La dignidad de la Presidencia


 

Innegablemente, hay situaciones muy especiales en la vida y comportamiento del ser humano; una de ellas está relacionada con principios de respeto y consideración por los demás, y, muchísimo más, cuando se trata del respeto y consideración que merece el Presidente de la República que, aunque re-reelegido en las últimas elecciones, representa al país; por otra parte, así como él debe actuar con la mesura necesaria, debe recibir el mejor tratamiento personal cuando hay ocasión de intercambio de saludos.

Muchas veces, por diferencias político-partidarias, se cree que normas elementales de educación, consideración y respeto no debe ni puede dispensarse a quien está en posición diferente, contraria; sin embargo, lo cierto es que las mismas posiciones partidistas deben implicar que haya mesura, cordialidad y buen trato hacia quien está en posición opuesta.

Muchas veces, en la historia política del país, se ha visto actitudes contrarias al sentir de los mismos protagonistas y que se han sentido ofendidos ellos mismos por la conducta demostrada ante otros. Hay que entender que el poder no está reñido con la educación y las buenas costumbres; menos puede estar en quienes no ocupan función pública alguna, puesto que su misma condición de ser humano, ciudadano del país, educado y con valores y principios, lo obliga a actuar con la mesura, el tacto, la cordialidad, educación que merece quien está en situación elevada de poder y, además, representa al país.

Por supuesto, quien ocupa altas funciones gubernamentales y considera que ello implica una acción de servicio, está obligado a respetar en todo sentido los derechos ajenos y actuar en concordancia con ello. No puede ni debe descender a terrenos faltos de cordialidad, decencia y respeto porque sería disminuir la propia función de dignidad que ostenta.

Quienes no tienen noción de lo que significa la dignidad de la Presidencia de la República y, conforme a la inquina partidista que se tenga, actúan desconsiderada y maleducadamente con el Primer Mandatario, en el fondo y correcta interpretación de los hechos, no sólo lo han ofendido, más bien lo han mostrado en sus altas funciones. Quien ha descendido a terrenos indebidos está en caminos equivocados, ya que las diferencias político-partidistas deben ser mostradas con altura, dignidad, decencia y hasta cordialidad, condiciones que no quitan valores ni atentan contra principios. Cuando ocurren conductas impropias, se muestra cuánto faltan la educación, los buenos modales y las actitudes de decencia y alta moralidad que implican actuar con mucho respeto, pundonor y don de gentes.

Quien está en lo alto y quien está en el llano tienen una condición igual: son seres humanos que merecen todo lo mejor de la vida y esos dones se acrecientan cuando los muestran a los demás, actuando con la sindéresis y la decencia debidas.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (899 Kb)      |       PDF (441 Kb)



Caricatura


Sociales

COCA COLA DESPIDE EL AÑO CON UNA PARRILLADA

Mauricio Levy, gerente de Marketing, y Gerardo Prudencio, gerente Comercial de Embol, respectivamente.