[Alberto Zuazo]

Punto aparte

Un libro imprescindible

I

 

Verónica Ormachea Gutiérrez ha escrito un libro impactante y, por tanto, imprescindible. No es otro más, porque aparte de causar múltiples impresiones y conocimientos, también suscita reacciones diversas, dependiendo esto del lector o de la lectora.

A modo de explicación, está conformado en tres partes, cada una de las cuales enseña y deja una huella, tal vez imborrable, porque son lecciones de vida, como también tiene efectos emocionales, con las que se puede concordar, hacerlas imperceptibles o a ratos cuestionables, por su crudeza.

Al haber simplificado su texto en tres instancias, no cabe más que señalarlas. En la primera, se ponen de manifiesto las diferencias que pueden producir los casos de la emigración, nada menos que a Bolivia. Se observará que en una emergencia de tal naturaleza predomina la edad. En la fase juvenil, se advierte que se es más propenso a la aventura, a enfrentar lo incierto, a lo desconocido, cuando las condiciones prevalentes lo exigen. En tanto, en la madurez y en la senectud, el ser humano se arraiga más en lo que le parece seguro, es decir, sin proponérselo, se torna en conservador.

La segunda es toda una revelación histórica para los bolivianos, no precisamente para los jóvenes, sino para los mayores. Esto, porque la política y hasta las exclusiones de distinto orden, suelen incurrir en injusticias, o por lo menos caer en la ignorancia de la realidad cierta, verídica.

Pues, la novedad es que Verónica, indagadora e investigadora como una auténtica periodista, no se queda en la periferia, al menos si se le presenta la posibilidad de ahondar en la historia.

De esta manera, seguramente para la mayor sorpresa de todos los bolivianos, establece que Mauricio (Moritz) Hochschild, al que se le identificó en vida despectivamente como uno de los tres Barones del Estaño, que en su tiempo se los consideró como los explotadores angurrientos de esa riqueza natural del país. Peor todavía, que sacrificaban la vida de sus trabajadores en fríos y oscuros socavones, totalmente hostiles para su salud y existencia vital. Empero, lo que se ignoraba de él y cuya cortina descorre Verónica, es que ha sido un humanitario benefactor que, con su riqueza y prestigio personal, salvó miles de vidas en la Segunda Guerra Mundial.

La tercera parte de la obra cuenta una historia de espanto y crueldad sin nombre, la que escribieron los nazis del psicopático Adolfo Hitler, en el campo de exterminio de Auschwitz, durante la Segunda Guerra Mundial. De esta experiencia se desprende el título del libro de Verónica: Los Infames. A primera lectura, conceptualmente, pareciera no ser el mejor para atraer su lectura, por lo menos en personas que no siempre están dispuestas a internarse en infamias, porque son repudiables. Pero, en este caso, se justifica plenamente, porque con solamente un calificativo de tal calibre no necesita decirse ni una palabra más. Expresa todo lo que merece aquella repugnante parte de la historia mundial, que desacreditó tanto a la admirada nación alemana y, obviamente, al talento y creatividad de sus hijos. Únicamente la historia y la ciencia podrán explicar cómo pudieron caer en la idolatría o el sometimiento a un ser demoniaco, en los ahora ya tenebrosos años 30.

Vale también anotar que esta es la primera vez que un boliviano, en este caso una boliviana de distinguidos quilates intelectuales, investigó por su cuenta los detalles de lo que fue el campo de criminal reputación, como es Auschwitz, donde se instaló hasta cámaras de gas para sacrificar millones de vidas, nada más que por ser, para el individuo abominable que fue Hitler, la raza judía, pues en su instinto perverso, no merecía existir en el planeta.

Al inicio de estas líneas decía que el libro de Verónica daba a suponer que más tendía a ser un documento histórico de tres facetas, que una novela. Empero, el final de la obra reivindica esta su condición, hablando en términos estrictamente literarios. Es imprevisible y desconcertante. Ahí es donde Verónica expone todo su lucimiento como brillante escritora.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (807 Kb)      |       PDF (453 Kb)



Caricatura


Sociales

NUEVA TIENDA ADIDAS EN SAN MIGUEL

Mauricio Kolle, brand Manager, Carlos Soria, administrador y Yenny Takey, gerente Retail de Adidas, respectivamente.