[Gabriel Astorga]

COMUNICABILIDADES

El Papa y los medios


 

La visita del Papa Francisco a Bolivia concitó la atención de todos los medios, periodistas y comunicadores.

Sin embargo, la euforia que sintieron los comunicadores fue de tal magnitud que muchos de ellos (no todos) se olvidaron de su rol de informadores y se dedicaron a hacer una espectacularización de la visita papal, lamentablemente con frases cursis, redundantes y sin contenidos.

Por ejemplo, repitieron hasta el cansancio que el Papa sólo tenía un pulmón y la altura podría afectarle. Que yo sepa el Papa jamás se quejó de nada.

Me causó gracia el relato de una periodista que enfatizaba una y otra vez: “las personas esperan al Papa con una sonrisa en el rostro…”.

Claro que la gente tiene la sonrisa en el rostro, ¿dónde más la podría tener? Otro periodista señalaba: “hay una tensa calma en la autopista donde muchas personas esperan al Papa…”.

¿Tensa calma? Ya sé que ésta es una expresión común…pero está mal dicha. Es una contradicción. Es como señalar que el agua fría está caliente. O hay calma aparente (que es otra cosa) o hay tensión. Pero es incorrecto decir “tensa calma”.

Otras imprecisiones que escuché: “muchos de las personas en la Plaza Murillo…”. Acá hay un error de género. Otra frase: “en instantes volveremos más para seguir informando…”. Aquí hay un error de sintaxis.

Y para no cansarlos. Un periodista de televisión reportaba desde el centro de La Paz que la gente estaba rebasando a los policías y se producían algunos altercados. Sin embargo, la frase que destacaban en pie de pantalla decía: “Orden y paciencia caracteriza a los feligreses”.

(*) Consultor en Comunicación. Director ejecutivo de Xperticia, empresa de asesoramiento y capacitación en Comunicación.

(Sigue a Gabriel Astorga y Xperticia en Facebook)

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (515 Kb)


Caricatura

Publicidad

Sociales

DÍA NACIONAL DE FRANCIA

El embajador de Francia, Michel Pinard.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.44 Bs.
1 UFV:2.06608 Bs.

Impunidad