El juego de las torres en la ciudad maravillosa

La construcción de la ciudad de La Paz es caprichosa, un tanto desordenada y que en el tiempo ha tomado forma de sus calles y urbanismo, pero también la puesta en valor de muchas edificaciones que ofrece la ciudad Maravillosa por su arquitectura, topografía entre otras.


 GALERÍA(3)

Calles angostas, callejones, calles y avenidas articulan el tejido urbano con una identidad propia del habitante que desde la madrugada comienza a copar los espacios de la ciudad.

En las últimas décadas, muchas ciudades han puesto en evidencia fuertes cambios en sus patrones de construcciones tradicionales de crecimiento. El centro se vacía y se convierte en oficinas de servicio, contrariamente se densifica las laderas y cada vez se pierden las pocas reservas verdes. Entonces uno se pregunta de cómo comprende esta dinámica que sigilosamente sucede en el tiempo.

Es posible analizar mediante las tendencias y fenómenos en el campo del servicio y consumista y tal vez muy poco en producción como tal de la economía, que provocan tejidos urbanos con edificios torres que denigran posiblemente al ser humano, ya que vive encajonado en espacios reducidos a costos especulativos.

Hay una directriz a armar circuitos urbanos y habría que interpretar como formas del territorio. Lo importante es tener en cuenta que las divisiones administrativas, normativas de las ciudades tenían poco que ver con la realidad, sin embargo ahora, esta separación entre el sistema administrativo-legal y la realidad, se ha hecho mucho mayor.

Es necesario aclarar que la injusticia en la calidad de vida no es culpa de lo urbano, sino el resultado de otras injusticias o, mejor dicho, de todas las injusticias mezcladas que en ningún lugar se representan tan bien como en las “ciudades”.

PODER POLÍTICO

La Paz como otras ciudades Sudamericanas concentra el poder político, económico y tecnológico. ¿Entonces cuales son los espacios de oportunidades que nos ofrece hoy la ciudad? Un aspecto cierto, la ciudad se ha ido privatizando en bienes inmuebles por algunos grupos sociales que se dedican a la construcción de torres de edificios de departamentos a precios prohibitivos, manipulando el mercado de bienes inmuebles, encima están los intermediarios de bienes que provocan mayor especulación.

El requerimiento de bienes inmuebles y de personas modifican los circuitos urbanos de construcciones de torres que son más frecuentes, perjudicándose con sombras entre ellos, pero esa es la ciudad paceña que se transforma de manera acelerada.

La Paz, en los últimos años ha cambiado demasiado, extendiéndose al sur y norte y donde puede, sin embargo hay fenómenos sobre los cuales se debería meditar, especialmente el referido a construir edificios en torres destruyendo casas patrimoniales, que virtualmente son la identidad de la ciudad.

Los edificios torres son hoy en La Paz una solución comercial, productos de una expansión de negocios muy propias del mercado, por cuanto el urbanismo y la planificación pasan a un segundo plano, pero este no es el único problema del paceño, el más serio es el pésimo servicio del transporte sindicalizado que sigue aplicando el trameaje en sus rutas y pasajes.

La articulación de las calles cada vez son más insoportables, debido a que existen muy pocas para el excesivo número de vehículos del transporte público. Los choferes han eclosionado las vías y entre ellos se perjudican en tiempo, energía, gasto de maquinaria y económicamente.

Hay que mantener el rigor y la racionalidad de los circuitos urbanísticos de La Paz, aunque usted estará de acuerdo en seguir limitando la presencia de más vehículos, caso contrario dentro de poco las autoridades tendrán que prohibir el ingreso al centro de la ciudad por la numeración de más placas o realizar una circunvalación para detener a los motoristas que circulen por la estrechas calles del centro de La Paz.

ALCANTARILLAS

Esos edificios que conviven aunque estéticamente uniformes en algunos casos expresan diferentes criterios y conceptos arquitectónicos, pero que esa hermosa interna y externa construcción conlleva una serie de problemas a futuro que deben ser previstas por las autoridades como el tema del alcantarillado, que en cualquier momento podría eclosionar, debido a que las mismas son de décadas de atrás y no estuvieron planificadas para que boten aguas hervidas miles de familias que viven en las Torres de la Ciudad.

Los tubos bajo tierra no son los adecuados para el trajín diario actual, el mismo debería ser reemplazado, según los expertos, es el caso de la zona de Sopocachi, Miraflores y el mismo centro de la ciudad hasta San Jorge. A poco menos esta de ingresar a este ritmo el barrio de San Pedro, que dentro de poco crecerán las torres.

CIUDAD DEL FUTURO

La ciudad maravillosa del futuro, junto a sus autoridades, especialmente del municipio deberán planificar de manera integral los recursos y sistemas que la componen, ya que las torres son un elemento fundamental, tomando en cuenta que más del 65% de los bolivianos en el año 2040, según las proyecciones, viviremos en ciudades. Además que un 60% de nuestro tiempo pasamos en el interior de las torres.

Entonces habrá que racionalizar o ser utilitarios (reducir) en el consumo de energía, ya que actualmente existe un derroche del mismo y generar nuevas fuentes. Una de las principales para reducir el consumo se basa en el uso de las energías renovables y el uso eficiente, con una mayor concientización de los ciudadanos.

A futuro los municipios de las ciudades deben combinar en la planificación entre urbanismo, construcción y energía e incluso el reciclado de deshechos, ya que la contaminación del agua es fatal en la ciudad paceña.

Los ciudadanos de la Ciudad Maravillosa deben optimizar el consumo energético, agua, deshechos, contaminación ambiental.

Algunos desafíos futuros son los retos energéticos en los edificios, consisten en disminuir la demanda y el consumo de energía de un edificio, junto a la introducción de energías renovables, gestión, monitorización de la energía. También la certificación energética, buscando medir las características térmicas de interiores y exteriores, estableciendo un balance energético. Determinar las características constructivas y una de las posibles vías de desarrollo en un futuro es que este certificado tenga repercusiones económicas y fiscales.

El clima ha cambiado y hace más calor, entonces es necesario eliminar los calefones que jalan mucha energía, calefacción o refrigeración en las ciudades orientales. Es muy posible creando diseños de arquitectos para ventilar más las torres. En el mundo ya existen los denominados “´arboles de aire”, que tiene la propiedad de bajar la temperatura del ambiente.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (469 Kb)


Publicidad

Sociales

SERNATUR PRESENTÓ OFERTA TURÍSTICA

Juan Ignacio Concha, ejecutivo de Sernatur.


Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:8.35 Bs.
1 UFV:2.01278 Bs.

Impunidad