[José Alberto Diez de Medina]

José Vicente Camargo, un guerrillero patriota de Cinti


 

Parecería que los guerrilleros altoperuanos, famosos por sus triunfos ante los ejércitos disciplinados y aguerridos españoles, hubieran estado ubicados, estratégicamente, en sus centros de operaciones,

El sacerdote Ildefonso de Las Muñecas, desde su republiqueta de Larecaja, se desplazaba por todo el altiplano, ocupando los Yungas, hasta casi Sipe Sipe; Ignacio Warnes estaba en Santa Cruz, Alvarez de Arenales, desde Mizque y Vallegrande; José Miguel Lanza por los contrafuertes en las montañas de Ayopaya; los Padilla se establecieron entre los ríos Pilcomayo y Grande con su centro en Laguna; al sur, estaban Rojas, Uriona y Méndez, y la republiqueta de Cinti, con José Vicente Camargo, que era una constante amenaza al fuerte de Cotagaita, paso obligado de las huestes españolas.

José Vicente Camargo era un peligro para la fortaleza de Cotagaita, y su ocupación significaba tener las puertas abiertas al ingreso de los ejércitos auxiliares argentinos, pues era imprescindible liquidar las montoneras de Camargo.

El general realista Pezuela ordenó varias incursiones pequeñas a Cinti, a fin de recabar información sobre la posición de los patriotas de Vicente Camargo.

En enero de 1816, el brigadier realista Antonio Alvarez se lanzó con 500 hombres sobre Cinti, cerca estaba el argentino Araoz de La Madrid, que colaboró para que los descalzos y bronceados hombres de Vicente Camargo cayeran sobre el enemigo, derrotándolo con solamente hondas, piedras y cuchillos largos.

Tales eran las actuaciones de las guerrillas de José Vicente Camargo, cuyo valor era la base para que los combatientes patriotas pudieran lograr sus destinos en la toma del Alto Perú.

Perseguido constantemente, y más que todo por los generales españoles, como Pezuela y, sobre todo, el temible Pedro Antonio Olañeta, obstruyó en diversas oportunidades los avances realistas, desde la fortaleza de Cotagaita, evitando en muchos casos la llegada de las fuerzas ibéricas a las poblaciones de Salta y Jujuy.

Eran motivos por demás suficientes para que la cabeza de Camargo sea perseguida. Pedro Antonio Olañeta, un General español salido de Salta, mejor dicho un comerciante salteño convertido en General, en sus innumerables correrías tenía a la fortaleza de Cotagaita como el centro fundamental de sus despliegues militares.

El coronel Buenaventura Zenteno fue el escogido para dirigir el primer avance hacia Cinti, sin embargo estas fuerzas se encontraron con las guerrillas del ya coronel Camargo, que les infligieron una derrota considerable.

Al pedido de refuerzos y ayuda del coronel Zenteno, llegaron éstos en un número considerable, y el combate duró más de cuatro días.

La batalla duró del 27 de mayo de l816 al 3 de abril, con episodios en los que resaltó el valor, por ambos lados, por cruentos enfrentamientos, sangrientos encuentros.

Al amanecer del 3 de abril, los realistas atacaron por sorpresa el campamento guerrillero.

Completamente agotado y herido, fue apresado Vicente Camargo, y en el mismo momento fue pasado a degüello.

José Vicente Camargo ha sido inscrito como uno de los más altos exponentes de la guerrilla altoperuana, siendo ejemplo de patriotismo, valor, civismo y gloria.

Sociedad Bolivariana de Bolivia, fundada en 1926.

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (983 Kb)      |       PDF (410 Kb)



Caricatura


Sociales

SOPROHAT ESTÁ DE ANIVERSARIO

Amparo Loayza, Irma de Zapata, Doris Schwartzberg, Betty Botello de Franco y Wilfredo Fernández.