WhatsApp echa el candado a los mensajes

Rosario G. Gómez

 

Ni el hacker más adiestrado, ni el Gobierno más totalitario, ni el servicio de inteligencia más sofisticado podrán espiar los mensajes que circulen por WhatsApp. La compañía de mensajería instantánea promete que con su nueva política de privacidad estarán blindados los textos, fotos, vídeos e incluso las llamadas telefónicas; únicamente tendrán acceso a los contenidos el emisor y el receptor. Desde esta semana, el sistema de encriptado de extremo a extremo garantiza el secreto total de las comunicaciones. WhatsApp se reviste de una capa de invulnerabilidad que aspira a poner coto a todo tipo de fisgones informáticos, incluso a aquellos que pinchan las líneas con una orden judicial en la mano.

Hasta tal punto la firma propiedad de Facebook confía en su protocolo de codificación que proclama alto y claro que ni siquiera la propia compañía puede descifrar los contenidos. La idea, según la empresa, es simple: cuando se envía un mensaje, sólo pueden leerlo la persona o el grupo de chat al que es enviado. “WhatsApp asegura que solo tú y el receptor pueden leerlo”, afirma con solemnidad. Los usuarios han comenzado a recibir esta semana en sus móviles un aviso con un simbólico candado para informarles de que ahora los mensajes son “seguros” gracias a la nueva arquitectura de cifrado, de la que se beneficiarán los mil millones de cuentas que tengan activa la última versión de la aplicación. Sus ingenieros advierten de que es imposible desactivar la opción de codificación.

No es casualidad que el encriptado de los mensajes se ponga en práctica poco después de que el FBI solicitara a Apple los datos del iPhone de uno de los terroristas de San Bernardino (California) y la compañía tecnológica hiciera caso omiso escudándose en que estaría vulnerando el compromiso de preservar la privacidad de sus clientes. Pero el FBI logró acceder finalmente a los contenidos almacenados en el móvil, demostrando así que la seguridad de la firma de la manzana es vulnerable.

En realidad, el paso que acaba de dar WhatsApp para proteger las comunicaciones de sus millones de usuarios viene obligado por la competencia. Otras aplicaciones, como Telegram, llevan inscrita en su tarjeta de visita que su sistema es infranqueable y sus mensajes inaccesibles ante hipotéticas intromisiones de terceros. El blindaje de esta marca parece realmente inmune a las operaciones de rastreo porque es la utilizada por el autodenominado Estado Islámico. Telegram tiene tal confianza en la inviolabilidad de su seguridad que ha ofrecido una recompensa de 260.000 euros a la primera persona que sea capaz de abrir una vía de agua en su software de cifrado.

En un tiempo en el que las autoridades de protección de datos luchan por preservar la privacidad, algunos gigantes tecnológicos han dado un paso firme. Más allá de los derechos del usuario, lo que está en juego es su negocio.

La autora es periodista.

ccs@solidarios.org.es

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (793 Kb)      |       PDF (374 Kb)



Caricatura


Sociales

SALIÓ LA SEGUNDA EDICIÓN DE LOS INFAMES

Ricardo Rojas, HCF Mansilla, Verónica Ormachea, Fernando Lozada y Antonio Schulczewski.

VI VERSIÓN DEL CONCURSO DE FOTOGRAFÍA DE ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Alejandra Moreira, Claudia Cárdenas y Laura Gironda.