[Severo Cruz]

El afán de frenar el expansionismo


 

En la histórica perspectiva de evitar, en un futuro venidero, la invasión a territorios vecinos, tal como se acostumbraba en tiempos de la barbarie, la comunidad de naciones americanas asumió, agotando todos los recursos a su alcance, varias decisiones al respecto. El objetivo fue afianzar una convivencia civilizada, con la premisa de paz e integración.

En consecuencia la Octava Conferencia Internacional Americana, en Declaración aprobada en Lima, el 22 de diciembre de 1938, ratificó, en todos sus términos, el principio del 3 de agosto de 1932, que emergió del consenso de 19 países americanos, cuyas sesiones se cumplieron en Washington, donde se advierte, con toda claridad, el no reconocimiento de la conquista o adquisición de territorios por la fuerza.

La Declaración de 1938, o conclusión a la que arribó la Octava Conferencia, sostiene: “Que reitera, como principio del Derecho Público de América, que no tendrán validez ni producirán efectos jurídicos la ocupación ni la adquisición de territorios ni ninguna otra modificación o arreglo territorial o de fronteras mediante la conquista por la fuerza, o que no sean obtenidas por medios pacíficos”.

“El compromiso del no reconocimiento de las situaciones derivadas de los hechos antes mencionados constituye un deber que no puede ser eludido unilateral ni colectivamente”, agrega.

Por lo visto, hay vientos de cambio en la mentalidad política de entonces. El no reconocimiento de territorios usurpados, o tomados por la fuerza de las armas, fue un avance diplomático trascendental, que registra la historia de las naciones del continente, a fin de que nunca más se incurra en despropósitos de esa naturaleza, que no hacen otra cosa que alejar los objetivos de amistad, entendimiento y confraternidad.

La determinación asumida por la Octava Conferencia de Lima, al reiterar su firme adhesión a la Declaración de carácter multilateral, de 1932, no tuvo otro propósito que priorizar la justicia y la equidad, para poner frenar el expansionismo que buscaba apoderarse de los recursos naturales, renovables y no renovables, de países vecinos, con fines de saqueo y devastación.

Bolivia sufrió y sufre aún tales excesos desde que contingentes militares foráneos incursionaron a su territorio bajo el lema de “por la razón o la fuerza”. El mundo ha cambiado acorde con las circunstancias históricas de la hora. Ahí tenemos el reciente restablecimiento de relaciones diplomáticas cubano - norteamericanas. Una novedosa aproximación bilateral que pretende superar viejas rencillas de tipo político - ideológico. Empero el vecino agresor no ha cambiado de mentalidad y se resiste a tomar la iniciativa, como victimario, para encaminar la solución al tema marítimo, con “buena fe”, es decir en consonancia con los tiempos de cambio que se imponen hoy.

En suma: las naciones americanas deben convivir consultando los avances diplomáticos que se registran en todos los tiempos.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (783 Kb)      |       PDF (369 Kb)



Caricatura


Sociales

SE VIENE LA FERIA INTERNACIONAL DE TURISMO

Martín Cariaga y la directora General de Turismo del Viceministerio de Turismo, Jazmín Antonio.