El emperador y su criado


 

Fue un pobre al palacio de un emperador, y le suplicó le tomara como criado. ¿Qué sabes hacer?–le preguntó el emperador.

–Quizá pueda servirle de guardia a su Majestad–respondió. Sé vigilar cuando los otros duermen y dormir cuando los otros vigilan; sé gustar una bebida y decir si es buena o no; sé hallar los mejores convidados para una fiesta y también hacer fuego sin humo.

El emperador tomó los servicios del humilde hombre y le hizo guardia suyo. Todas las noches después que su señor se había retirado a descansar, el guardia se quedaba en la puerta, debidamente armado, acompañado de un perro que ladraría si alguien se acercase.

Cumplió tan bien con su obligación que después de un año el emperador le dijo que desempeñase el segundo oficio. Hizo nuestro hombre durante el verano, una gran provisión de cosas necesarias, mientras los otros perdían el tiempo en diver-siones, y así cuando llegó el invierno pudo holgar en tanto los otros trabajaban.

–Escucha–le dijo el emperador–bebe esta copa de vino que me han preparado y dime qué te parece.

Con diligencia el criado sorbió el vino y prontamente repuso:

–Fue bueno; es bueno; y será bueno.

–Explícate–añadió el emperador.

–Señor–le contestó el criado– la copa contenía vinagre, vino y mosto. El vinagre fue tomado antes de volverse agrio, el vi-no es bueno y el mosto será bueno cuan-do haya fermentado.

Poco después el emperador le dijo:

–Haz tu cuarto oficio–quiero dar una espléndida fiesta, búscame convidados dignos de ella.

Fue el criado, e invitó únicamente a los enemigos del emperador. Cuando éste vio a los invitados, mostró su enojo terrible-mente, pero el criado le dijo:

–Señor, he invitado a tus enemigos porque si te muestras bueno con ellos, podrás convertirlos en amigos. Y así resultó.

Más tarde, le pidó que hiciese su últi-mo trabajo– es decir, hacer fuego sin que las leñas hagan humo.

–Ante la interrogante del emperador, Inmediatamente–contestó, y tomando un haz de troncos que había puesto a secar al sol durante el estío, prendió en ellos fuego y ardieron sin despedir fuego.

Quedó el emperador tan satisfecho de su criado que le dio un alto cargo.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (514 Kb)


Publicidad

Sociales

QUALITY SUMMIT 2015

Mario Daza recibe el diploma para el gerente General de El Diario, Jorge Carrasco Guzmán, como Empresario del Año 2015.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.74 Bs.
1 UFV:2.05735 Bs.

Impunidad