leales” que participó en la Batalla de Ayohuma el 9 de noviembre de 1813, confrontación en la que los realistas nuevamente salieron victoriosos.

En marzo de 1814 Juana y Manuel vencieron a las fuerzas realistas. Gracias a su triunfo en la Batalla de El Villar fue nombrada Teniente Coronel del Ejército. Esperando un contra ataque decidieron separarse. Doña Juana y sus niños se refugiaron en la montaña; nada tenían para comer, no conocían el camino ni ningún refugio. Los niños se enfermaron y dos de ellos desdichadamente murieron. En el camino de vuelta al Valle de Segura mueren otros son por deshidratación.

En la Batalla de la Laguna acaecida el 14 de Septiembre de 1816, doña Juana fue herida; su esposo acudió a rescatarla e infelizmente también fue herido de muerte. El cuerpo exánime de don Manuel fue colgado por los realistas en el mismo pueblo, quedando la valiente mujer sola, desesperada y embarazada; dio a luz a una niña. Luego del tremendo suceso se unió a Martín de Güemes y a la muerte de éste se vio en el desamparo, la soledad y sumida en la más tremenda pobreza.

En 1825, el Libertador Bolívar, luego de visitarla y ver la condición de miseria en la que vivía, la ascendió al grado de Coronel, otorgándole una pensión. Luego de la visita le comentó al Mariscal Sucre. “Este país no debía llamarse Bolivia en mi homenaje, sino Padilla o Azurduy, porque son ellos los que lo hicieron libre”. En Charcas conoció a otra mujer extraordinaria de la independencia americana, doña Manuela Sáenz, también con el grado de Coronel.

Pasó varios años en Salta, solicitando al gobierno boliviano sus bienes confiscados. La pensión que le habían otorgado le fue quitada en 1857 por el gobierno de José María Linares. ¡Qué ingratitud! Olvidada por todos y en una situación de extrema pobreza, murió indigente en la ciudad de Jujuy el día que Chuquisaca celebraba su aniversario, el 25 de Mayo de 1862. Su funeral costó un peso y fue enterrada en una fosa común.

Actualmente su imagen decora el “Salón Mujeres Argentinas” de la Casa Rosada. Cuando el presidente venezolano Hugo Chávez visitó en 2009 la Casa de Gobierno, saludó militarmente su imagen y la presidenta Cristina Fernández le comentó. “Hacés muy bien en hacerle la venia. Perdió cinco de sus hijos en la guerra por la independencia”.

A ella, a esta gran mujer, valerosa y abnegada madre, mi humilde homenaje. ¡Dios la tenga en su gloria!

La autora es docente UPEA.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (813 Kb)      |       PDF (311 Kb)



Caricatura


Sociales

"LA MEJOR PELÍCULA DEL MUNDO"

Liliana Castellanos y Diego Gullco departen con los asistentes al filme.