Conservar la humanidad es una elección

Claudia Leslie Aguilar Rojas

 

No han pasado los días oscuros en los que he estado cerca de parecer una beata fanática que piensa, sin decirlo, que fuerzas malignas u oscuras han sido soltadas a la faz de la tierra, para cumplir las profecías, y llenar el espíritu del hombre con maldad, para tentarlo, para que pierda su fe, el control en sí mismo y... su alma. Esta percepción cobra vida en mi mente, cada vez que escucho las autoridades que el hombre comete destruyéndose a sí mismo, destruyendo a su prójimo. Cuando veo hijos contra sus padres, hermanos contra hermanos, esposo contra esposa, usando la violencia, la intimidación, maltratando, físicamente, psicológicamente, violando niños, mujeres, bebés, vendiendo y esclavizando personas, llegando al asesinato más despiadado y siento que el horror recorre las calles. Pienso que el hombre se pierde en este abismo despiadado de energías oscuras y malignas. Que las encuentra, las deja existir en su ser interior, permite que ellas habiten en su espíritu como un mal que lo corroe y destruye por dentro. El hombre permite que el mal lo invada. Y siendo que el hombre posee el bien y el mal dentro de su ser, permite que su lado oscuro y negativo prevalezca.

Cada que veo las guerras despiadadas en nombre de la religión, los hombres olvidando la paz general para aumentar su poder y su codicia, temo convertirme en una fanática religiosa que cree que somos débiles y vulnerables ante la maldad y oscuridad.

Cuando eso sucede, es cuando creo que el hombre debe buscarse a sí mismo, y encontrarse urgentemente porque está en peligro de extinción. Pierde sus valores, sus principios, pierde la paz y el orden creado por el mismo hombre. Pierde el sentido del respeto a los derechos de otro. Pierde la noción de convivencia de “humanidad”. Se convierte en una bestia.

Y en ese trayecto pierde todo, se pierde, pierde incluso la libertad. Ya no le importa que existan sanciones humanas para actos considerados abominables. Y es un deber de la sociedad, sancionarlos.

Creo que si realmente fuese una beata, sugeriría que todos no dejasen de rezar para pedir perdón a Dios, por todos los actos malvados del hombre, que no dejasen de bendecir sus hogares con agua bendita para alejar el mal, que no dejasen de beberla para conservar la paz. Creo que eso pediría si supiera que ese sería el único modo de salvarnos.

Pero no se puede perder el alma, sin antes perder la convicción humana.

No se puede perder el alma, sin perder antes la moral, los valores familiares, sin perder el respeto, la fe. Esas son las primeras pérdidas inevitables e irreparables.

Sólo un hombre con estos elevados principios humanos, se encuentra a sí mismo y respeta a los demás. Porque todos los cuerpos están unidos: el físico, astral, espiritual, mental, etc… todos son uno y nos hacen seres pensantes, lúcidos, vivos, sensibles, humanos.

El hombre se pierde y se perderá si continuamos viviendo entre lo irracional y lo inhumano, sin buscar lo mejor de nosotros mismos, intentando y respetando a los otros. El conjunto que integra al hombre es completo y absoluto.

Es por ello que la humanización es una elección, un derecho de los demás, y nuestro.

Ser cada día más humanos y menos animales irracionales es una necesidad apremiante, ya que el único cuerpo inmortal en el ser humano es su espíritu y es el único que puede perderse irremediablemente. Es tiempo de cultivar nuestra mente, alma y corazón.

Es tiempo de considerar y recordar que somos seres humanos, respetar las normas y los derechos de los otros. Porque conservar la humanidad, es una elección personal y debemos tomarla y ejercerla bajo el riesgo de perdernos a nosotros mismos.

cava_aguilar@hotmail.com

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (780 Kb)      |       PDF (247 Kb)



Caricatura


Sociales

EMBAJADORA DEL PERÚ CULMINA SU MISIÓN EN BOLIVIA

La embajadora Silvia Alfaro departe con Pedro Querejazu.