Big-data, desarrollo y América Latina

Boris Santos Gómez Úzqueda

 

I

Complejo nuevo tema, aunque es cotidiano: el big-data.

Se nos viene un tsunami de datos (de acuerdo con el teórico estadounidense John Mashey en su análisis Big Data and the Next Wave of Infrastress), inmanejables con actuales herramientas.

Primero una aproximación al big-data: es la posibilidad de explotar comercialmente una gran cantidad de datos para crear nuevos servicios comerciales.

La Unión Europea tiene datos preliminares de generación de 1.700 billones de bytes por minuto (o cómo almacenar más de 360.000 DVD de información). Se está generando datos a cada segundo… de todo tipo.

¿Alguien se atreve a decir qué se hace diariamente más de mil millones de consultas a Google, unos 500 millones de tuits en Twitter, 800 millones de actualizaciones en Facebook, transacciones de compras on-line, pagos con tarjeta, registros de datos personales, etc., etc.? Todo empujado por los wereables (dispositivos tecnológicos que están con nosotros permanentemente).

Este caudal de datos está -por decirlo de alguna manera- en “una bolsa” listo para ser discriminado, seleccionado y utilizado para mejorar el perfil del usuario, del comprador, del ciudadano, ver sus preferencias, sus gustos, hasta sus enfermedades…

Con esta cantidad de datos se analizará cantidad de electricidad, de energía a utilizar, mejores formas de llegar a targets y consumidores, mejores formas de hacer eficiente todo.

Estos datos se generan desde nuestros teléfonos, laptops, cuando hacemos transacciones con bancos, restaurantes, compras de equipos, de ropa, viajes, e inclusive si los semáforos inteligentes registran que estemos mal estacionados o que nos hayamos pasado una luz roja. Todo está registrado en digital. Si usamos GPS, o si subimos fotografías; cada tuit, cada clik y cada actualización en FB.

De manera que es absolutamente fácil conocer el perfil de una persona sobre la base de sus interacciones con la red.

Varios libros van explicando las “bondades” del big-data, por ejemplo The Human Face of Big Data de Rick Smolan & Jennifer Erwitt; además es necesario agregar que cada vez las ciudades se están volviendo “inteligentes”, con más dispositivos interconectados con nuestros dispositivos; para ver el tráfico, recibir sugerencias de restaurantes, ver parques, consumos de electricidad. Realmente una gama de información que la ciudad, o “las cosas de la ciudad”, nos propone para nosotros introducir mejoras o simplemente tomar decisiones.

Mientras mejor conozcamos el movimiento del tráfico, mejoraremos condiciones de movilidad, de uso de combustibles, de uso de kilometraje/vehículo, etc., por citar un ejemplo muy pequeño.

Con drones sobrevolando ciudades tenemos un panorama completo de la ciudad: su catastro, su transformación, sus mejores oportunidades de desarrollo urbano, etc., más datos para el monstruo “big-data”.

El autor es consultor del sector privado, sigue sus análisis en Twitter: @bguzqueda

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (880 Kb)      |       PDF (440 Kb)



Caricatura


Sociales

TRANSACCIONES FÁCILES CON BILLETERA MÓVIL

Marcelo Trigo, gerente General del BCP (centro), rodeado por la planta ejecutiva de la entidad financiera.