Convergencias y Divergencias en la creatividad de Alfredo La Placa

Mario D. Ríos Gastelú

 

No importa el vertiginoso transcurrir de los años si el prestigio de Alfredo La Placa continúa creciendo, pues el impulso juvenil que encierran sus creaciones artísticas, mantiene esa mirada que enciende cada uno de sus cuadros, iluminados por nuevas ideas. El que la Placa diga que fue su última exposición pictórica, queda en suspenso. La habilidad para el dibujo y la pintura, con orientación de la inteligencia, siempre dieron resultados asombrosos, dejando a un lado el tiempo transcurrido, los años vencidos y el cuerpo cansado. Nada termina mientras la mente trabaja.

Las obras de Alfredo recogen el pensamiento finamente colorido por el experto creador de imágenes abstractas, todas conducidas desde el medio inspirador, hasta el lugar en el cual pinta el artista, cautivando, así, a quienes se acercan y admiran sus obras.

¿Cuál elegir… las convergentes o las divergentes? Vaya ingeniosidad para nombrar la exposición pictórica que admiramos, pues Convergencias y Divergencias es el nombre de esta exhibición pictórica que está al alcance de todos en el espacio cultural “Mérida Romero”.

La percepción de los cuadros puede llegar al extremo de ver una superficie que no existe, lo cual corresponde solamente al golpe visual que hace posible diferenciar la estructura de la obra. Esa apariencia de superficie enriquece la expresividad plástica de la imagen en un plano configurador de la composición, lo cual da paso a crear diferencias entre determinadas obras plásticas cuya primera impresión se detiene en lo aparentemente igual, no obstante de existir los desacuerdos provocados por el pintor.

El propósito de Alfredo La Placa, deduzco, es plantear la afinidad existente en una de las series de cuadros, en tanto que en la otra, surgen disonancias que hacen posible diferenciar el englobado de todo lo expuesto. Por tanto, la estructura artística tiende a ser una representación plana cuya capacidad impresiona al público, como si se tratara de relieves, aun sabiendo que la preferencia del artista es pintar sobre superficies lisas.

Una de las inquietudes del público asistente a estas exposiciones es la de nominar cada cuadro, lo cual se ajusta más a la impresión recogida que al propósito del artista. La Placa nació en Potosí; por muchos años radicó en Oruro y su residencia en La Paz, ahora es permanente, por tanto, su visión se fija en las características geográficas de tres departamentos de nuestro país, donde el altiplano, tendido desde la base de las montañas y purificado por el viento, forma una trilogía digna de inspiración en seres sensibles a los encantos de la naturaleza.

En estas tres fuentes excitantes, la luminosidad y la opacidad de la piedra no dejan de sorprender, puesto que tanto la luz, como la sombra, son característica de las montañas, dando lugar a un encantamiento diario que no es otra cosa que el estímulo recogido por quienes tienen una peculiar manera de ver lo que no todos alcanzan a percibir, razón para comprender la celosa mirada de los creadores de preciosidad, más tarde admirada en sus obras plásticas.

Por consiguiente, la contemplación del artista hacia imágenes determinadas, logra ser plasmada a través de los cautivantes trazos destinados a los lienzos, en los cuales se diseñan figuras pétreas, o se muestra el gris atardecer de una desolada altiplanicie. Las líneas rectas de una geometría caprichosa, dan lugar a las expresiones plásticas coloreadas por el óleo, alentando, de tal manera, las ideas guiadas por la instalación de la luz, recurrente hacia las superficies cóncavas y convexas. De esa manera el pintor crea las sensaciones táctiles de los objetos, paisajes y todo aquello que inspira su labor.

Es altamente positivo en este maestro boliviano, utilizar los recursos adecuados a su labor, de modo que la materia puramente plástica no resulte alterada durante el manejo de los instrumentos de trabajo, pues la diversidad de ellos encaja en los propósitos del maestro empleando, además, materiales adecuados, como barnices y aceites, destinados a la permanencia de sus obras logradas en óleo. Es así que se da por resultado el equilibrio y sobriedad a los colores no exentos de una admirable delicadeza en los trazos lineales.

La trayectoria de Alfredo la Placa muestra aspectos cotidianos de su existencia. El encumbramiento de su prestigio artístico va en paralelo con la sencillez propia de quien ya está en la cima de sus anhelos, firmamento de ensueños logrados al empuje de ideas juveniles que fueron tomando madurez en el tiempo, por tanto, Alfredo no requiere de elogios rebuscados, pues el reconocimiento a su obra es un tributo al mérito alcanzado, tras los comienzos de su juvenil creación artística, hasta las horas que transcurren ya, en el otoño de su existencia.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (860 Kb)      |       PDF (349 Kb)



Caricatura


Sociales

CÓCTEL DE BIENVENIDA EN HONOR DE MISIÓN PERUANA

Juan Fredez, Grimel Álvarez, Jorge Soza, Augusto Ortiz y Gonzalo Rivera.

CICLO DE CINE RUSO

El embajador Alexey Sazonov y Vladimir Muzy- chenko, ministro Consejero de la misión rusa.