[Cap. MSc. Melwin Boris Mendoza]

Sobre “accidentes de tránsito”


 

Día tras día todos señalamos que la triste realidad de los mal denominados “accidentes de tránsito” en nuestro país, responde a un fenómeno muy complejo denominado “cultura vial”, compuesto principalmente por la aplicación de malos hábitos de comportamiento vial.

Se puede conceptualizar a la cultura como una especie de lienzo social que abarca distintas formas y expresiones de una sociedad determinada, que para el caso nuestro viene a ser muy diversa por la variedad de culturas que alberga nuestro país. Sin embargo a pesar de nuestra diversidad cultural en los nueve departamentos se tiene un común denominador llamado “cultura vial deficiente”.

Por lo tanto, los hábitos, las prácticas, los rituales, los tipos de vestimenta y las normas de comportamiento vial son aspectos incluidos en esa cultura. Por ello, según el enfoque analítico con el que se observe, la cultura puede ser clasificada y definida de diversas maneras.

De esta variedad de elementos seleccionamos uno de los patrones de conducta más importantes que permanentemente hemos señalado, “el comportamiento vial”, cuyo análisis confirma que nuestra sociedad, en términos generalizados, se caracteriza por tener una “cultura de riesgo”, donde la “responsabilidad” de los supuestos “accidentes de tránsito” es atribuida al destino o al simple designio divino de Dios para los creyentes.

Precisamente ahí es donde surge el interrogante: ¿cuál es el criterio que utilizamos cuando hablamos de este tema? ¿Cuál es la palabra que culturalmente identifica a este tipo de eventos? Uno de los primeros obstáculos que impide una toma de conciencia sobre nuestra responsabilidad en los hechos de tránsito, es el uso reiterado del término “accidente” como producto del designio divino o hechos de la “fatalidad”, que los ubican en la zona de lo inevitable.

En oficinas de la Policía de Tránsito es común observar escenarios en los que conductores que protagonizan un hecho de tránsito evaden su responsabilidad, argumentando que las causas del evento producido están directamente ligadas con la voluntad de Dios, con el destino, el azar y la casualidad, cuando todos sabemos que el factor humano es el único elemento de la trilogía vial que puede tomar decisiones y por lo tanto es capaz de evitar conductas riesgosas.

A ello adicionamos las presentaciones que hacen medios de comunicación sobre la ocurrencia de los “accidentes”, que también los catalogan como eventos fortuitos, excluyendo en forma a priori la responsabilidad y el protagonismo del factor humano, sea como conductor, peatón, pasajero o usuario de la vía, restando importancia al proceso de investigación, el cual debe determinar si realmente el hecho se produjo por algo fortuito o pudo ser evitado por alguno de los protagonistas.

Entonces los supuestos “accidentes de tránsito” lejos de ser hechos “casuales”, son hechos “causales”, atribuibles a una causa provocada por el elemento humano, ya sea imprudencia, negligencia o inobservancia de normas.

Bolivia en su integridad a través de políticas de gobierno debe desarrollar una “cultura de prevención”, como herramienta principal para disminuir el elevado índice de hechos de tránsito que conlleva muertes, lesiones y daños materiales. Muchos de nosotros permanecemos atrapados dentro de la “cultura del riesgo”, lo cual responde a una equivocada apreciación de la realidad, pues el tener arraigado en nuestra cultura el término “accidente”, constituye una barrera infranqueable para las tareas de prevención y educación vial, que de manera directa influye sobre nuestra Cultura Vial, más aún cuando el período 2011-2020 ha sido catalogado a nivel internacional como el Decenio de Acción para la Seguridad Vial.

Por lo tanto mi estimado lector, recuerde que: “Si se puede evitar, no es accidente”.

El autor es docente UNIPOL.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (807 Kb)      |       PDF (453 Kb)



Caricatura


Sociales

NUEVA TIENDA ADIDAS EN SAN MIGUEL

Mauricio Kolle, brand Manager, Carlos Soria, administrador y Yenny Takey, gerente Retail de Adidas, respectivamente.