[Jaime Martínez]

Acercamiento entre EEUU y Cuba


 

Cuando la gente sufre en un país debido a actitudes intransigentes de sus gobiernos; cuando los pueblos confrontan dificultades en la realización de sus deseos más elementales, como la libertad de decidir el rumbo que sus vidas deben tomar, cuando se limita los derechos de las personas y se les promete mejores condiciones de vida en un futuro que nunca llega, ni a ellos ni a sus hijos; y de pronto se les abren las puertas de la esperanza, es algo que se debe festejar, porque el hombre concreto, el que tiene nombre y necesidades bien claras debe ser el centro de la actividad política de todo gobierno. Por eso, el acercamiento que se ha producido entre EEUU y Cuba es digno de encomio.

¿Quiénes, y desde cuándo han buscado ese acercamiento para conseguir los resultados que se han producido entre los gobiernos de Washington y La Habana? Son los gobernantes de dos Estados con metas humanas muy claras: el Vaticano y Canadá, que han trabajado con paciencia, con sutil inteligencia para limar asperezas, para vencer resistencias del orgullo de algunos gobernantes, para superar posiciones cerradas en los lineamientos de ciertas ideologías, y pensar fundamentalmente en la persona de carne y hueso. Han sido el Papa y el gobierno canadiense que sin bulla, sin intereses creados, quienes se han puesto en actividad de servicio para lograr lo que se veía como imposible: el diálogo diplomático entre dos gobiernos de características muy diferentes entre sí.

Esto nos permite comprender el silencioso rol del Papa y de la iglesia en la construcción de las sociedades, en orientar y guiar al hombre de todos los tiempos a conseguir, hasta donde se pueda, la paz y la concordia entre los hombres, con base en la justicia y el Derecho natural, es decir, el Derecho guiado por la razón y la ética, en justo balance, para dar al hombre la mayor posibilidad de desarrollar sus capacidades de ser una verdadera persona. Ese es el derecho que tiene toda organización para hacer política: proponer metas de vida y de organización, criticar métodos de gobierno que vayan en contra de lo razonable, limitar el dominio de los gobiernos sobre sus ciudadanos, exigir el cumplimiento de las leyes cuando éstas son justas y no vulneran derechos de las personas, etc.

Desde este punto de vista la Iglesia, por ser una organización social en la sociedad tiene el derecho, y muchas veces el deber, de intervenir con su opinión en los asuntos públicos, porque estos temas tocan el interés vital de las personas; y algunas veces los gobernantes pretenden limitar derechos, y someter a sus ciudadanos a la voluntad del Estado; otras, ampliarlos de tal manera que ya no son derechos sino caprichos que ponen en tela de juicio el valor de la ley, puesto que no se puede legislar para cada persona, sino dar una norma general y razonable para todos. Todo eso, y mucho más, pertenece al campo de la verdadera política.

¿Por qué se ha producido ese encuentro, que bien manejado, puede ser beneficioso para la sociedad global? Por una parte, muestra el fracaso del comunismo en el gobierno de las naciones, puesto que en ninguna parte ha logrado garantizar cierta felicidad, armonía y derechos de las personas para realizarse como seres humanos con realidades materiales y espirituales, que teniendo libertad de acción e iniciativa tengan, también, comida y justicia aseguradas.

Por otra parte, el capitalismo necesita mercados que absorban la demanda de los productos que fabrica. Al restablecerse las relaciones entre Cuba y EEUU, la remesas que los cubanos en el exilio envían han de aumentar, y, por lo tanto, la capacidad de compra de quienes viven en la isla también aumenta, con la consiguiente presión interna para tener mayor acceso a nuevos productos. Eso cambiará los hábitos de comida y de servicios de los cubanos, con las consecuencias políticas que esto trae.

De todos modos, ese acercamiento se muestra como un verdadero regalo de Navidad para la persona concreta.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (694 Kb)      |       PDF (221 Kb)



Caricatura


Sociales

NUEVO DIRECTORIO DEL COMITÉ CÍVICO INTERINSTITUCIONAL FEMENINO DE LA PAZ

La presidenta saliente María del Carmen Requena junto a su sucesora Susana Palomeque.

WIST´UPIKU CELEBRÓ SUS 75 AÑOS

Instantes de apagar las velitas del pastel de aniversario.