[Manfredo Kempff]

La democracia africana y Bolivia


 

Los socialistas del Siglo XXI o los miembros del Foro de San Pablo no han sido originales ni siquiera en su costumbre de hacerse reelegir en el poder haciendo modificaciones a la Constitución o llamando a procesos constituyentes. Vemos que hacía tiempo que les habían ganado los pintorescos pero temibles demócratas africanos, al parecer más duchos y desvergonzados en el arte de gobernar.

Hemos mencionado, en más de una oportunidad, el temor que nos produce llegar a una africanización de la democracia boliviana. Y no se trata, naturalmente, de que S.E. quiera seguir los pasos de Mandela, lo que sería como soñar, sino los de Mugabe, Nguesso u Obiang, que son tan distintos al gran Madiba. Volver sobre el tema de las democracias africanas se debe a algunas informaciones de agencias internacionales de noticias (EFE) que han aparecido últimamente en la prensa nacional, porque, repetimos, ha quedado a la vista que los gobiernos populistas latinoamericanos -el de Bolivia incluido por supuesto- no habían descubierto nada nuevo, sino que trataban de convertirse en copia fiel de los regímenes de la República del Congo, Guinea Ecuatorial, Ruanda, Burkina Faso, Burundi, República Democrática del Congo y alguno más que escapa a nuestra memoria.

Un caso que se puede comparar con el proceso de la reelección que se ha impuesto en Bolivia mediante la modificación de la Constitución Política del Estado, es la que lleva adelante Paul Kagame, presidente de Ruanda. Kagame se hizo cargo del poder, de facto, el año 2000 y ganó por abrumadora mayoría en las elecciones del 2003. Ahora que ya va por su tercer mandato, Kagame no ha tenido mejor idea que modificar la Constitución para hacerse reelegir y perpetuarse en el mando. En la consulta popular ha obtenido el 90% de los sufragios, Dios sabe cómo. Kagame, un tutsi con graves problemas étnicos en su país, se quedará en el poder aparentemente durante varios años más, y decimos aparentemente porque por aquellas regiones todavía suelen aparecer letales coletazos militares.

Otro demócrata que piensa quedarse en el Gobierno es el congolés Nguesso, según EFE. Preside la República del Congo desde hace más de 30 años y gobierna, sabemos, con “mano de hierro”. También Nguesso ha reformado la Carta Magna logrando un apoyo del 92%. ¡Oh sorpresa! Sin embargo, se afirma que la participación en el referendo fue de sólo el 5% de los habilitados para votar. Burlando los principios básicos de toda Ley de Leyes, queda establecido que “el texto de la Constitución entrará en vigor desde su promulgación por el Presidente de la República”. Significa, lisa y llanamente, que la reforma está hecha retroactivamente, para su propio interés y disfrute. Más o menos tal como se va a proceder en Bolivia, donde quienes promulguen el nuevo texto constitucional tratarán de aprovecharse de él inmediatamente, sin esperar un período constitucional que es lo legal. Este es uno de los atropellos más grandes que se haya hecho al sistema de derecho en nuestro país. Es copia de lo que se hace en el Congo.

Según esta misma información tomada de un periódico paceño, otro congolés, el conocido Joseph Kabila, que manda a placer en la República Democrática del Congo desde hace 14 años, debería irse a la selva a vender plátanos en el 2016. Ese doloroso drama de abandonar el poder e irse al monte hubiera sido su destino, de no burlar el “pequeño detalle” de la reelección, donde ha sido menos legalista y formal que el resto de sus colegas. Decidió elaborar una enmienda a la ley electoral, que la hizo aprobar por la Asamblea Nacional, y santas pascuas. Hombre práctico este Kabila.

Blaise Campaoré fue quien fracasó en una nueva modificación de la Constitución en Burkina Faso, aunque lo intentó a fondo. Había accedido al mando mediante un golpe de estado en 1987 y luego fundado un partido que, por su nombre, no daba lugar a dudas de sus buenas intenciones: Partido por la Democracia y el Progreso. Armó una Constitución a su gusto en 1990 y luego fue elegido constitucionalmente en 1991 y nuevamente en 1998, hasta cuando cumplió 27 años en el poder y no le aguantaron otra reforma más. Se produjo un levantamiento popular y lo echaron sin miramientos. Había colmado la paciencia hasta de sus más fieles (wikipedia).

En Bolivia debemos de cuidar mucho esto de las modificaciones constitucionales destinadas a beneficiar al poderoso de turno. No puede ser que si hemos avanzado tanto en cuestiones de democracia -quedan muchas dudas al respecto- estemos siguiendo la huella de los Mugabe, Obiang, Nguesso, Kabila, Campaoré y de ese señor Kagame.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (839 Kb)      |       PDF (434 Kb)



Caricatura


Sociales

DÍA DEL AVIADOR Y DE LA FUERZA AÉREA BRASILEÑA

Rui Vasconcellos, Celier Arispe Rosas, Adriano Beraldo Andrade y Adson José Piletti.