[Alberto Zuazo]

Punto aparte

Hochschild, el benefactor

II

 

El recuerdo que se tiene en Bolivia de los “Barones del Estaño” es muy adverso, porque la política se ensañó contra ellos, al decir que eran unos explotadores de la riqueza nacional, y que sometían a sus trabajadores a condiciones infrahumanas, para que extraigan de las entrañas de las montañas el mineral que los hacía poderosamente ricos.

Esos personajes, de la leyenda “negra” del país, eran los bolivianos Simón I. Patiño y Carlos Víctor Aramayo, y el judío Mauricio Hochschild. Los traigo a colación en estas líneas porque en el libro de Verónica Ormachea Gutiérrez, titulado “Los Infames”, revela que Hochschild se constituyó en un benefactor en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), al salvar la vida de miles de judíos, a los que el nazi Adolfo Hitler quiso exterminar, porque en su mente de psicópata no merecían vivir.

Ha sido, ni duda cabe, un gesto humanitario de dimensiones extraordinarias, porque para ese propósito gastó buena parte de su fortuna en obtener pasaportes bolivianos que los distribuía en Europa a los judíos que eran perseguidos.

En la presentación del libro de Verónica, en el Círculo de la Unión, hacia el final se dio paso a un cambio de ideas sobre el libro entre el numeroso público que concurrió al acto. Al hablarse de la emigración judía estimulada por Hochschild, se llegó a concordar que llegaron al país alrededor de 30.000 judíos. A muchos les sirvió para ir a radicar a otros países vecinos, en especial porque se les presentaban mejores condiciones de trabajo y de vida. La pobreza y las limitaciones del país eran desalentadoras.

En todo caso, pese a estas condiciones, buena proporción de los emigrados se quedaron a vivir en distintos departamentos del país, por lo que al presente tienen descendientes bolivianos. Influyó mucho la creación de Israel, para que otros se vayan a su propia patria, la que nunca habían tenido sus progenitores.

El libro de Verónica, sin embargo, empieza con un episodio familiar que se registró en Varsovia, Polonia. El hijo varón, Boris, presentía que pronto su país sería invadida por tropas de Hitler. Como que, en efecto, sucedió. El padre, en postura conservadora, no quiso abandonar su país y menos su casa. Pero Boris, finalmente lo hizo, acompañado de su amigo Isaac. Era ingeniero químico, pero se radicó en Santa Cruz, donde trabajaron ambos cultivando la tierra.

En el alegato que tiene Boris con su padre para venir a Bolivia, le refiere que un magnate semita, dueño de minas en Sudamérica, un tal Moritz Hochschild, vive en Bolivia. En apoyo de su idea, refiere a su padre –según el libro- que éste “ha ayudado a cientos de nuestros paisanos a emigrar a Sudamérica. Incluso me han contado que va por trabajo a Londres y Alemania, y allí ayuda a salir a gente que ni conoce. Incluso emplea a paisanos en sus empresas y consigue visas para ellos y sus familias. Es una especie de protector caído del cielo”.

En 1944 Bolivia estaba gobernada por el coronel Gualberto Villarroel. Pertenecía a la logia militar secreta Razón de Patria (Radepa). En el libro se anota que “Era un gobierno fascista” pronazi que tenía en la mira a los “Barones del Estaño”, en especial a Hochschild por semita y éste se declaró abiertamente a favor de los aliados, como todos los hebreos en Bolivia”.

Ello explica que en dos ocasiones fuera detenido por razones político-raciales, en una de ellas estuvieron a punto de fusilarlo, por decisión del gabinete ministerial, del entonces presidente Germán Busch. Sin embargo, un ministro (Dionisio Foianini) se opuso tenazmente, por considerar que desprestigiaría al gobierno en el exterior. Evitó que se cumpla la extrema medida.

El ministro argumentó que “la labor que realiza el empresario Hochschild con los refugiados es loable. Así como usted, su Excelencia, ha ayudado a los semitas a ingresar a Bolivia sin condiciones, salvando a miles de la persecución nazi. Entre 1938 y 1939 han entrado ocho mil refugiados judíos y, según el reciente Censo, existen 13.250 hebreos en Bolivia, mostrando el documento respectivo”.

Añadió que el magnate ayuda a la colonia con desinterés, con una generosidad sin precedentes.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (787 Kb)      |       PDF (328 Kb)



Caricatura


Sociales

YAMABOL ABRIÓ SU ESPACIO CULTURAL

Tomohiro Akiyama, Francisco Sierra, Mirna y Mario Hada en el corte de cinta inaugural.