[Alberto Zuazo]

Punto aparte

La oposición política en cuarto menguante


 

La oposición política se encuentra en un período de inoperancia que pocas veces o casi nunca se produjo en el país, lo cual permite suponer que se halla en cuarto menguante, en alusión a los movimientos estelares. Esto es, que su presencia es tan tenue en el escenario nacional, como cuando la luna aparece con escasa luminosidad, en ciertos cambios atmosféricos.

El actual Gobierno pretende ser hegemónico, pero no tanto por sus buenas gestiones administrativas, sino porque los pocos partidos políticos opositores que hacen su presencia en los procesos electorales, se tornan casi inexistentes cuando pasan éstos.

Causa mayor extrañeza si se toma en cuenta que en las elecciones regionales del 29 de marzo último lograron imponerse al oficialismo en cinco departamentos, en rigor de verdad. En efecto, ganaron en los departamentos de Chuquisaca, La Paz, Santa Cruz, Tarija y Beni. Aunque, el ex Tribunal Supremo Electoral hizo lo necesario para hacer aparecer al MAS como ganador en Chuquisaca y Beni.

Pese a ello, el propio presidente Evo Morales, en declaraciones de prensa, reconoció posteriormente que perdió más de un millón de votos en la consulta regional, respecto al resultado que apareció tener en el cómputo de las elecciones generales de 9 de octubre del año pasado.

Sin embargo, cuando los opositores estaban en condiciones de constituirse en una fuerza influyente en el destino del país y, en forma paralela, un mecanismo que frene o impida los despilfarros en que incide el oficialismo, en pleno descenso de los ingresos por los bajos precios que se percibe por las pocas exportaciones que tiene el país, así como diversas falencias en la administración fiscal, su existencia pasa desapercibida.

Tuvieron, además, la oportunidad de conformar un frente opositor sólido en la Asamblea Legislativa, para impedir, con más fuerza, la extrema dependencia que tiene la mayoría oficialista del Palacio de Gobierno, pero se dispersaron en pequeños grupos inoperantes y hasta permisivos a todo cuanto quiera hacer en su seno la mayoría del MAS.

El ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas estuvo muy acertado en declaraciones que hizo a EL DIARIO, el domingo último, cuando expresó que “las fuerzas opositoras se encuentran en pugnas internas, conflictos personales y en una total falta de trabajo político”.

De ser así, lo mejor sería que desaparezcan líderes y siglas de los llamados partidos opositores, para que la ciudadanía, que se siente huérfana de algún frente político que vele por los intereses públicos, en circunstancias en que están siendo avasallados por el sectarismo oficialista, constituya nuevas organizaciones partidarias que sirvan a la patria y no sean simplemente figurativas, inmersas en menudas disputas que desacreditan incluso el honor y la dignidad de los bolivianos.

Al hacer referencia a esta situación anómala que se presenta en la vida política nacional, el propósito es que haya equilibrio de poderes, que se respete la institucionalidad, que funcionen los organismos de fiscalización y, por último, prevalezcan la democracia, cuyos fines son conservar las libertades y la pluralidad política.

Así como se está aplicando el poder, de forma unilateral, con todas las consecuencias de un hegemonismo que pretende ser ad infinitum, buena parte de la ciudadanía se siente avasallada, sometida a un tratamiento de sojuzgamiento. Esto sucedía en los tiempos de las monarquías y de regímenes totalitarios que fracasaron estrepitosamente, como acaeció con la Alemania nazi, en la Unión Soviética y el maoísmo chino.

Empero, mientras estuvieron en vigencia, impusieron estériles derramamiento de sangre (la Segunda Guerra Mundial); en los fusilamientos, juicios y gulags en la ex URSS y con la pérdida de miles, si acaso no millones, de desaparecidos bajo el dominio de Mao Tse-tung.

Cabe aclarar, en todo caso, que esto mismo no está sucediendo en Bolivia, pero no dejan de existir algunos de esos indicios preocupantes. En el caso concreto de los medios de comunicación, inicialmente se procedió a comprar algunos de ellos para ponerlos al servicio del Gobierno, luego se amedrentó a otros hasta hacerles perder su independencia y, por último, se utiliza la publicidad oficial como recurso para acallarlos o someterlos a sus designios.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (773 Kb)      |       PDF (430 Kb)



Caricatura


Sociales

EL RETORNO DEL PÁJARO DE FUEGO EN EL CÍRCULO DE LA UNIÓN

Ricardo Estrada, Juan Carlos Calderón, Sonia Bustillos y Rosario Chacón.

MUESTRA DE ANIMÉ JAPONÉS

Wataru Tanabe y el agregado Cultural de la misión japonesa, Yasushi Kondo.

TORNEO NACIONAL DE TENIS G2

Juan Ramón Ramírez.