[José Alberto Diez de Medina]

El revolucionario Juan Manuel Mercado


 

Cuando se produjo la revolución de 25 de Mayo de 1809, en la ciudad de Chuquisaca los más de los revolucionarios eran doctores provenientes de la Universidad Mayor y Pontificia de San Francisco Xavier, que fue la cuna de la libertad y las ideas de independencia de Sudamérica.

Los hermanos Zudáñez, Bernardo Monteagudo, Mario Michel Mercado entre otros, encabezaron la toma de la Audiencia de Charcas, pidiendo Cabildo Abierto. A fin de recibir refuerzos y apoyo, los revolucionarios de Chuquisaca enviaron emisarios a las provincias del Alto Perú.

El doctor Mario Michel Mercado fue enviado a la ciudad de La Paz con documentos y panfletos que incitaban a la rebelión contra las autoridades españolas. A su paso por Sica Sica, Mario Michel se entrevistó con Antonio Medina, cura párroco del lugar, y ferviente patriota en contra de los abusos cometidos por los españoles. Ambos fueron a la Paz, donde ya se complotaba una revolución llamémosla más radical, desde el mes de marzo, que culminó el 16 de Julio.

El doctor Mario Michel Mercado tenía un hermano, el sacerdote Juan Manuel Mercado, igualmente un patriota acérrimo, que ya complotaba con los revolucionarios de ciudad de La Paz. El sacerdote Mercado ya había sido advertido por el Obispo de La Paz, Monseñor Remigio La Santa y Ortega, realista y godo fanático, de que si Juan Manuel continuaba con sus acciones, que comprometían la fidelidad de la Santa Iglesia, fiel servidora del rey de España, se procedería al retiro del sacerdote del clero de la ciudad de La Paz, y si seguían sus acciones, sería excomulgado.

Producida la revolución del 16 de Julio, más la huida del Gobernador Tadeo Dávila y la del Obispo la Santa y Ortega y ya establecida la Junta Tuitiva, el sacerdote Juan Manuel Mercado fue nombrado Secretario de Estado, en el despacho de Culto. Igualmente fue uno de los firmantes de la famosa Proclama de la Junta Tuitiva, dirigida a los pueblos de América.

Derrotada la revolución en los campos de Chacaltaya, por el sanguinario José Manuel de Goyeneche, Juan Manuel fue hecho prisionero junto a otros cabecillas de la revolución, el 5 de Octubre de 1809. Respetando, su condición sacerdotal, no fue ejecutado junto a los protomártires, sino desterrado y conducido preso a las mazmorras y terribles prisiones de las Filipinas.

Logrando huir de las islas, fugitivo llegó a Buenos Aires, siendo acogido por sus autoridades después del 25 de Mayo de 1810, permaneciendo en esa ciudad hasta el triunfo de Ayacucho, y restablecidas las garantías ciudadanas en el territorio de Alto Perú, retornó a la ciudad La Paz. Fue recibido con honores y nombrado Vicario de la ilustre Catedral de Nuestra Señora.

Considerado como uno de los primeros patriotas americanos, en la lucha por la Independencia de la República, fue condecorado, ofreciéndosele una renta Vitalicia. Juan Manuel Marcado murió en santidad, siendo respetado y venerado en la ciudad de La Paz, el 7 de septiembre de l841.

Había nacido en 1780 en la ciudad de Chuquisaca, y consagrado en esa Arquidiócesis.

Sociedad Bolivariana de

Bolivia, fundada en l926.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (769 Kb)      |       PDF (503 Kb)



Caricatura


Sociales

ESPACIO PATIÑO RINDIÓ HOMENAJE A LA ACTRIZ MARITZA WILDE

Karina Humérez, Alfredo Villegas, Fernando Rivero y Cacho Mendieta.